Seguinos en:

Pautas de Entrenamiento en Tiro para Fuerzas de Seguridad

La necesidad de actualizar los sistemas de entrenamiento convencionales

Autor: Héctor Andrés Machado Fecha de publicación: 28/09/2016

El presente trabajo se basa en el principio y necesidad de actualizar los sistemas de entrenamiento convencionales, estableciendo en consecuencia un plan coherente y flexible que se adapte a los objetivos institucionales vigentes en la formación de quienes son los encargados de hacer cumplir las leyes de nuestro país.

En tal sentido pretende alinear su contenido con el espíritu ético profesional que impera entre quienes asumen el compromiso de afrontar el riesgo legítimamente exigible de construir un espacio seguro en el que, a través del respeto a los Derechos Humanos y las garantías individuales de sus semejantes, convivamos todos quienes amamos este suelo y el sacrificio histórico que represento construir en él, un Estado democrático.

Objetivo

La instrucción práctica del Tiro para Fuerzas de Seguridad permite desarrollar capacidades y destrezas que le proporcionan al tirador las seguridades necesarias para el cumplimiento de su deber con una fuerte injerencia metodológica otorgada fundamentalmente por la doctrina, cuyo proceso enseñanza - aprendizaje exige que se realice de modo tal que posibilite una experiencia similar a la que el personal deberá enfrentar en la realidad.

De ese modo encontraremos en dicho proceso la necesidad de someter dichas prácticas en el entrenamiento, a un nivel semejante al establecido en los estándares mundiales para la obtención de altas performances deportivas.

Desarrollo

Como todos conocemos, a la hora de enfrentarse en un combate pugilístico un boxeador no libra a su buena suerte el resultado de la contienda; si hablamos ahora de un esgrimista, toda estocada será cuidadosamente planificada a fin de acertar con el florete a su adversario en cada tirada. O un taekwondista quien antes de salir al tatami en una lucha habrá entrenado muchas horas las formas de redimir a su oponente.

Del mismo modo que en estos "Deportes", en el TIRO se requiere una planificación concreta a la hora de decidir cómo vamos a entrenar.

En el caso de un integrante de Fuerzas de Seguridad no lo hará para una competencia deportiva, en donde quienes se enfrenten trataran de ganar y divertirse, respetando reglas que resguardan al rival de lesionarse sino que, por el contrario, su circunstancial adversario comúnmente no compartirá el elevado valor moral que para él implica el concepto trascendente de la vida.

Por ello y, teniendo en cuenta las estadísticas indicando que en el lugar donde se lleva a cabo un enfrentamiento armado "SIEMPRE" existen presentes terceros inocentes a quienes las FFSS también tendrán la obligación de proteger hasta las últimas consecuencias, considero relevante abordar los siguientes aspectos.

Reacciones Psicofísicas en el Tiro

Todo tirador de una Fuerza de Seguridad en el momento de efectuar disparos en una acción real, desarrolla niveles de ansiedad y estrés superiores a los experimentados en el entrenamiento, razón por la cual al momento de intentar focalizar sus miras en el objetivo:

  • Sus pupilas se dilatan
  • Su respiración se agita
  • Produce niveles elevados de adrenalina
  • Acelera su ritmo cardiaco
  • Aumenta su presión sanguínea
  • Aumenta la sudoración
  • Sus músculos se tensan

Viéndose afectada su precisión por estos factores. Por tal motivo debemos tratar al proceso del disparo como un acto de motricidad fina compuesto por dos variantes bien definidas:

  • 1. La prensa-digital (oposición índice/pulgar)
  • 2. La coordinación viso motora (óculo-manual)

Estos aspectos no son los únicos que guardan relación con la responsabilidad técnico-profesional que implica el Empleo de las Armas de Fuego por parte del personal de Fuerzas de Seguridad, sino que deberían encontrar en las capacidades de los mismos la suma e interrelación con cada uno de los factores que se detallan a continuación:

Capacidades Coordinativas

La práctica del tiro tiene la función de desarrollar en el tirador aquellas cualidades que lo capaciten para obtener rendimientos coordinativos elevados, a esas cualidades las denominamos capacidades.

Las Capacidades Motoras se dividen en dos:

1.- Capacidades de la Condición Física: Están determinadas preponderantemente por los procesos energéticos entre los que hallaremos Fuerza, Resistencia y Velocidad como los más importantes.

2.- Las Capacidades Coordinativas: Están determinadas por los procesos de conducción y regulación de la acción motriz, es decir regulada por procesos informativos que serán indispensables en el tirador para poder ejercitar ciertas actividades más o menos adecuadamente.

Estos procesos se desarrollan en todos los individuos según las mismas normas, lo cual no significa que ellos transcurran en cada persona con igual velocidad, exactitud, diferenciación y movilidad.

Por lo tanto, lo determinante de las cualidades coordinativas será la forma en que se adapte el entrenamiento para desarrollar ese proceso, no solo para una acción aislada, sino para varias acciones diferentes.

Las cualidades coordinativas son necesarias para el óptimo rendimiento en una amplia categoría de tareas motrices; esto significa que una capacidad coordinativa no es el único requisito para obtener un determinado rendimiento, sino que la estructura condicionante consta siempre de varias cualidades coordinativas que se encuentran en relación estrecha entre si y pueden interactuar con capacidades intelectuales, volitivas o de la condición física.

Deducción y Caracterización de las Cualidades Coordinativas individuales y su adaptación al Entrenamiento en Tiro

Los conocimientos actuales y los fundamentos teóricos no alcanzan para establecer un concepto que caracterice todas las capacidades coordinativas comprobadas científicamente.

Entonces ante la necesidad de un elemento de trabajo que pueda ser aplicado, utilizado en la práctica y que a la vez asegure su desarrollo teórico diseñé un modelo de trabajo para el campo del entrenamiento.

Este modelo abarca las siguientes capacidades coordinativas:

  • 1. Capacidad de diferenciación
  • 2. Capacidad de acoplamiento
  • 3. Capacidad de reacción
  • 4. Capacidad de orientación
  • 5. Capacidad de equilibrio
  • 6. Capacidad de cambio
  • 7. Capacidad de ritmización

El mismo surgió de una gran cantidad de conocimientos empíricos, de resultados experimentales y fundamentalmente a partir de las cualidades características de la actividad del Tiro, este modelo representa un fundamento útil para el trabajo en la práctica y para realizar investigaciones aplicadas a distintos individuos.

1. Capacidad de Diferenciación

Es la capacidad para lograr una coordinación muy fina de fases motoras y movimientos parciales individuales, lo cual se traducirá en una gran exactitud y economía del movimiento total. Ello se basa en la percepción consciente y precisa de los parámetros espaciales, temporales y de fuerza durante la ejecución, y en la comparación con el programa motor codificado en distintos planos regulativos (modelo interno del movimiento).

En el entrenamiento el tirador deberá distinguir claramente los pasos para tomar contacto con el broche de cierre de su pistolera, efectuar el desenfunde, montar el arma en zona segura (arma de simple acción), hacer el doble empuñamiento y extender los brazos en busca del blanco; de aquellos que efectuará con el dedo índice de su mano dominante sobre la cola del disparador a fin de logar la mayor precisión posible evitando transferir tensiones, tironeo o excesos de presión en el resultado del disparo.

2. Capacidad de Acoplamiento

Es la capacidad de coordinar de manera apropiada los movimientos parciales del cuerpo entre sí (extremidades, cabeza y tronco) en relación al movimiento total que se realiza para obtener un objetivo motor determinado (caminar). Esta capacidad es un requisito esencial en todas las acciones motoras y predominantes en las tareas coordinativas de gran dificultad.

En la capacitación en tiro el personal de FFSS debe entrenar las tácticas que le permitan adoptar posiciones de combate y desenfundar simultáneamente su arma, con poca exposición corporal (cabeza metida entre los brazos). Aislando en caso de avanzar tirando; el movimiento del tren superior (tronco y brazos) del desarrollado por las piernas en la sucesión de pasos, a fin de no incidir negativamente en el resultado del disparo.

3. Capacidad de Reacción

Se entiende como la capacidad de inducir y ejecutar rápidamente acciones motoras breves y adecuadas en respuesta a una señal, donde lo importante consiste en reaccionar en el momento oportuno y con la velocidad apropiada de acuerdo a la tarea establecida. Las señales para la capacidad de reacción pueden transmitirse por vías acústicas, ópticas, táctiles o kinestésicas.

En caso de un efectivo de FFSS de servicio en la vía pública podrá encontrar diferentes señales de "alerta" ante las cuales reaccionará, ejecutando como respuesta aquellas técnicas recibidas durante su capacitación en pos de la conservación de su propia integridad como la de aquellos a quienes debe proteger.

Estas señales pueden traducirse en;

  • Gritos en demanda de auxilio
  • Detonaciones producidas por disparos de un arma de fuego a distancia
  • Observación de un hecho delictivo en flagrancia
  • La persecución de un delincuente por parte de otro uniformado

En todos estos casos el interventor puede tener a su favor el diferimiento de su reacción pero sí en cambio el evento se registrara al encontrarse el integrante de FFSS frente a frente con su agresor armado, o saliendo del lugar del hecho y empuñando un arma en condiciones inmediatas de uso, los instantes para responder a tal situación serán acuciantes para el uniformado.

Por este motivo el personal de FFSS en el entrenamiento en tiro real en polígono debería sumar a los factores experimentados en etapa virtual, situaciones en las que los blancos frente a él, le exijan celeridad técnico-práctica para responder a estímulos de reacción en breves periodos de tiempo; como por ejemplo blancos de exposición temporal reducida (FBI); o bien sectores de entrenamiento con aparición repentina de blancos, que representen un riesgo inminente, y a partir del cual debe reaccionar realizando un rápido desenfunde del arma seguido de la IPB (Identificación Positiva del Blanco) la cual le permitirá aun en las situaciones más extremas y bajo circunstancias inciertas y cambiantes discernir entre un blanco hostil y aquel que no lo sea, con la consiguiente y sustancial diferencia entre tener que apuntarle, ante la necesidad de repeler una agresión ilegitima con un arma de fuego, o valerse de técnicas de combate sin armas letales (bastón extensible, tonfa, etc.) o técnicas de defensa personal, si bastasen como medio racional para una oportuna y legítima defensa.

4. Capacidad de Orientación

Es la capacidad para determinar y modificar la posición y los movimientos del cuerpo en el espacio y en el tiempo en relación a un ámbito de acción definido (por ejemplo un campo o un implemento) y/o a un objeto en movimiento (por ejemplo un adversario o un compañero).

En el entrenamiento en tiro un integrante de FFSS debe desarrollar aquellas técnicas que le permitan adoptar posiciones de tiro que, aun siendo poco frecuentes lo preparen para cambiar el grado de exposición de su silueta a su oponente; aunque para ello deba arrojarse al suelo y cubrirse por ejemplo con el block del motor y ruedas de un vehículo.

5. Capacidad de Equilibrio

Es la capacidad de mantener o volver a colocar todo el cuerpo en estado de equilibrio durante o después de grandes cambios de posición. Su correcto funcionamiento está basado en:

  • 1. El aparato vestibular y su sistema central
  • 2. La vía óptica
  • 3. Los órganos de la propiocepción y sus vías aferentes (sensitivas)
  • 4. El aparato eferente (motor)
  • 5. La integración del sistema nervioso central, sobre todo los sistemas extra piramidal y cerebeloso

El personal de las FFSS deberá entrenar aquellas técnicas que le permitan adoptar posiciones de tiro en las que tenga el peso corporal repartido entre ambas piernas, pudiendo desde ellas cambiar de frente rápidamente, o avanzar o retroceder disparando y variar bruscamente de posición por medio de rolido, caída hacia el frente, caída hacia atrás, pudiendo tirar desde estas posiciones o luego de incorporarse.

6. Capacidad de Cambio

Se entiende como la capacidad de adaptar el programa de acción a nuevas situaciones en base a los cambios que se producen durante la ejecución motora. La capacidad de adaptación se basa especialmente en la velocidad y exactitud de la percepción de los cambios situacionales y las experiencias motoras. Cuantas más ricas son estas, mayor es la capacidad de quien las practica.

Para insertar esta práctica en el entrenamiento en tiro para las FFSS podemos mencionar la interrupción del ciclo de disparo del arma de fuego a causa de agotamiento de munición, lo que implica la necesidad "urgente" de reconocer esta emergencia efectuando la reposición por un cargador nuevo.
Esto será entrenado con el propósito de cobrar velocidad en la sustitución y reanudación de fuego, como así también la transición de armamento.

7. Capacidad de Ritmización

Se entiende como la capacidad de registrar y reproducir un ritmo dado exteriormente y de realizarlo en un movimiento propio, interiorizándolo; el ritmo es un movimiento existente en la propia imaginación. Se trata fundamentalmente de la percepción de ritmos dados visual o acústicamente, los cuales deben ser transformados en acciones motoras.

En el entrenamiento en tiro un efectivo de las FFSS entrenará en la contabilización cíclica de los disparos efectuados, constituyendo esta una cualidad acústico-mecánica que le permitirá anticiparse a la interrupción de emergencia, pudiendo efectuar un cambio de cargador tácticamente.
En el proceso de aprendizaje de esta técnica se hace necesario disparar por "pares controlados" los instantes de fuego para, una vez adquirida la técnica, pasar a la ejecución rápida o "Doble Tap" lo que se traducirá también en mayor efectividad al medir el "Stopping Power".
Desde los primeros ensayos por disparar de a dos (2) nuestras series, será esta capacidad la que, con ayuda de la motricidad rápida y sucesiva del dedo índice obtenga los resultados deseados.

Conclusión

Las Capacidades requeridas para garantizar la eficacia del proceso en la formación de las habilidades técnicas en un tirador están sujetas al desarrollo de variantes en la actividad motriz propuesta.

Dichas variantes deberán ser aplicadas al proceso en forma metódica, progresiva y permanentemente mientras dure la exigencia activa de resultados en dicho individuo.

Todas las capacidades descritas en el presente trabajo deberían ser impartidas durante la capacitación en tiro para las Fuerzas de seguridad y sobre estas efectuar periódicamente test motores de diagnóstico, a fin de comprobar que cada una de las cualidades coordinativas se ejecuten a la perfección en forma aislada, como así también interrelacionando varias de ellas o a todas en su conjunto.

La variedad y el aumento progresivo del grado de dificultad, como el empleo de diferentes medidas metodológicas para incrementar el realismo y estrés son indispensables para el perfeccionamiento de las capacidades señaladas.

Nos compete a nosotros los Instructores de Tiro y formadores de las distintas Áreas de Capacitación, programar e implementar un entrenamiento sistemático de las Capacidades Coordinativas, juntamente con las cualidades de la condición, todo ligado al mismo proceso, debido a que todo ello en su conjunto representan elementos esenciales del perfeccionamiento general para un integrante de las Fuerzas de Seguridad en su vida profesional.

Héctor Andrés Machado Profesor Instructor de Tiro
Legajo RENAR ITA 4074

Artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: