Seguinos en:
Información general

La Anomia Nacional

El enemigo interno, los que llevan adelante la política antinacional por los distintos partidos

Autor: Ricardo Seratti Fecha de publicación: 08/01/2018

"En las escuelas que tanto enorgullecían al pasado siglo, no ha podido hacerse otra cosa que enseñar a las masas las técnicas de la vida moderna, pero no se ha logrado educarlas. Se les ha dado instrumentos para vivir intensamente, pero no sensibilidad para los grandes deberes históricos; se les ha inoculado atropelladamente el orgullo y el poder de los medios modernos, pero no el espíritu. Por eso no quieren nada con el espíritu, y las nuevas generaciones se disponían a tomar el mando del mundo como si el mundo fuese un paraíso sin huellas antiguas, sin problemas tradicionales y complejos." Ortega y Gasset

En las denominadas guerras de cuarta generación, término inventado y empleado por la potencia guerrera y dominante, uno de sus principales componentes es la acción psicológica. De allí se entiende la necesidad de la potenciación de la mentira. Sus propagadores mayores son los Medios Masivos de Comunicación y sus grupos de tareas: los periodistas. Estos villanos se hallan convertidos por este mismo poder al cual responden en una especie de nuevos héroes. Todos obedecen a determinados grupos de interés antinacionales, ya sean quienes cobran de los servicios de inteligencia, o bien de los grupos multinacionales de los principales Medios.

Este artículo iba a tratar la vergonzosa compra de unos aviones que hace cuarenta años eran de combate, y ahora, prácticamente inútiles son comprados por el gobierno macrista- cambiemos a mercaderes franceses. Era de esperar que cuando nuestros pilotos "los estrenaran" comenzaran nuevamente las muertes propias. Hemos perdido una buena cantidad de pilotos por accidentes de nuestras aeronaves militares provocados por su pésimo mantenimiento. El enemigo interno, es decir, los que llevan adelante la política antinacional por los distintos partidos es mucho más eficaz que el histórico enemigo anglosajón. Los enemigos secundarios, es decir, los extranjeros, no pueden llevarse la gloria mayoritariamente de la destrucción nacional como quisieran porque ese mérito es "nacional". Nuestro. La falta de clase dirigente capaz y la plena impunidad de la que gozan todos los miembros de los poderes del Estado hacen que estos bandidos proliferen. Se reproducen por la falta de justicia. Por encima de ellos, nadie. Así se anima cualquiera. La violencia es padecida solamente por los pobres y marginales. Los "dirigentes" son protegidos por las fuerzas de seguridad, las mismas que desprotegen a los ciudadanos mansos, trabajadores y honestos. Armas pagas por la población indefensa para la protección de sus verdugos. Al principio costaba creer, pero ya es tristemente cierto. Todavía falta que los débiles lo reconozcan.

En la Argentina el delito, en todas sus variantes, es institucional. La compra de esos aviones, más allá de la lógica comisión que se ofrece a quien sea el "patriota" de firmar ese tipo de convenio o contrato, indica que los uniformados encargados de la "defensa nacional" son peores que los políticos. El ser militar, ni siquiera guerrero, debe tener un principal componente que es el honor, columna vertebral del valor. Un hombre de carácter debe poseerlo. Si no se tiene honor hay que dedicarse al comercio, jamás a las armas de la patria. La corrupción mata y sumado a la falta de conciencia nacional mata más y mejor. Un mínimo indispensable de coraje en los generales, almirantes y brigadieres debería ser el pedir el pase a retiro. La población no les pide que actúen como samuráis, pero aún con el retiro cobran sueldos, mantienen la obra social (IOSE) y el IAF. No es un salto al vacío. Sin embargo, ni así tienen agallas. La lectura que debemos hacer es que son empleados públicos del estado. Deberían afiliarse al gremio UPCN, el único siempre oficialista, así no hay riesgo de represión policial. Entregadores de empleados con el gobierno de turno, y negociadores de paritarias siempre por debajo de la inflación oficial y en cómodas cuotas. Como ya no existe en forma pronunciada el antiperonismo en las FFAA, y UPCN ya no canta la marcha peronista, ni siquiera ese mal rato tendrían que pasar. El himno macrista es la cumbia de Gilda ("No me arrepiento de este amor").

No alcanzamos a terminar el "curro" de los aviones cuando después de un sugestivo silencio de Mitre, Magneto y demás hombres del "cuarto poder" han comenzado a comentar levemente la pérdida de contacto con un submarino. No es de creer que semejantes operadores imperiales se hayan sublevado. Los accionistas no perdonan. Como corresponde al rango semicolonial, la investigación de este misterioso hecho estará a cargo de elementos extranjeros y decenas de charlatanes civiles ocuparán horas en los Medios sosteniendo el relato oficial. La desinformación. Explayarse sobre las distintas hipótesis, comentarios de los famosos troll de las redes sociales seguramente solventados por elementos gubernamentales, demandaría muchas páginas y no aportaría nada nuevo salvo la confirmación de la sospecha nacional. Como argentinos nacidos en el siglo XX, y ante la historia que padecemos sospechamos de un acto de corrupción. No podemos precisar el detalle aún, pero sabemos que los elementos de las fuerzas armadas actualmente son prácticamente inútiles para cumplir una misión en serio. No es por casualidad que el enemigo interno no les ceda el presupuesto necesario y el externo occidental no nos venda. Las Fuerzas Armadas de cualquier Nación son parte importante de la Estrategia Nacional. Al no tener la Argentina un proyecto nacional, carece de dicha estrategia, las FFAA pierden sentido, de allí el apetito afiliatorio de UPCN. Aún con el conocido resultado en la guerra del Atlántico Sur, errores y aciertos, dejó en evidencia una vez más para el enemigo extranjero y sus cómplices locales, el enemigo primario, determinada capacidad que no es fácil de olvidar. Por un lado, eso terminó de cavar la fosa a las FFAA y por decantación al país.

Puede que esa sea la llama a rescatar para la guerra interna venidera donde una vez más las FFAA y pueblo deberán luchar por la Independencia nacional, emulando a José de San Martín, Belgrano, Brown, Güemes y decenas de patriotas militares y civiles que lucían chaquetas militares en el siglo XIX. Mil hombres de las fuerzas armadas argentinas son rescatables, y sería conveniente que vayan repasando las guerras de la Independencia nacional y la de guerrillas. Por la asimetría digo. Es el futuro. El resto de los uniformados tienen trabajo asegurado en las empresas extranjeras de camiones transportadores de caudales, guardias de supermercados y countries donde habitan los macristas. El psico físico que estableció Natalia Gambaró de la ANMaC y demás agentes, es apto para ese tipo de hombres de oficinas. En el billete macrista de mil pesos, quedó bien marcado cuál será nuestro próximo territorio nacional. La presencia de las empresas multinacionales en el gobierno significa, entre otras, la privatización de la violencia. La seguridad del Estado macrista será privada.

Analizando la destrucción nacional de las últimas décadas provocado por los distintos partidos políticos, no deja de sorprender este gobierno compuesto por ex gerentes de multinacionales, hombres de la banca extranjera, prácticamente sin políticos de vocación y los pocos que tienen son oportunistas de la política. Un rejunte de partidos en peligro de extinción. Los atrae la renta fácil, la garantía de impunidad, resultan genuflexos, que los coloca en posición de rodillas frente al capital extranjero. Una definición refinada de la práctica del sexo oral. Fueron educados en el servilismo, ellos mismos no creen en el sistema democrático que pregonan, indignos y aunque obviamente no lo quieran reconocer, son cobardes. Para ser ministro de Economía se debe "pertenecer" a ciertas fundaciones, ONG o ser "reconocido" por los organismos internacional de crédito. Para los otros ministerios, como el de Seguridad, el requerimiento es mínimo, con haber sido "ortiba", "oreja de goma" u "ojo de vidrio" alcanza. Siempre que sea bien visto en el exterior. Una forma de desprestigiar al país en general y a las FFAA en particular es nombrar ministros de Defensa por debajo del rango de aficionados. Una forma de mostrarle a los militares cuánto los desprecian. Los políticos argentinos son corruptos, de baja estofa, por eso son tan fácilmente reclutados a las filas del enemigo externo, pero tontos para esos detalles de "cortesía" no son. No colocan un enemigo de la Iglesia Católica en los ámbitos donde deban tratar con la Curia, por más que sean católicos de oficio y así sucesivamente en cada lugar, la única excepción son las FFAA. En los organismos de inteligencia, debido a los fondos reservados, siempre va un amigo a cuidarlos.

En definitiva, el amiguismo argentino que describía el pensador español José Ortega y Gasset. En cuanto a la información de inteligencia, seguramente se encargarán de ella asesores extranjeros -el enemigo- o bien será remitida a la "Embajada". Esa es la enorme ventaja de ser un país semicolonial, se tiene menos responsabilidades. El anticipo de la seriedad con que toman el tema los políticos de Pro Cambiemos lo demostró la diputada Carrió. En un programa de televisión de la farándula, la "fiscal de la republiqueta" anticipó, según ella lo que el gobierno y la Armada no pueden decir, que están todos muertos. Este comportamiento solamente puede salir de una cabeza que cumple una función de un alhajero vacío. Este triste suceso para las familias, en un estado fallido es natural. El tren (52 muertos), el colectivo de la Gendarmería Nacional (42 muertos, la investigación que debía encaminarse hacia el área Logística, no se sabe en qué situación quedo), ahora el submarino (44 muertos), decenas de pilotos muertos de la Fuerza Aérea Argentina, sumados a los muertos por las inundaciones, la mortandad infantil, accidentes de tránsito, la inseguridad ciudadana, cuya respuesta macrista es desarmar a los ciudadanos legales, impulsados por Garavano y Gambaró, ya es como normal para la mente del mediocre nacional. Sin contar los ciudadanos de a uno que van quedando en el camino neoliberal de las drogas y los suicidios.

Por la celeridad de distintos actos del gobierno indicaría que están entregando la administración nacional al extranjero. La flexibilización laboral, la apertura de las importaciones, cierre de fábricas y comercios, las ya existentes bases militares extranjeras, el desarme civil nacional, el desarme de las Fuerzas Armadas dejan en evidencia que estos dos años de mandato que le faltan a la pesadilla macrista-cambiemos será insoportable para las clases no pudientes y aunque van por la clase media, ésta todavía no se dio cuenta. Lo único que no ambiciona la tilinguería es el pensamiento. En este tema en particular vale recordar la situación personal de cada familia de los fallecidos. Vaya las condolencias para todas las familias afectadas. El tema que nos afecta a todos es el acto político de la desaparición de ese submarino. Si estalló por desperfectos técnicos, ya sea por la corrupción o por un atentado interno o sabotaje, costó la vida de cuarenta y cuatro argentinos que son MÁRTIRES. Alguien los cargará en su conciencia y más tarde o más temprano eso se paga. Es una ley inexorable de la vida. En el último de los casos, el atentado, cabe sospechar que el enemigo aprovechando los bajos niveles de seguridad existentes en el país, la actividad de contrainteligencia quizás disminuida y la fuerza de un puñado de dólares en un ambiente de corrupción y sin expectativa de vida como el argentino, lo convierte en una misión con altas posibilidades de éxito. De cualquier manera, el objetivo estratégico del enemigo está cumplido. Perdimos un submarino, el único que se podía navegar. Se sumará a la larga lista de lo perdido con la democracia colonial, las fábricas militares, el proyecto Cóndor, la Comisión Nacional de Energía Atómica, el Servicio Militar Obligatorio, el Código de Justicia Militar, terrenos y edificios de las FFAA y además, el armamento perdido por la guerra en Malvinas que jamás se repuso, entre tantas otras cosas de suma importancia.

Con el menemismo perdimos el portaaviones, con el kirchnerismo los aviones y con el macrismo la flota submarina. Y según los políticos no tenemos hipótesis de conflicto. Genial. Destruyeron hasta la teoría del conflicto. Y pensar que hay tantos "imbéciles" civiles y militares extranjeros estudiando eso. Consulten con los políticos argentinos. El silencio de toda la fauna política argentina es muy sugestivo. Es como que no hablan para no avivar "giles" y no enojar al patrón anglosajón. Para millones de ciudadanos que no queremos rendirnos, nuestra expresión de deseo es que haya militares con honor, que aún con armas limitadas en calidad y cantidad, mantengan el espíritu de lucha y aunque sea se persista con pequeños actos para que el enemigo inglés, y demás aliados a ellos, tengan que estar siempre atentos a una "pillería" nacional, hasta que llegue el momento final. Si fuese ese el caso, aunque sea para marcar presencia cerca de Malvinas, "escupir el asado", esos hombres de mar, haciendo culto a esa tradición de hombres bravos y duros: son HÉROES.

Y como si esto fuera poco, fueron por el dinero de los jubilados a palazos contra los trabajadores protestantes de esa medida. Al mejor estilo liberal? palo y gas a los pobres. Se vio a las fuerzas de seguridad bravas frente a los desarmados, hecho curioso porque frente a los delincuentes se los ve sumisos y cómplices. El enemigo real de la Argentina festejaba la guerra entre pobres. El villero, el trabajador, el marginal, el policía y el gendarme, todos viven en el mismo barrio, comparten la misma miseria. Se vuelven en el mismo tren a casa. La "gorra" peor, arruga todo su uniforme en el bolso, para que los ciudadanos no lo abucheen. Vencidos diariamente. Unos, custodios de los "patrones" de la política, y los otros, los que ya nacieron vencidos. Todos son iguales, víctimas. Unos por ignorancia pura, y otros, además de eso, por serviles. La ignorancia es comprensible, pero el ser servil es despreciable.

La clase dirigente de la era democrática (1983) vienen de la más bajo de la sociedad y cuando llegan a la conducción resuelven su vida. Es su prioridad, mostrarse ante los demás pobres que ellos zafaron. Los dirigentes sindicales, siliconas y tinturas para sus jóvenes nuevas novias, camionetas, casas en barrios de la oligarquía, joyería, "falopa" y si pudieran hasta se cambiarían el color de piel al mejor estilo Michael Jackson. Lo despreciable de esa actitud es que, además, favorecen a la oligarquía Pro-Cambiemos-Pejotista-Izquierdista, contribuyendo con su ignorancia y accionar a la ya mencionada guerra entre pobres. La dirigencia de la Confederación General del Trabajo como siempre ausente, la "lacra sindical" para utilizar una frase atribuida al Papa Francisco, salen espantados ante los "dossiers" de sus cosas sucias. El trabajador no figura en sus planes. Sin embargo, esto no dura toda la vida, no se va a resolver mañana, salvo que surja un dirigente con formación nacional. Puede venir del campo de la política, del sindicalismo, o de las fuerzas armadas, de cualquier lado siempre y cuando piense y actúe en la defensa del interés nacional. Arturo Jauretche nos señaló con precisión el enemigo interno y el externo. Es la clase dirigente actual. Toda, sin excepción. No se puede encontrar una solución si primero no reconocemos quien es el enemigo interno. Mientras más demoremos, mayor será el dolor y la destrucción de la patria. Ellos nos entretendrán con el cuco de los tirapiedras de la izquierda anglófila y la violencia. Violencia que es la del sistema. Pueden estar de uniforme o vestidos de civil. Todo esta programado. El "ataque" a los blancos seleccionados, para asustar a la clase mierda. Y como esa clase por más que hayan pasado por los colegios no piensa, asustados corren a pedir ayuda a la oligarquía.

Vale recordar la frase de Jauretche que pese al tiempo transcurrido guarda relación con respecto a este gobierno: "Cuando el peón y el patrón votan al mismo candidato el que pierde es el peón." Casualmente los sindicalistas de los peones rurales votaron a la lista patronal. Además, él país tiene varios actores internacionales instalados y quizás sus intereses sean parte de la sorpresa. ¿Se habrán sentado a pensar los cráneos de la política local qué actor se encuentra en total capacidad intelectual, ideológica y logística para enhebrar las complejas maniobras políticas que provoquen un desenlace de estos acontecimientos? Francisco de Quevedo decía que: "Una sola piedra puede desmoronar un edificio." La brecha está presente, el odio aún no es alarmante para producir los cambios necesarios. Ánimo. Mañana estaremos peor que hoy. ¡Argentino... no te rindas!

"Los pueblos se engañan; porque buscan siempre un impostor, que es como un vino excitante que despierte sus sentidos. Con tal de tener ese vino, se contentan con pan mediano". Nietzsche

Ricardo Seratti Asesor de seguridad y Profesor instructor de tiro.
Muchos de sus trabajos son realizados en el exterior.

Últimos 15 artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2018 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: