Seguinos en:
Información general

Estamos como estamos, por que somos como somos

No hay que perder el honor y orgullo de ser hombres de armas

Autor: Hector Abbas Fecha de publicación: 12/12/2016

Nos sería difícil definir como estamos hoy si no tuviéramos un claro conocimiento de cómo estuvimos antes. Es la esencia del estudio de la historia y el sentido de tenerla en cuenta. Y mas aun, si es parte de nuestra propia historia.

Como éramos

Hace varias décadas, siendo yo un joven de tan solo dieciséis años, me inicié allá por el año 1960 en la Práctica del Tiro. Primero por la curiosidad y la aventura de disparar un arma de fuego, y este inicio se dio cuando a principios de ese año, visito mi colegio, un Sr. Militar, quien con previa autorización de la Sra. Directora, recorrió las aulas preguntando quien quería ir a realizar una Práctica de Tiro. Y, si aprobábamos las Condiciones de Tiro de la disciplina de Fusil Tendido, podríamos pretender realizar el Servicio Militar dentro del grupo de Intendencia u Oficinas. Ese fue el paso inicial de lo que luego se transformó en el deporte y pasión que practiqué, practico y practicaré Dios mediante el reto de mi vida.

Pero hoy, dentro del abanico de posibilidades que ofrece este deporte, elegí para mí, y por razones obvias, las disciplinas más calmas o menos dinámicas, tales como el tiro con fusil y la caza mayor.

Seguramente, Ud. lector estará pensando "lo que describe es pura nostalgia". Y en alguna medida tiene razón. Pues la nostalgia es un sentimiento que nos atraviesa cuando recordamos algo vívido, que hicimos con ganas, con fuerza, con mucho sentimiento y con pasión.

También, puede que suceda, que al haber vivido un tiempo en el que la mayoría de los lectores, por la edad promedio, tal vez no habían nacido, no pueda compartir los recuerdos de una época que a mí me nutre de tan dulce nostalgia. Entonces, bajo esa suposición, me voy a permitir contarles, y por otro lado compartir recuerdos con mis coetáneos, y tratar que los jóvenes de hoy me comprendan un poco.

En aquella década, cuarenta años antes del siglo XX, no existía la condición conocida como Legítimo Usuario de Armas. Tramitábamos el registro de las armas de Uso Civil en las Comisarías, y si el Arma era de Guerra (En esos tiempos se denominaba así a las armas que hoy son clasificadas como de Uso Civil Condicional), solicitábamos por correo a la Dependencia Militar mas cercana, para que desde allí se emitiera una constancia en el que versaba que el arma calibre tal pertenecía o era de propiedad de fulano de tal, y allí figuraba a su nombre y demás datos. Las municiones que eran "FM" originales, se vendían en los polígonos a un costo muy bajo.

En esa época los sospechosos no éramos los pibes, ni los jóvenes, ni los mayores que íbamos al Polígono de Tiro, como tiempo después no fuimos ni sospechosos ni maltratados los Legítimos Usuarios de Armas. Los sospechosos eran los que estaban y están fuera de la Ley.

En esas épocas, lo que hacíamos todos los compañeros y amigos en la actividad, era el colaborar con los trabajos del polígono al que concurríamos, y luego por el hecho de ser socios trabajábamos más y apoyando nuestra actividad.

Esto era por que el ser socio es una relación de pertenencia. Que no es otra cosa que el pertenecer a un lugar y a un grupo de personas, al que estas lo constituyen y conforman de forma o de hecho para unirse en un bien común.

Pero ese bien común no es solo el hecho de pagar una cuota para que nos salga más barato el estacionamiento, la línea de tiro, el uso del predio, etc.

Esta relación de pertenencia nos da derechos, pero también nos da las obligaciones de trabajar para el mejoramiento de la actividad a la que nos dedicamos y nos enorgullecemos de pertenecer.

Todo esto con prudencia y educación, para que todos los Usuarios de Armas fuéramos respetados y respetada la actividad que realizamos, ya fuera esta la práctica del solo hecho de Tirar, o el Tiro Deportivo o la Caza.

Estamos como estamos

En esas épocas nos considerábamos Dignos de Ser lo que Éramos, hoy le diríamos Legítimos Usuarios de Armas. Tal vez mi nostalgia también se deba a que creo que hoy no nos sentimos tan dignos de lo que somos y hacemos. Cualquier trasnochado ya sea político, funcionario, periodista, panelista de tristes programas de radio, televisión o un diario o revista cualquiera, se siente con los conocimientos necesarios para hablar de nuestra actividad, dando clases o sintiéndose doctos o eruditos en temas que ellos no saben ni conocen, y que al hablar o escribir lamentablemente solo dan pena por la ignorancia que tienen sobre el tema del que hablan. Pero ellos viven de sus propias penas de ser algo, y sin ser nada califican y desprestigian a quienes hacen algo que ellos no conocen ni lo harán jamás por que en el país de la descalificación del todo, en el que la cháchara es la única dialéctica que usan estos individuos, denigran con un triste lenguaje del que tal vez nunca saldrán, por que ni tan siquiera saben como lo aprendieron a ese lenguaje o si es el fruto de sus propias ignorancias. El problema es que hoy nosotros estamos siendo vilipendiados por estos individuos.

Por que somos como somos - Individualmente excelentes personas

No me cabe la menor duda que todos somos trabajadores, amantes de la familia, de nuestros hijos y nietos, no tenemos antecedentes penales, somos sanos física y psicológicamente nos gusta nuestra actividad, nos deleita ir al Club, pasar allí el día con los amigos, nos gusta la camaradería, compartimos nuestros conocimientos, nos ayudamos unos a otros tanto en los torneos como en algún secreto de la recarga o la posición de tiro. Nos gusta salir de caza con los amigos. Nos gusta el disfrutar el logro de una casería rodeado de familiares y amigos. No somos agresivos con nadie, evitamos las discusiones, y tenemos tanto miedo al riesgo de ser victimas de un delito como cualquier otro ciudadano de nuestro país.

¿Pero por que no somos corporativos? Esta es la otra parte del Ser.

El Ser defensor de nuestra actividad no esta en nuestro diccionario, y mucho menos el ser corporativo, siendo que corporativo no es otra cosa que pertenecer a una Organización Social cuyos miembros tienen fines en común. Expresándolo de otra forma, podríamos decir que la Organización Social, es un concepto que alude a las diversas estructuras que se forman en el seno de una sociedad y que le dan coherencia a la misma. Por ejemplo los Clubes, las Federaciones, las Asociaciones de cualquier tipo, etc.

Podemos concluir que somos buenas personas, pero que no somos capaces de conformar Organizaciones Sociales fuertes y capaces de trabajar para la defensa de nuestros Derechos .Defensa que se debe materializar de una forma clara y concreta hacia la sociedad, manifestándoles que no somos como nos describen esos trasnochados que por no tener de que hablar o escribir nos tildan de cualquier cosa menos de personas honestas, todo por el solo hecho de cubrir sus tiempos hablando o escribiendo sobre lo que no saben ni conocen nada.

¿Acaso a aquellos que viven de vituperar a los demás les damos la razón por que no somos capaces de haber conformado las Organizaciones Sociales, a las que, nosotros apoyándolos y trabajando junto a ellas podamos responderles orgánicamente que no somos los que ellos dicen?

¿Acaso el Honor, el Orgullo de ser hombres de bien que nos gustan actividades distintas al resto de la sociedad está pasando a que sea verdad el título de Estamos como estamos, porque somos como somos?

Es triste y lamentable el futuro que le estamos dejando a nuestra actividad. Antes y para todos nosotros era un Honor y un Orgullo el Ser Hombres de Armas y participar desde cualquier lugar en el que fuéramos útiles a la actividad y a la sociedad toda.

¿Hoy acaso todo esto se lo dejamos a los demás, y con la indiferencia que nos enceguece no podemos ver que nuestra actividad tiene poco futuro si no nos unimos de una vez por todas?

¿O acaso, enceguecidos por la soberbia que caracteriza a muchos hombres, no vemos que es nuestra dignidad de Ser, nuestra historia, y el estar dentro de la Ley lo que nos da los derechos necesarios para a hacer lo que estamos haciendo?

Sras. Y Sres. Respetuosamente me permito decirles que muchos vieron con indiferencia la expropiación del predio del Tiro Federal Argentino de Buenos Aires uno de los mayores y mejores ejemplos de lo que es y tal vez debería ser una Institución de Tiro. En el Tiro Federal de Buenos Aires hay todo lo que un tirador necesita. Mas allá del que yo no pueda ser socio por que no puedo pagar la cuota mensual, mi honor no me permite desconocer esas condiciones ni esas cualidades.

No olvidemos que las pedanas de casi todos los Clubes, son recorridas por LU con valiosas armas y valiosos equipos, pero es aquí cuando tenemos como se diría en la jerga "tiradores ricos y clubes pobres", y menos debemos olvidar el que "cada día hay menos clubes".

Hace años que esperamos que los Tiradores de Verdad nos reunamos para hacer un homenaje y un reconocimiento histórico al Tiro Federal de San José de Entre Ríos, del que pocos nos acordamos que es la cuna de nuestra historia, y que sobrevive en su modesto pero digno origen gracias al trabajo de unos pocos y que hoy es dirigido honorablemente por la Sra. Nora Pralog.

No debemos olvidar las palabras de Cicerón, "Los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirlas".

Alguien dijo alguna vez "al que le quepa el sayo que se lo ponga" por que creo que muchos somos unos marginados del futuro de nuestra actividad, nada hacemos y nada le dejaremos a quienes nos seguirán en el devenir de los tiempos. "Alguien podrá decir que fuimos como las langostas, al pasar no dejamos nada, nos comimos el verde y levantamos vuelo".

Es por eso que remarco, Estamos como estamos, por que somos como somos.

Digo que muchos somos, y me incluyo por que gracias a Dios llevo a la fecha 56 años en la actividad. Hice algunas cosas, y puede que alguien lo sepa, pero yo se que me queda mucho por hacer y si no hago mas es por que los años ya no me lo permiten y no por que no tenga ganas. Pero la vida es así, y sufro al ver que no fuimos ni somos capaces de mantener lo que nos dejaron nuestros mayores, que deberíamos nombrarlos alguna vez por que fueron realmente ejemplos de lo que es ser Hombres de Armas, Tiradores y Cazadores de Verdad. Quiera Dios que nuestra actividad reverdezca, pero lamentablemente yo puedo hacer poco, y hoy los jóvenes deben crecer amando no solo el tiro que disparan, sino el lugar en el que están, y peleen por su Honor y su Dignidad de Ser.

No olvidemos aquellas frases que alguien escribió alguna vez:

"Primero vinieron a buscar a los comunistas, yo no dije nada porque no era comunista".
"Luego vinieron por los judíos, yo no dije nada por que yo no era judío"
"Luego vinieron por los sindicalistas, yo no dije nada por que yo no era sindicalista"
"Luego vinieron por los católicos, yo no dije nada por que yo no era católico"
"Hoy vinieron por mi pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada."

Hector Abbas LE 8.085.498
ITA 0532
Estudio y Entrenamiento en Disciplinas de Tiro
hectorabbas@yahoo.com.ar

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: