Seguinos en:
Información general

De Cabotaje

Columna de opinión de Ricardo Seratti

Autor: Ricardo Seratti Fecha de publicación: 17/05/2019

"Porque la desvinculación de la clase media respecto a los sectores obreros quebranta las bases necesarias para llevar adelante la lucha por la liberación nacional, sólo posible cuando ambos sectores sociales conjugan sus fuerzas en un gran frente nacional. Y sin liberación nacional, en países como el nuestro, la democracia tiene vuelo corto, pues la presencia viva de la oligarquía aliada al imperialismo se encarga de diluirla o deformarla reduciendo su gozo concreto a las minorías poseedoras."
Arturo Jauretche. Barajar y dar de nuevo.

En toda sociedad humana se encuentra un porcentaje de personajes que creen en las conspiraciones, en las que realizan las sociedades secretas. Es cierto que las hay; son los planes de los grupos de Poder que gobiernan a esta buena cantidad de infelices que no saben ni siquiera para que viven. La escuela imperial británica no podía tener su gente en todos los lugares que el colonialismo requería. Además, consideraban que su notoria presencia podría tener consecuencias, es decir, un levantamiento de corte nacional. De allí que eligieron "educar" al cipayo local y enviarlo como gerente. Para Inglaterra significó un total éxito. Hoy, a más de dos siglos, sigue dando resultados. No todo traidor a la patria está en esas sociedades. Hay muchos sueltos y que se animan porque hay impunidad. Los tiempos fueron cambiando para peor en este país y eso motivó a muchos a ser traidores, y les ha significado un relativo poder. Reconocimiento, dinero, en fin, toda la parafernalia que sirve de ejemplo para el resto de los argentos. Son inteligentes, eso no cabe duda, pero no son Superman. En todo plan, siempre hay un porcentaje que queda librado al actor local que obviamente más o menos estudiado, pueda manejarse con iniciativa propia. El argento es mucho más eficaz con libertad de acción que obedeciendo órdenes. Como no tiene conciencia nacional, todo lo ve y considera desde la óptica individual, ventajista e inmoral y termina siendo más eficaz para el imperialismo porque actúa en su patria. Después de utilizado se lo tira a la basura. Nadie lo reclama. Se está terminando el negocio de los DD.HH. Eso fue en el pasado, sirvió en su momento y se logró el objetivo estratégico. Los actores son hombres muy grandes de edad y, en pago a los servicios prestados, el Imperio los dejará morir en paz. Pero no hay más ese tipo de negocios. El mundo cambió. Se necesitan muertos por doquier. Hay superpoblación.

Estamos asistiendo a una mentira y a una injusticia. La clase media votante del macrismo está reprochando que el plan económico falló. Es mentira. Jamás un plan económico impuesto desde el exterior ha fallado en Argentina; y siempre ha sido bendecido por las masas de la clase media. Que no contemple a la clase media es otra cosa. Fredo Macri llevó a cabo el plan económico de exterminio muy bien. Fíjense lo bien que les va a las empresas de los amigos del presidente. No hubo falla. La pauta está que pasaron casi cuatro años sin ningún tipo de problemas sociales, es más, el partido justicialista siempre le dio quorum para votar el presupuesto y todas las necesidades imperiales que proponía el gobierno en sociedad con los radicales y la impresentable Carrió. La izquierda revolucionaria acompañó la entrega de lo nacional. Ninguna manifestación de los pobres y los excluidos terminó en desorden social. Las grandes figuras de la política y la economía no sufren ni siquiera asaltos de los motochorros. Están blindados por la sociedad. Estos últimos se encargan de los pobres. Los entretuvieron con el capítulo judicial de que iba a haber justicia y los corruptos iban a estar presos.

Solamente los argentos pueden creer eso. De manual: todas las elecciones lo mismo. Todo fue según lo previsto por la oligarquía nativa y sus patrones desde el extranjero. Recién ahora, parece ser que la clase media se empezó a dar cuenta que vienen por ellos. No sabían que los políticos mienten y que los cristianos necesitan de la esperanza. Les vendieron esperanza. Tres años y medio consumiendo esperanzas y a pocos meses de las elecciones dicen que Macri fracasó. Los planes sociales que tanto les molestan a estas "señoras gordas" han sido aumentados en cantidad de gente y de monto. Todo el aumento de las tarifas lo tiene que pagar la clase media, como así también la disminución del consumo y en el futuro deberán dejar despejada de esa clase la Capital Federal. Hay que pensar en comprar lotecitos en Laferrere que todavía están en precio. La Capital Federal se está rediseñando para otro tipo de gente y no es la clase media que no puede ascender. Eso no va más. El negocio imperial son pocos ricos y muchos pobres. Por eso la asistencia social es para que el pobre no salga nunca más de la Provincia de Buenos Aires. Es decir, en algunos de los cordones del GBA. La provincia no tiene nada de los considerados recursos estratégicos, solamente "cabecitas negras". De todo el país, lo menos importante es Buenos Aires. Y hay que hacer espacio por que deberán ir miles de familias de clase media al éxodo. Ahora se las denomina clases medias culturales, porque si la medición es por dinero no existen más. Es más, era previsible y aún sinvergüenzas de distintos calibres que engrosan el Partido Justicialista, cómplice necesario de la entrega nacional, les habían advertido. Pero la tilinguería porteña no quiso creer; ellos creen que son cultos, que son parte de los proyectos imperiales. Nada de eso. No se comparten proyectos imperiales con giles. Se los usa y luego se los tira? como los profilácticos. Una vez que cumplieron la función se descartan.

Ahora bien, endeudados, sin trabajo, sin conciencia nacional, sin ciencia ni tecnología, sin empresas y sin fuerzas armadas, porque no solamente "perdimos" un submarino sino que es muy probable que haya sido entregado por la misma Armada. Siempre ha habido un gran porcentaje con vocación de traidores en esa Fuerza; además comparándolas con otras de América Latina, las nuestras son impresentables. Es muy probable que Fredo Macri con ayuda de la oligarca Bullrich nos meta en alguna guerra. Ya estamos por declararla con Venezuela, quizás sea una forma de sacarse el problema de las Fuerzas Armadas. Según ellos, a más tardar en el 2030 no tienen que existir más. Es decir, se declara la guerra, se las envía a Venezuela y es muy probable que ninguno vuelva. Esa sería una forma algo noble de eliminarlas. Un último combate. Para conservar los votos de la familia militar y de paso se lo sacan de encima a Olmedo y Gómez Centurión, uno comerciante y el otro siempre viviendo del Estado, devenidos en políticos macristas, encargados de rescatar el voto de la familia militar. Una especie de Bolsonaro pero sin convicción y con un proyecto chiquitito que entra en un bolsillo. Mientras Bullrich está buscando problemas con Hezbollah y todos los miembros de la religión musulmana. El argento tiene límites, por más que nos cueste creerlo. Cree poder con cualquiera. No nos dimos cuenta aún, que nuestras fuerzas de seguridad no pueden con agentes de quiniela clandestina, armados con una birome Bic. No provoquemos, dejémosle eso a los patrones que son los anglosajones y los israelíes. Es el negocio de ellos. El problema de argenta es el terrorismo de estado. Son los dirigentes estatales matándonos con la inflación, inseguridad y mil etcéteras más. Las pequeñas y medianas empresas están cerrando por doquier. De las grandes quedarán solamente las que tengan que producir algo, de lo contrario, en un próximo mandato se irán. Eso se resuelve con la importación. Después de las elecciones limpian el estado y precarizan el trabajo. Habrá que ver los pronósticos meteorológicos para ver si viene algún tsunami por la zona y sino inventar algún virus para empezar a hacer morir pobres. No hay lugar para todos en la argenta macrista. Es más, la Argentina que conocemos está destinada a mutar sus fronteras y, por ende, soberanía. Y está bien, que así sea. Nosotros queremos ser colonia; el único problema es que quieren a Argentina libre de argentos. Preparémonos para un largo sufrimiento, típico de un pueblo cobarde. Asumamos lo que somos.

"De ahí que Jauretche dijese que el principal problema es el de aquellos más "civilizados", más ligados a la cultura oficial, pues deben "primero desaprender, para luego aprender la verdad", mientras que los trabajadores, por su menor contaminación con la ideología dominante, son capaces de acercarse más rápidamente al conocimiento de la propia realidad." Norberto Galasso

Ricardo Seratti DNI 10.979.953
Asesor de seguridad y Profesor instructor de tiro.
Muchos de sus trabajos son realizados en el exterior.

Últimos 15 artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2019 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: