Seguinos en:

Reseña Histórica de la bala Dum-Dum - 1º parte

Traducido y adaptado por Oscar E. Vanzetti

Autor: Oscar Enrique Vanzetti Fecha de publicación: 04/06/2015

(FUENTE: Mike Waldren: Dum-Dum Bullets. Police Firearms Officers Association. June 2012).
(http://www.pfoa.co.uk/uploads/asset_file/Dum-Dum%20Bullets_1.pdf)

A las armas en general y a las de fuego y sus municiones en particular, se las puede estudiar desde diversos ángulos, dependiendo ello de la afinidad que cada uno posee al respecto, siendo por ello una actividad propia de cada individuo.

La hoplología es la ciencia cuyo objeto de estudio son las armas en sus diferentes variedades, sean de fuego, cortantes, punzantes, etc., siendo su sustancia el desarrollo de las mismas y sus relaciones con las diferentes áreas de la cultura humana. También conlleva el estudio de las municiones de las armas de fuego, utilizando las mismas premisas científicas con las que se estudia la gran diversidad de tales ingenios a los que puede recurrir el ser humano.

En esta nota he traducido un artículo sobre la bala Dum-Dum, la cual constituye un hito importante en la búsqueda de la llamada "bala humanitaria" con el fin, dicen, de buscar un proyectil que cause, en el curso de una guerra, la lesión o herida menos grave posible entre los combatientes, pero que no buscan evitar que se produzcan tales guerras. Tal cuestionamiento sobre este tipo de balas y proyectiles continúa en nuestros días.

Me atrajo de la nota original la manera en que el autor trata el tema, al que incorpora elementos de la llamada "diplomacia", de los británicos y de otros países, expresados muchas veces con una retórica explícita en cinismo y falsos argumentos humanitarios.

He traducido tratando de narrar los hechos históricos respetando el núcleo del trabajo original "limitándome a hilarlos con un ejercicio mínimo de imaginación", como dice Isabel Allende en uno de sus libros.

Para beneficio del lector he agregado unas pocas figuras y algunos breves comentarios, de allí lo de reseña, con el solo fin de hacer su lectura más "digerible".

Esto le arrancará el brazo a un ser humano sano normal

El tipo de munición utilizada por las fuerzas policiales en el Reino Unido (1) en ocasiones se convierte en un tema de acalorado debate, particularmente si hay cualquier sugerencia de que la policía ha utilizado, utiliza o pretende utilizar balas Dum-Dum. Pocas personas, sin embargo, tienen una idea clara de lo que es en realidad este tipo de bala. A menudo se la describe como una bala que "puede arrancar el brazo de un ser humano normal y saludable" o bien causar otras lesiones indescriptibles. Eso, cuenta la leyenda popular, es porque era de uso "ilegal" por los llamados "estados civilizados" según lo estipulado en el Convenio de la Haya en 1899 en el cual estaba incluido Gran Bretaña (aunque a menudo es sustituido por una no especificada Convención de Ginebra), asegurando que sólo las llamadas "balas 'humanitarias" habían sido utilizadas en conflictos armados desde entonces. La realidad es muy diferente y las falsedades han plagado al tema desde el momento en que la bala en cuestión fue inventada.

Cómo comenzó todo

Chitral era un pequeño principado poblado por numerosas tribus nativas, situado en lo que hoy es una lejana provincia en la frontera noroeste de Pakistán, en la frontera con Afganistán. Cuando el Mehtar (gobernante) de Chitral murió en 1892, el primero de sus diecisiete hijos Nizam-ul-Mulk, reclamó el trono. Disfrutaba por entonces de relaciones amistosas con los británicos, pero en enero de 1895 fue asesinado en una revuelta instigado por uno de sus hermanastros, Amir-ul-Mulk, quien asumió con prontitud su lugar. Amir no tenía tiempo para dedicar la atención necesaria al Raj británico (2), ni para un agente político, el cirujano mayor (después, Sir) George Robertson, quien fuera enviado, en 1895, con un pequeño destacamento militar para afrontar el asunto que significaba un problema para Gran Bretaña. Robertson depuso a Amir e instaló en su lugar a su hermano más obediente, Shuja-ul-Mulk, de 12 años de edad. Amir apeló a su cuñado Umra Khan y a su tío Sher Afzal, pidiéndoles ayuda. Ellos estuvieron de acuerdo (probablemente porque ya pensaban en deshacerse de él así uno de ellos podía gobernar en su lugar) y entre 3.000 a 5.000 hombres de sus tribus sitiaron a G. Robertson y a sus hombres en la pequeña fortaleza de Chitral.

Figura N° 1: Ubicación de Chitral

Dos intentos de aliviar la situación fallaron y, como cada vez más hombres de Umra Khan y Sher Afzal se iban reuniendo cada día, el gobierno británico decidió enviar una importante expedición de 15.000 hombres para solucionar la insurrección que ya había provocado varias víctimas. Mientras que éstos marchaban hasta el sur encontrando en el camino una gran oposición, una pequeña fuerza secundaria comandada por el teniente coronel James Kelly marchó desde Gilgit, en el Oriente, hacia Chitral. Con grandes esfuerzos estos hombres cruzaron unas 220 millas de montañas, algunas de las cuales estaban cubiertas de gran cantidad de nieve, llegando a Chitral Fort en veintiocho días, motivo por el cual Umra Khan y Sher Afzal abandonan el asedio. La fuerza principal llegó unos días después para alivio de las tropas de J. Kelly. Los británicos sufrieron menos de cien bajas y aunque las pérdidas sufridas por Sher Afzal y Umra Khan son desconocidas, al parecer las cifras reportadas por los ingleses las calcularon en varios miles.

Estos eran los hechos que hicieron gloriosos a los triunfos militares victorianos, pero habrían sido olvidados de las páginas de la historia si no fuera por las acciones de algunos de los soldados británicos que participaron en los combates. Por ello, ésta fue la expedición militar que condujo a la aparición de la mencionada bala Dum-Dum.

Hacia fines de 1800 se arriba a una época de grandes cambios para todos los ejércitos europeos, refiriéndose especialmente a qué armas de fuego y tipo de munición estaban utilizando.

En el caso de los británicos, en 1866 se produjo la adopción del rifle de retrocarga Enfield-Snider que utilizaba una bala de plomo desnudo en el calibre .577 (14,7 mm), con una velocidad inicial de 1.250 ft/s (pies por segundo o pps). Éste fue reemplazado en 1871 por el Martini-Henry que también disparaba una bala de plomo calibre .450/577 con una velocidad inicial similar. En 1888 se introdujo como arma reglamentaria el fusil Lee-Metford Mark I, que significaría el primer y verdadero rifle de repetición a cerrojo adoptado por el Ejército Británico. Este fusil tenía un almacén cargador para varios cartuchos y la munición que usaba era del calibre .303 (3). La bala era de un diámetro menor, o sea de menor calibre a las balas de los fusiles antes mencionados y más liviana, lo que significaba que la velocidad inicial se incrementara a 1.830 pps, pero esta elevada velocidad a nivel de la boca de fuego creó un problema. La mayor velocidad significó que se generara más calor dentro del ánima del cañón con el resultado de que algo de plomo se adhiriera en los campos y en el fondo de las estrías, causando con ello un mayor depósito de residuos y ensuciamiento del mismo. Para superar esto le fue agregada a la bala una cubierta o camisa completa de cupro-níquel, para evitar el contacto directo del plomo con el ánima del fusil.

Figura N° 2: Fusil Snider-Enfield británico de retrocarga calibre .577

La gran cantidad de humo originada por los disparos de los soldados británicos durante la expedición a Chitral en el año 1895, era generado por los fusiles que usaban cartuchos cargados con pólvora negra, siendo, algunos de ellos, los que llevaban engarzados en su vaina a las balas Dum-Dum. Ello fue superado cuando se comienza a utilizar la cordita, la cual se introdujo en el Ejército Británico en 1891, y fue considerada como una nueva pólvora sin humo (una mezcla de nitroglicerina, celulosa y jalea mineral). Esto también tuvo el efecto de aumentar la velocidad inicial del proyectil a 1.970 pps. El desarrollo final del nuevo cartucho tenía una bala de nariz redondeada completamente revestida por una camisa de cuproníquel y fue conocida oficialmente como "Cartridge S.A. Ball, Magazine Rifle Cordite Mark I" (que se puede traducir aproximadamente como: cartucho cargado con cordita para el fusil Lee-Metford Mark I), arma que más tarde se convierte en el denominado fusil Mark II.

Figura N° 3: Fusil Lee-Metford Mark I calibre .303 British.

A los soldados británicos no les gustaba la nueva bala del cartucho antes mencionado por varias razones. En primer lugar, había una tradicional sospecha y desconfianza sobre algo que no era lo soñado como "ideal" por los soldados, y eso fue lo que significaba el utilizar una bala con la cual nunca habían combatido y que, además, debían adoptar un nuevo lenguaje militar proveniente de una nueva época, el cual continuaría evolucionando con el paso del tiempo. El rechazo a la nueva munición se veía agravada porque los soldados no percibían en el nuevo cartucho, como estaban acostumbrados, una gruesa y reconfortante punta de plomo blando de gran tamaño, como eran con las que habían combatido hasta ahora en muchas situaciones difíciles, creyendo que la nueva bala de calibre más pequeño no era probable que fuese tan eficaz como las anteriores al ser disparada hacia un enemigo que avanzaba. Y, finalmente, sus peores temores se hicieron realidad en las frecuentes escaramuzas durante la expedición a Chitral, cuando comenzaron a propagarse rumores de que entre las tribus atacadas todavía había hombres capaces de luchar después de haber sido impactados por varios de los nuevos proyectiles calibre .303 totalmente encamisados (Ndel T: hoy conocidas como Full Metal Jacket o FMJ).

Figura N°4 : De izquierda a derecha, cartucho .577 Snider, cartucho .577/450 Martini-Henry con la vaina formada por una hoja de latón enrollada, cartucho .577/450 Martini-Henry con vaina de latón extruido y cartucho .303 British Mk II

Una historia, que sin duda se amplificaba en el tiempo a medida que se propagaba la narración, circuló ampliamente acerca de un miembro de una tribu que habiendo sido alcanzado por seis de las balas mencionadas (o mejor dicho, proyectiles) pudo recuperarse totalmente después del tratamiento hospitalario.

Figura N° 5: Soldados británicos durante la expedición a Chitral

Dado el talento del soldado británico promedio para la improvisación, no pasó mucho tiempo antes de que uno de ellos descubriera que tomando una bala .303 totalmente encamisada y frotando su nariz contra una piedra, era posible desgastar esa parte superior de la chaqueta, de modo tal de poder ver, otra vez, el viejo y confiable núcleo de plomo en su interior. Cuando esta punta así "trabajada" se disparaba contra los atacantes, se obtenía el resultado deseado por los soldados de la corona.

La necesidad de los británicos de tener una fábrica de munición en la India había sido reconocida tempranamente hacia 1846, y la primera en ser construida fue en Dum-Dum, un pequeño pueblo situado al noroeste de Calcuta (rebautizada como Kolkata en 2001).

En el momento de la expedición a Chitral el superintendente de la fábrica era un capitán de la artillería real llamado Neville Bertie-Clay (a veces deletreado sin el guion). Bertie-Clay había pasado, hasta ahora, gran parte de su carrera en el Departamento de Artillería de la India y no era un oficial que aprobara que los soldados perdieran el tiempo "jugando" con sus municiones. Era, sin embargo, un tipo simpático y apreciado por sus hombres y comenzó, por propia iniciativa, con unas series de ensayos con la bala militar estándar del fusil Mark II. Encontró que los beneficios de la chaqueta de cupro-níquel, que fuera creada con el solo fin de evitar la incrustación de plomo en el interior del cañón, era afectada por la eliminación de aproximadamente un milímetro de la parte superior de la misma, o sea en la nariz o punta, lo que le permitía exponer el núcleo de plomo con lo cual aumentaba la performance o rendimiento del proyectil en su capacidad de ceder energía en los tejidos del individuo impactado, aumentando significativamente el rendimiento de la bala en cuanto a su poder de detención (stopping power). Su fábrica, en vista de esta evidencia, comenzó a fabricar la original bala Dum-Dum, las que actualmente se conocen genéricamente como balas semi-encamisadas de punta blanda o Semi Jacket Soft Point (SJSP) en inglés.

Figura N° 6: Tipos de balas Dum-Dum

El desarrollo de la nueva bala fue justo a tiempo, porque en 1897 se produjo un estallido de protesta que terminó en una rebelión general contra los británicos. Las mayores revueltas se produjeron en la frontera noroeste hacia 1898, y la información sobre los acontecimientos era obtenida de los informes muy bien detallados de los corresponsales de guerra especiales y también de los informes militares oficiales, muchos de los cuales citaban los hechos de forma fidedigna.

El territorio que ocupaban los insurrectos abarcaba, según los informes mencionados: "desde Waziristán (Nota del Traductor: una región montañosa del noroeste de Pakistán que limita con Afganistán a la izquierda) hasta Bimer a la derecha, en un tramo de más de 400 millas de nuestra zona fronteriza, en la cual se encontraban unos 200.000 hombres que eran muy buenos combatientes. Las tribus enemigas se disponían formando una semicircunferencia y las que enfrentaron a los británicos con más prontitud en esta línea fronteriza fueron los Dirbund, que se encontraban en la parte superior de la misma, en el Indo, ubicándose las tribus en el siguiente orden: los Bunerwals, los Swats, los Utman Khels y los Mohmunds; luego estaban los Khyber y por último los Afridis. En el flanco norte de la carretera de Kohat a Thull estaban los Orakzai".

Comienza el mito

En las primeras etapas de la revuelta se decide conformar una expedición punitiva bajo el mando del major general Sir Bindon Blood, que ganaría fama internacional como resultado de la narración de los hechos realizada por un joven teniente que acompañaba a la mencionada excursión militar. El nombre del joven escritor era Winston Churchill (4) y su libro fue titulado "The Story of the Malakand Field Force", que se puede traducir como La historia de las fuerzas militares en los campos de Malakand. En su libro W. Churchill describe cómo durante un ataque enemigo, éstos llevan a cabo una "decidida y vigorosa carga con espada por todos los costados del campo. El enemigo, que contaba alrededor de 4.000 hombres, demostró el mayor valor pero el fuego de las armas de los británicos, sin embargo, los masacró. La disciplina de los soldados británicos era admirable y la terrible arma con la que estaban armados y que utilizaba la aún más terrible bala Dum-Dum, detuvieron cada ataque".

Figura N° 7: W. Churchill con su uniforme militar en 1919

Churchill llegó a escribir que: "el poder del nuevo rifle Lee-Metford con la nueva bala Dum-Dum, ahora llamada no oficialmente como bala "ek-dum" (del Indostaní: "a la primera vez") es tremendo. Los soldados que la han usado tienen absoluta confianza en su arma. A más de 500 yardas no hay ninguna dificultad acerca de juzgar la distancia al blanco ya que dispara bastante recto o, técnicamente hablando, tiene una trayectoria plana. Esto es de gran valor. De la bala puede decirse que su poder de detención es todo lo que podría desearse. La bala Dum-Dum, aunque no es explosiva, es expansiva. La bala original del Lee-Metford tenía un núcleo de plomo recubierto por una capa de níquel con una zona descubierta en la base. En la bala mejorada Dum-Dum la cubierta exterior o camisa ha sido retirada hacia atrás dejando expuesto el núcleo de plomo en la punta, y el agujero en la base se hizo un poco más pequeño. El resultado de todo ello es maravilloso y desde el punto de vista técnico se puede ver a una hermosa máquina. En impactos sobre huesos la bala puede expandirse o fragmentarse y entonces producir astillas que ocasionan roturas y desgarros en los tejidos causando heridas en el cuerpo que generalmente son mortales, y un impacto en cualquier miembro requiere de amputación".

Y continúa Churchill, "los críticos continentales se han preguntado si la bala Dum-Dum no es una violación a los Convenios de Ginebra o de San Petersburgo, pero ninguna cláusula de estos acuerdos internacionales prohíben el uso de balas expansivas y la única disposición sobre el tema es que no se pueden emplear proyectiles menores a un cierto tamaño. Yo querría hacer la observación de que las balas están pensadas principalmente para matar, pero estas nuevas balas hacen su trabajo con gran efectividad, sin causar más dolor a aquellos que son impactados que las construidas con otra variedad de plomo común. Como durante el desarrollo de los combates el enemigo obtuvo algunos rifles Lee-Metford y municiones Dum-Dum, la información sobre este último punto es interpretada como indicador de un próximo o inminente ataque. La sensación del impacto es descripta como similar a la producida por cualquier bala, un golpe violento y adormecimiento, seguido por una sensación de lesión y debilidad, pero poco dolor en el momento. De hecho, hoy en día muy pocas personas son tan desafortunadas como para sufrir mucho dolor proveniente de las heridas, excepto durante el período de recuperación. Si un hombre es impactado, en un cuarto de hora, es decir antes de que el shock haya pasado y comience el dolor, está generalmente en la estación de atención médica. Aquí se le inyecta morfina, que reduce todas las sensaciones a un alivio uniforme. Permanece en este estado hasta que se lo coloca bajo el efecto del cloroformo y es operado".

Figura N° 8: Comparación entre un cartucho calibre .450/577 y un Mark II .303 British

A modo de contraste y mientras las insurrecciones crecían en la frontera noroeste, Churchill se limitó a decir sólo una vez en las 250 páginas de su libro (que contaba con nueve apéndices más largos) que: "la bala Dum-Dum era muy eficaz".

Pero no fue el único que disfrutaba narrando con hipérboles cuando describía al fusil Lee-Metford como "terrible" y de "peor" a su bala, la que causaba "heridas en el cuerpo que son generalmente mortales, y que impactos en cualquier extremidad requieren amputación". Para los lectores victorianos esto alimentaba de manera directa y clara su creencia en la superioridad natural de los británicos para todas las cosas y se encargó, solapadamente, de señalar un poco de esa superioridad con un disimulado agrado.

Desafortunadamente para los ingleses, también empezó a rodar una pelota que resultaría imposible de detener.

La Convención de Ginebra referida por Churchill tuvo lugar en 1864, "se relacionaba exclusivamente con la atención médica de los heridos y eso no nos preocupaba a nosotros". La declaración de San Petersburgo en noviembre de 1868, por el contrario, había fijado los límites técnicos en que las necesidades de guerra deberían ceder a las exigencias de la humanidad y decretó que: "el único objeto legítimo a los cuales los Estados deberían esforzarse durante la guerra es lograr debilitar a las fuerzas militares del enemigo. Que para ello es suficiente incapacitar al mayor número posible de hombres, pero que este objetivo podía ser excedido por el empleo de armas que agravaran inútilmente los sufrimientos de los hombres con discapacidad o bien hacer su muerte inevitable. Que el empleo de tales armas, por lo tanto, podría ser contrario a las leyes humanitarias. Las partes contratantes se comprometen mutuamente a renunciar en caso de guerra entre ellos al empleo, por sus tropas militares o navales, de cualquier proyectil con un peso por debajo de 400 gramos, que sean explosivos o cargados con sustancias inflamables o fulminantes" (NdelT: entiéndase aquí como "fulminantes" a una mezcla detonante).

La verdadera "bala explosiva" era una novedad victoriana y fue utilizada por un corto tiempo por los cazadores de animales. Consistía en una bala con una cavidad interna la cual se llenaba con una mezcla de clorato de potasio y sulfuro de antimonio en partes iguales y estaba cerrado, en su extremo libre, con cera de abejas. Ésta debía detonar dentro del animal aumentando las lesiones internas, como en efecto lo hizo cuando funcionaba. Versiones modernas siguen estando disponibles y una de ellas fue utilizada por John Hinckley en su intento de asesinar al Presidente Reagan, en 1981.

En cuanto a la punta Dum-Dum Churchill estaba preocupado, pues si bien las Dum-Dum no eran explosivas ni estaban cargadas con sustancias inflamables o fulminantes, Churchill había reconocido el error que dejaba ese vacío legal y por ello consideró a tales balas como aplicables para el uso militar. Esta disquisición estaba abierta a una amplia interpretación y los británicos sostenían que sin modificación, la bala Mark II estándar traspasaba las extremidades o el cuerpo sin causar el colapso inmediato, a menos que alguna parte vital o un hueso importante fuera herido. En caso de una guerra europea este aspecto fue considerado como de relativamente poca importancia, ya que un hombre civilizado es mucho más susceptible a una lesión que los animales salvajes, como el tigre, por ejemplo. Y agrega Churchill "por regla general, cuando un hombre blanco está herido él considera que ya ha tenido suficiente daño y está predispuesto a abandonar el frente de combate e ir a la retaguardia. Pero un animal salvaje como el tigre no es tan impresionable y va a seguir luchando".

En febrero de 1898 Sir Howard Vincent, quien había sido el director de investigación criminal de la policía antes de entrar en política en 1888, preguntó al Secretario de la India Lord George Hamilton, si era cierto que "los enemigos de la reina, en los combates en la frontera noroeste, han obtenido posesión de las últimas armas de precisión y particularmente de fusiles a repetición Lee-Metford y balas Dum-Dum". Hamilton respondió que "las llamadas balas Dum-Dum, que no son explosivas, han sido utilizadas contra nuestras tropas en las recientes campañas en la frontera, y probablemente son parte de una gran cantidad de munición capturadas de un convoy por la tribu de los Afridis".

Pero algo acerca del nombre Dum-Dum había capturado la imaginación del público y su fama empezó a crecer, como lo hicieron todo tipo de rumores sobre sus efectos.

En febrero de 1898 Lord Stanley de Alderley, quien tiene la distinción de ser el primer musulmán miembro de la Cámara de los Lores, preguntó al gobierno de Su Majestad "si se pondrá sobre la mesa algún informe médico-quirúrgico referido a las heridas del soldado Piper Findlater y, también, de otras heridas causadas por balas Dum-Dum, para que el país pueda juzgar si son contrarias o no al espíritu de la Convención contra las balas explosivas, y si el gobierno de Su Majestad podía ser sancionado por el uso de ellas para propósitos militares".

La historia de Piper Findlater fue divulgada ampliamente en su momento. El 20 de octubre de 1897, durante la que fuera conocida como la expedición de Tirah, los Gordon Highlanders (5) tomaron por asalto una posición Afridi en las alturas de Dargai. George Findlater era un gaitero (Piper, en inglés) muy joven, que a pesar de ser herido en los tobillos y por ello incapaz de caminar, continuó tocando su instrumento para estimular el avance de su batallón. Por este mérito fue enviado de regreso a su casa, descubriendo que se había convertido en un héroe nacional, siendo condecorado con la Cruz de la Victoria.

Stanley continúa: "los Afridis dicen que nosotros hemos utilizado balas envenenadas. Ellos consideran que las balas están envenenadas debido a que han observado que hay muy pocos heridos que se recuperan de las lesiones ocasionadas por los proyectiles Dum-Dum. Y agrega, además que "junto con el daño hecho por los jirones de níquel, al aplastarse el proyectil, creen que el plomo se convierte en una sustancia ponzoñosa que entra en el organismo del herido. Si algunos de aquellos individuos cuyo deber era hacer avanzar a la ciencia médica y quirúrgica tenían como objeto ocupar un puesto que garantizara una mayor y mejor atención de los heridos, sus deseos se han visto satisfechos en dos casos que fueron muy significativos.

"Estos "leading case" (o casos guías), se refieren a dos de los hombres más populares que fueron heridos en la antes mencionada guerra de la frontera. Me refiero a los dos gaiteros del batallón de los Gordon Highlanders. Uno de estos gaiteros, de apellido Milne, fue herido por una "honesta" bala de un fusil Lee-Metford o por una bala esférica (lo que implica que cualquier otra bala debería ser "deshonesta") y ha escrito a la prensa para decir que recibió un disparo en el pecho que le atravesó los pulmones, pero que prontamente estaría recuperado. El otro gaitero, Findlater (como ya vimos), fue herido por una bala Dum-Dum en ambos tobillos y se decía que sus huesos habían sido convertidos en una especie de pulpa o papilla. No estoy seguro de si este soldado había sufrido una amputación o si aún podría no estar expuesto a tal calamidad".

De hecho, las heridas de Findlater no eran tan graves como se alegaba. Plenamente recuperado dejó el ejército, y usó su fama para conseguir trabajo en el escenario de un teatro de variedades donde ganó suficiente dinero como para comprar una granja. Sobre el comienzo de la primera guerra mundial se reincorporó como sargento gaitero al 9no batallón de los Gordon Highlanders, el cual se creó en septiembre de 1914. Fue herido en el combate de Loos y nuevamente, por ser considerado inválido y no apto para el servicio de armas, es enviado a su casa. Murió en 1942 a los setenta años de edad.

De todas formas, el Subsecretario de Estado para la India, el Conde de Onslow, inmutable, respondió que: "nosotros no hemos tenido ningún reporte sobre las heridas del gaitero Findlater y de otras causadas por balas Dum-Dum. Estas balas no son explosivas en absoluto, y su uso no es contrario al espíritu de algún convenio o costumbre de guerra. Ninguna sanción especial ha sido dada por el gobierno de Su Majestad por el uso de estas balas, como tampoco ninguno fue solicitado o requerido".

No obstante, el nivel de desinformación que circulaba sobre el supuesto efecto devastador de la bala Dum-Dum fue ilustrado nuevamente cuando surgió como tema de discusión en la Cámara de los Comunes el 01 de marzo de 1898.

El Secretario de la India preguntó "si la cualidad específica de las balas Dum-Dum suministradas a las tropas británicas para ser usadas contra los Afridis consistía en fracturar, triturar y moler el hueso con el fin de desafiar toda habilidad quirúrgica empleada en repararlo. En qué aspectos se calculó a las balas Dum-Dum capaces de infligir menos heridas incurables que las producidas por las balas explosivas, y ¿cuál es la autoridad que estableció que las balas Dum-Dum están en consonancia con el derecho internacional o de ser usadas en una guerra civilizada?"

Hamilton respondió que: "según la información suministrada a mí, no son más graves los efectos de la bala (de hecho, creo que son menos graves) que aquellas producidas por la vieja bala Snider o que los de la bala del fusil Martini-Henry. Pero, por otro lado, como fue claramente demostrado durante la expedición de Chitral, la bala del Lee-Metford con frecuencia no logró alcanzar el objetivo que se espera encontrar en todos los proyectiles que se disparan en una guerra, es decir, de desactivar al enemigo con el mínimo sufrimiento posible. La bala Dum-Dum cumple con este propósito tal como lo hicieron las balas utilizadas anteriormente por el Ejército Británico, y lo cumple del misma modo". Cuando es presionado sobre el efecto de esta bala en las heridas dijo que: "no cabe duda de que la llamada bala Dum-Dum ocasiona heridas más graves que una bala Mark II disparada desde un rifle Lee- Metford, pero no más que las balas previamente en uso. Yo creo que nadie puede convertir la bala Lee-Metford en una bala Dum-Dum aplastando simplemente su cabeza".

Mientras tanto, acontecimientos trascendentales habían tenido lugar en otro continente. El major general Charles Gordon había sido asesinado en Jartum en 1885 (NdelT: actual capital de Sudán. También se puede escribir como Khartum o Khartun) y el Sudán fue perdido por los británicos ante las fuerzas de Al Mahdi. (6)

En 1895 el gobierno británico acordó que Horatio Kitchiner, un mayor general en el servicio egipcio en ese momento, podría montar una campaña para retomar el Sudán y formó la fuerza expedicionaria Anglo-Egipcia del Nilo de 25.000 hombres, 8.600 de los cuales eran británicos. La campaña comenzó en 1896 y en septiembre de 1898 la batalla decisiva final tuvo lugar en Omdurman, fuera de Jartum. Con ametralladoras Maxim, artillería, rifles Lee-Metford (para los británicos) y fusiles Martini-Henry y Remington rolling-block (para los egipcios y sudaneses), los hombres de Kitchener cortaron el ataque del ejército Derviche. (7) Fue una victoria sorprendente, aunque el enemigo no estaba bien armado.

Sin embargo, en febrero de 1898 el Subsecretario de Guerra preguntó a la Cámara de los Comunes "si ha llamado su atención un informe en el sentido de que durante el avance de las tropas británicas en Egipto se había considerado necesario alterar la bala del Lee-Metford y, si este informe era correcto, por qué se determinó que las balas suministradas a las tropas no eran aptas; hasta qué punto se había llegado en esta cuestión y en qué consistía la naturaleza de tal alteración". Fue el Secretario de Finanzas de la Oficina de Guerra, Joseph Powell-Williams, quien respondió diciendo que: "ha pasado cierto tiempo para reconocer que la bala .303 tiene una deficiente energía que menoscaba su poder de detención (el tan mentado stopping power), y que por ello se le realizó una ligera modificación a las balas entregadas a las tropas desplegadas en Egipto, con lo que se cree, se eliminará ese defecto".

Figura N° 9: Cartel de reclutamiento de la I Guerra Mundial con la imagen de Kitchener

Acto seguido, las modificaciones sugieren que las balas Mark II fueron convertidas para ocasionar el aplastamiento de su nariz o punta, pero ya se había identificado un problema con la bala Dum-Dum. El problema consistía en que la cubierta de cupro-níquel no era lo suficientemente larga como para cubrir totalmente el núcleo de plomo de la bala, y ésta tenía la posibilidad de salirse o desprenderse mientras pasaba por el cañón del fusil, lo que podía ocurrir incluso durante los controles, al disparar en la fábrica los cartuchos con las puntas antes mencionadas.

Por lo antes expuesto, la fábrica de material de guerra de Woolwich, sita en Inglaterra, había diseñado dos balas expansivas de calibre .303, una de los cuales tenía un agujero profundo de 3/8 de pulgada en su nariz. Esto creó una bala de nariz o punta redondeada y hueca conocida como 'Hollow-Point' o punta hueca. Después de muchos ensayos fue adoptada dándosele el nombre de "Cartridge S.A. Ball .303 inch Cordite Mark III" (que traducido puede aceptarse como: bala Mark III para el cartucho calibre .303 pulgadas cargado con cordita). Un par de meses más tarde, y luego de realizarle algunas modificaciones, fue denominada como bala Mark IV, y tiempo después como Mark V. Para distinguirlas de las modificaciones realizadas en la India, eran conocidas como "Woolwich bullets" o balas Woolwich.

El órgano encargado de supervisar los gastos del gobierno británico y de proponer cambios en los impuestos para satisfacer la demanda del momento, era el Comité de Medios. Durante una reunión celebrada el 14 de marzo de 1898 John Dillon, un formidable político irlandés con un especial talento para inquietar a los ministros, dijo: "estoy muy ansioso de llamar la atención de la Subsecretaria de Guerra con referencia a las balas Dum-Dum. Se nos informa que han sido servidas en grandes cantidades para la nueva fuerza que se ha formado para prestar servicio en el África Occidental, una fuerza que desafortunadamente llevó a un conflicto con las tropas de una potencia civilizada", y también, llama la atención sobre la suma de 158.000 libras (equivalente aproximadamente a 15 millones de libras de hoy) asignados para la munición.

El presidente del Comité James Lowther, dijo que "ello no es para las llamadas balas Dum-Dum, sino para municiones hechas en Inglaterra y no para la munición fabricada en la India".

Powell-Williams agregó que "éstas son balas comunes". Cuando se le preguntó si nada de este dinero sería gastado en balas Dum-Dum, Powell-Williams respondió "sí". Pero Dillon empecinado le preguntó: "está el Honorable Miembro en una posición de asegurar al Comité que nada de este dinero se gastará, ya sea en el abastecimiento de las tropas de la India con balas Dum-Dum o de remitirlas a las tropas que han ido al África Occidental ?". Powell-Williams respondió: "esa es precisamente la garantía que quiero darle al Comité. Las balas a las que se refiere el Honorable Miembro son fabricadas en la India". Dillon no se rindió y dijo: "pero no es éste el hecho, lo importante es que debería indicarse si estas balas Dum-Dum han sido enviadas a las tropas británicas destinadas al África Occidental. Esto se ha constatado positivamente en la prensa, y es muy importante que nosotros deberíamos tener una confirmación autorizada por la Oficina de Guerra en cuanto a si éste es o no el caso, porque va a ser una cuestión de discusión por políticos en el parlamento francés en los próximos días". Finalmente Powell-Williams replica: "creo que terminé con ese punto cuando afirmé que las balas incluidas en las previsiones suplementarias son para balas normales".

Pero Dillon realizó la pregunta equivocada, porque las balas "normales" estaban destinadas a los soldados del ejército establecido fuera de la India, incluyendo la provisión del tipo de munición "no normal" a la fuerza expedicionaria Anglo-Egipcias en el Nilo, a las que se proveyó de las balas de punta hueca Woolwich (Woolwich bullet), pero hubo una evidente reticencia a decirlo.

Pudo haber ocurrido que el áspero estilo de Dillon indujera a una natural resistencia a dar una respuesta sin reservas. A pesar de todo, el gobierno británico estaba consciente de que en la India, las afirmaciones sobre los daños causados por la bala Dum-Dum estaban violentamente exagerados.

Pero estos informes fueron despertando una cierta excitación internacional dando origen a una ansiedad que no fue igualmente compartida por todos, lo que permitió a los británicos que no se develaran en todas partes los reales efectos causados por el sucesor del Mark II. Si éste fuera el caso, entonces tuvo éxito durante mucho tiempo.

Diez días después, el 24 de marzo, en la Cámara de los Comunes, Dillon volvió atrás en el camino y le preguntó a J. Lowther "¿quién es responsable de la cuestión del envío de las balas Dum-Dum a las tropas de la India; y si la oficina de la India tiene alguna información sobre el efecto de estas balas en hombres o animales?". Esta vez fue Hamilton quien respondió diciendo qué: "estas balas fueron remitidas por orden del gobierno de la India. Ninguna sanción adicional era necesaria para su expedición, ni tampoco ninguna pregunta sobre tal sanción fue realizada o dada. Pero el gobierno de Su Majestad estaba plenamente informado en cuanto a las actuaciones del gobierno de la India y no vio ninguna razón para cuestionar su decoro". Dillon entonces preguntó "si han sido enviadas balas Dum-Dum a tropas directamente bajo el control de la Oficina de Guerra, ¿y quién es responsable por el suministro de estas balas a las tropas que sirven en el África Occidental?", y le dijeron que: "las balas Dum-Dum no han sido enviadas a las tropas que se hallan bajo el control directo de la Oficina de Guerra".

El 07 de julio de 1898 Dillon se acerca un poco más al problema cuando preguntó "si una bala especial ha sido fabricada para ser utilizada por las tropas británicas en la expedición de Khartoun (NdelT: también se puede escribir como Khartum o Jartum), y si es así, por qué motivos se ha encontrado necesaria abastecer a las tropas con una bala especial". Fue Powell-Williams quien respondió diciendo que: "ninguna bala especial ha sido fabricada para su uso en Egipto. La bala enviada es la que ha sido adoptada para uso general en el Ejército después de los experimentos realizados y de los informes médicos recibidos". Cuando se le preguntó: "es esa la bala Dum-Dum", él respondió: "No señor, no lo es". Por supuesto, Powell-Williams y G. Hamilton no sólo estaban siendo muy cuidadosos en sus respuestas sino que estaban siendo "económicos con la actualidad".

Curiosamente en el libro de Churchill titulado "The River War" (El río de la guerra) publicado en 1899 sobre la expedición de Khartoum, no hace mención al tipo de munición utilizada por los británicos, y es tentador especular que ello era porque tenía remordimientos sobre la controversia que él y algunos otros escritores, involuntariamente, ayudaron a iniciar y promover.

Figura N° 10: Mapa de África colonial en 1898. Las posesiones británicas en color amarillo y las francesas en rosa claro

Se agrega más combustible

Pero los ejércitos europeos comenzaron a quejarse sobre la bala Dum-Dum casi tan prontamente como fue introducida temiendo, sin duda, que los rumores acerca de ella podrían ser verdaderos y que algún día podría ser utilizada en su contra. En abril de 1898 los críticos de esta munición recibieron algún apoyo médico cuando Paul von Bruns, un profesor de cirugía de la Universidad de Tübingen en el sudoeste de Alemania y cirujano general en el Servicio Médico del Ejército, en Württemberg, pronunció un discurso en una reunión de la Sociedad de Cirugía Alemana durante el cual sugirió que, como resultado de los experimentos que él había dirigido, el uso de balas Dum-Dum en la guerra fue "brutalmente inhumano".

El coronel cirujano William Flack Stevenson, profesor de cirugía militar en la Escuela Médica del Ejército, en Netley, respondió por escrito en el British Medical Journal el 21 de mayo del año antes mencionado, diciendo de que por la forma con que el tema se reportaba en la prensa y de las preguntas realizadas en la Cámara de los Comunes "seguro que se aparecerán ante personas de mente histéricas que no tienen la posibilidad de conocer el significado de los hechos de este caso ni la noción de por qué el gobierno inglés ha elegido para usar en el Ejército a un proyectil pequeño, que si bien en el espíritu, si no en la letra, contraviene el acuerdo del Congreso de San Petersburgo de 1868, de no utilizar proyectiles explosivos de menos de 400 gramos de peso. De hecho, es indudable que los efectos de las balas Dum-Dum bala han sido exagerados. La bala Snider fue probablemente el proyectil pequeño más destructivo usado en un ejército, pero nunca fue sugerida la inhumanidad de su empleo en la guerra. Cuando está viajando a la misma velocidad (como la bala del Martini-Henry) ésta produjo fracturas de huesos más extensas que cualquier bala de pequeño calibre, que la Dum-Dum u otras. [ ...]. Yo he realizado experimentos con balas Dum-Dum y he visto a nuestros hombres que habían sido impactados por ellas en la frontera con la India, y también he recibido numerosas cartas de oficiales médicos que vieron y trataron estas lesiones en la campaña de Tirah y estoy convencido de que existe una idea exagerada de sus efectos". En ese momento Stevenson era considerado el más importante experto británico sobre el tema y ya había escrito sobre ellas en su libro titulado "Wounds in War. The Mechanism of their Production and their Treatment" (Heridas de guerra. Los mecanismos de producción y su tratamiento), el cual fuera publicado en 1897.

Alexander Ogson (posteriormente, Sir), el Regius Profesor (8) de cirugía en la Universidad de Aberdeen y cirujano consultor de la reina Victoria, había estado presente cuando von Bruns dio su dirección. Tenía un gran interés en la cirugía militar y había asistido como médico durante varias campañas, siéndole otorgada la Medalla de la Campaña Egipcia y la Estrella de Bronce del Virrey de Egipto. Ogson se las arregló para conseguir una copia del documento final de von Bruns titulado "On the Effects of Lead-pointed Projectiles (Dum-Dum Bullets" (que se puede traducir como: Sobre los efectos de proyectiles con puntas de plomo (balas Dum-Dum), por el cual convocaba a las autoridades militares alemanas "para obtener por un acuerdo internacional, una modificación de la Convención St. Petersburgo (la que sólo permitía, para ser empleadas en guerras, a balas de plomo de pequeño calibre), acuerdo mediante el cual fuesen permitidas puntas de pequeño calibre tal como son las totalmente recubiertas por un manto de acero, o por lo menos recubiertas en su punta".

Esto fue demasiado para Ogson y en septiembre de 1898, decidió entrar en la refriega señalando que: "los experimentos de von Bruns se hicieron con balas de fusiles Mauser alemanes, algunas de las cuales fueron alteradas mediante la eliminación de parte del manto en el ápice para imitar, como fuere casi posible, lo que él suponía eran las balas Dum-Dum.

Pero es importante observar que von Bruns, evidentemente, nunca había visto o experimentado con la genuina bala Dum-Dum. Sus experimentos no fueron hechos con balas Dum-Dum en absoluto, pero si con balas Mauser de punta blanda (soft nosed Mauser bullets), tal como se fabricaban para los cazadores deportivos alemanes para ser usados en el fusil Mauser para la caza de grandes animales. Por lo tanto, es evidente que los experimentos de von Bruns se hicieron con proyectiles demasiados diferentes a los Dum-Dum originales, a fin de que nosotros nos justificáramos y que aceptáramos, de una vez por todas, a sus conclusiones como verdaderas".

La estrategia del gobierno británico de mantener silencio sobre la bala de Woolwich, si efectivamente eso es lo que se quería, llegó a un abrupto final en marzo de 1899 cuando von Bruns publicó "Sobre los efectos de las balas en uso más reciente en el Ejército Inglés. Balas de punta hueca" (en inglés, On the Effects of the Most Recent Bullets in Use in the English Army (Hollow-Fronted Bullets). En esencia, la conclusión fue que: "comparadas con las balas de plomo producen decididamente lesiones menos graves de las partes blandas (músculos) pero para igualarlas en poder destructivo deben impactar en un hueso". En respuesta a esto se señaló que, una vez más, las comparaciones se realizaron con "balas con puntas de plomo" de la casa Mauser y no con las verdaderas balas Dum-Dum.

Comentarios:

(1) El Reino Unido (United Kingdom o UK, en inglés) está compuesto por los países de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Su nombre completo es "Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte". Gran Bretaña, por otra parte, comprende únicamente Inglaterra, Escocia y Gales. A los habitantes de Inglaterra se les denomina ingleses, a los de Gales galeses, a los de Escocia escoceses y a los de Irlanda del Norte norirlandeses, pero a los habitantes del Reino Unido, se les denomina como británicos (british). Todos son británicos, pero ingleses solo son los de Inglaterra.

(2) El término Raj británico (del hindi raj /ra??/ 'gobierno, dominio'), según Wikipedia, se refiere al gobernante y administrador colonial británico de la región del Indostán anterior a 1947, es decir lo que hoy en día son las naciones de India, Pakistán, Bangladés y Birmania y Maldivas, así como algunas islas menores del océano Índico.

(3) Actualmente este calibre es conocido como .303 British (británico) o 7,7 x 56 R (la R de Rand, en alemán: reborde o pestaña). Es un cartucho de fusil, con pestaña, desarrollado en el Reino Unido durante la década de 1880 como un cartucho de pólvora negra siendo posteriormente adaptado para emplear cordita como mezcla propulsora. Fue el cartucho militar estándar británico desde 1889 hasta la década de 1950, cuando fue reemplazado por el 7,62 x 51 OTAN. Sobrevivió a dos guerras mundiales a pesar de tener reborde, lo que dificulta su uso en armas automáticas. Actualmente sigue fabricándose con fines cinegéticos.

(4) Sir Winston Leonard Spencer Churchill: Nació el 30 de noviembre de 1874 en el palacio de Blenheim. Fue un militar y político británico especialmente recordado por su mandato como Primer Ministro (1940-45) durante la Segunda Guerra Mundial.

Ingresó en la Real Academia Militar de Sandhurst en septiembre de 1893 y en diciembre de 1894 se graduó. Se alistó en el ejército cuando tenía 21 años como segundo teniente en el 4º Regimiento de Húsares, estacionado en Bangalore, India. Poco después se incorporó al Cuarto de Húsares, regimiento de caballería reputado como uno de los mejores del Ejército. Estuvo, en 1895, en la guerra de Cuba y combatió en la India (1898) y el Sudán (1899). En los campos de batalla aprendió sobre el arte de la guerra todo cuanto no había encontrado en los libros, especialmente cuestiones prácticas de estrategia que más tarde le servirían para hacer frente a los enemigos de Inglaterra. Sirvió un breve tiempo como comandante del 6 º Batallón de los Fusileros Reales Escoceses en la frontera noroeste de la India. Cuando Horatio Kitchiner organizó la campaña para reconquistar el Sudán, Churchill trató de unirse a su ejército pero Kitchiner se opuso. Churchill comenzó a mover todos sus contactos, incluyendo al entonces Primer Ministro lord Salisbury. Finalmente Churchill logró su objetivo y se unió al 21º Regimiento de Lanceros (decisión que era competencia del Ministerio de Guerra, no de Kitchiner). (Fuente: Wikipedia, the free encyclopedia)

Renunció a la vida militar para dedicarse a la política y se afilió al partido conservador en 1898, trasladándose posteriormente a África del Sur el 12 de octubre de 1899 como corresponsal del Morning Post en la Segunda Guerra Anglo-Bóer. Allí fue hecho prisionero y trasladado a Pretoria, pero consiguió escapar y regresó a Londres convertido en un héroe popular. Luego de regresar a su país se dirigió a Durban y se unió al ejército del General Redvers Buller en su marcha para liberar las ciudades de Ladysmith y Pretoria. Esta vez, si bien seguía siendo corresponsal de guerra, Churchill obtuvo una comisión en la caballería ligera de Sudáfrica. Luchó en la batalla de Spion Kop y fue uno de los primeros en entrar en Ladysmith y Pretoria. Churchill y su primo, el Duque de Marlborough, lograron ser los primeros en entrar en Pretoria, obteniendo la rendición de los guardias bóeres que vigilaban el campo de prisioneros británicos en esa ciudad.

En desacuerdo con el partido respecto a la cuestión sudafricana, Churchill se pasó a los liberales en 1904 y en 1906, a los 31 años, alcanzó su primer cargo gubernamental en el gabinete de Henry Campbell-Bannerman, que lo nombró Subsecretario de Colonias. Desde ese puesto defendió la concesión de autonomía a los bóers. Luego fue Ministro de Comercio (1908-1910) y del Interior (1910-1911) en el gobierno de Herbert H. Asquith, de quien sería Primer Ministro entre 1908 y 1916.

En 1911, tres años antes de estallar la I GM, el Primer Ministro Asquith lo nombró lord del Almirantazgo, tras lo cual Churchill se embarcó inmediatamente en una profunda reorganización del Ejército de su país. El 1 de septiembre de 1939 el ejército nazi entró en Polonia. Dos días después, Francia e Inglaterra declararon la guerra a Alemania y, por la noche, Churchill fue llamado a desempeñar su antiguo cargo en el Almirantazgo por el Primer Ministro Neville Chamberlain.

Cuando fue nombrado Primer Ministro el 10 de mayo de 1940, Churchill pronunció una conmovedora arenga en la que afirmó no poder ofrecer más que "sangre, sudor y lágrimas" a sus conciudadanos. Como Primer Ministro, le correspondió participar en las cruciales conferencias de Casablanca (1943), El Cairo (1943), Teherán (1943), Yalta (1945) y Potsdam (1945), en las que se diseñó la estrategia de la guerra, y una vez acabado el conflicto a delinear el mapa político mundial que se mantendría vigente hasta 1989. A pesar de la enorme popularidad alcanzada durante la guerra, dos meses después el voto de los ingleses lo depuso de su cargo.

Tras el triunfo de los conservadores en 1951 volvió a ser Primer Ministro y dos años después fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura por sus Memorias sobre la Segunda Guerra Mundial. Alegando razones de edad presentó la dimisión en abril de 1955, después de ser nombrado Caballero de la Jarretera por la reina Isabel II y de rechazar un título nobiliario a fin de permanecer como diputado en la Cámara de los Comunes.

Fue aclamarlo como un héroe hasta su muerte, el 24 de enero de 1965. (Fuente: Wikipedia, the free encyclopedia)

(5) Highlander: (voz inglesa). Se refiere a los habitantes de las denominadas "Tierras Altas de Escocia". Los highlanders son de origen céltico y conservan su antigua lengua e indumentaria.

El Regimiento "Gordon Highlanders" se formó oficialmente en 1881 cuando dos regimientos escoceses, el 75º y el 92º se fusionaron durante las reformas de Childers, sin embargo éste puede rastrear su historia a casi 100 años antes de ello. El 75° regimiento se formó en 1787 para el servicio en el lejano oriente por el coronel Robert Abecromby, y como era la tradición en ese momento, llevaba el nombre de su coronel. El 92° regimiento se creó por primera vez en 1794 por Alexander Gordon, 4° duque de Gordon, como el 92° Regimiento de Infantería de Gordon. En 1881 estos dos regimientos se fusionaron como parte de las Reformas de Childers y se convirtió en el "Gordon Highlanders Regiments".

(6) Al Mahdi, es un término árabe que significa "el divinamente guiado" y que fuera reclamado por varios líderes islámicos. El individuo al que nos referimos aquí es Muhammad Ahmad Ibn al-Sayyid Abd Allah que en junio de 1881 asume el título de Al Mahdi, siendo el más famoso de todos ellos. Fue el creador de un vasto estado islámico que se extendió desde el Mar Rojo hasta el África central y también fue creador de un movimiento que permaneció influyente en Sudán un siglo después. Asumiendo una interpretación mística del Islam, en 1881 proclamó su misión divina para purificarlo, al igual que a los gobiernos que lo contaminaron. Alrededor de cuatro años después de asumir como Al Mahdi conquista Sudán y establece un gobierno teocrático con su capital en Omdurman. Su extensa campaña culminó con una importante derrota de las fuerzas Anglo-Egipcias en Jartum, ciudad a la que conquista el 26 de enero 1885, muriendo seis meses después, el 26 de junio de 1885 en Ondurman.

(7) Derviche (del persa: darvish, "mendigo", de etimología incierta) es, en el sentido más habitual de la palabra, un miembro de una tariqa, es decir, una cofradía religiosa musulmana de carácter ascético o místico (sufí). También designa, en Irán y Turquía particularmente, a un religioso mendicante que en árabe se llama faqir. En Marruecos y Argelia se usa más comúnmente la palabra ijwan (hermanos) para designar a los miembros de una cofradía. Varios escritores occidentales a veces usaban el término derviche para unirlo a, entre otros, con el levantamiento de Muhammad Ahmad en Sudán, con Mohammed Abdullah Hassan y el conflicto de 1920 con las fuerzas británicas en Somalia o con otras rebeliones contra los poderes del colonialismo.

(8) Regius Profesor: nombramiento que necesita del visto bueno real para desempeñarse en una cátedra, y dada la relativa rareza de éstas significa que una cátedra Regius es un cargo prestigioso y codiciado.

Oscar Enrique Vanzetti Médico Legista

Copyright Enrique Vanzetti
Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización escrita del autor.

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2020 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: