Seguinos en:

De vuelta a las raíces

Una reseña sobre los arcos tradicionales

Autor: Alberto Pozzolo Fecha de publicación: 02/10/2014

Los arcos tradicionales tienen su lugar en la historia pero en estos últimos tiempos a habido un resurgimiento de estos arcos y la modalidad de tiro.

Sinceramente y hablando netamente de nuestro país, no sé si esto se debe a los problemas de importación o a una moda Vintage pero lo cierto es que el arco tradicional de unos 6 o 7 años a esta fecha ha crecido enormemente. Ya comente en otra ocasión sobre el Long bow Arango, en esta ocasión voy a hablar también de otro producto Arango pero esta vez de mi propiedad. El arco en cuestión es un turco de 45 lbs.

Un poco de historia

El arco turco es un arco recurvado compuesto y si bien tuvo su esplendor y desarrollo en el imperio Otomano este arco tiene sus antecedentes en arcos euroasiáticos, su configuración está muy emparentada a los arcos mongoles y húngaros.

El arco turco fue un componente militar muy importante en los ejércitos otomanos, de hecho las tropas turcas se enfrentaron con estos arcos a tropas europeas equipadas con armas de fuego con efectos devastadores sobre estas últimas. El arco turco en manos entrenadas era un arma letal además de formidable, rápido ligero y preciso un arquero podía tirar media docenas de flechas en el tiempo en que se recargaba un mosquete.

El arco turco y su práctica fue muy común y habitual en Turquía pero comenzó a decaer en la época Mahmud II pese a los esfuerzo de este último quien incluso destino a un alumno del tiro con arco Turco Mustafá Kani a escribir la historia del arco turco y su construcción .Cuando Mahmud II falleció en 1839 comenzó la desaparición del arco turco y de sus maestros constructores llamados bowyery.

Algo asombroso es también el alcance de estos arcos, en la época del imperio otomano existe un registro histórico de una flecha que llego a los 845.5 ms de distancia. En 1910 en Touquet Francia Ingo Simón disparo una flecha a 434 ms de distancia con un viejo arco turco.

Hay que hacer una diferencia entre arcos tradicionales y arcos históricos. El tradicional es un arco construido con las características propias del arco pero con materiales, procesos y herramientas modernas. El arco Histórico se fabrica con los materiales y procesos artesanales con que se fabricaron los primeros arcos. Estos arcos son por ende muy costosos.

Turco Arango: Primera impresión

A primera vista se ve agradable y armonioso, la madera tiene su encanto y calidez lo que le da una estética muy particular a este arco. Se siente liviano, muy liviano y balanceado. El tensado es suave y progresivo, realmente da placer empuñarlo y abrirlo.

El grip es muy bueno y está hecho de tal manera que se puede empuñar tanto con la mano derecha como con la mano izquierda con absoluta comodidad.

La ventana:

Si bien estos arcos originalmente no disponían de ventana ya que se montaban prácticamente sobre el dorso de la mano, esta tan bien hecha que la flecha calza perfecta sí que la ventana para alojar la flecha altere el balance del arco.

Las Palas:

Las mismas están hechas de dos laminas de bambú revestidas con fibra, son relativamente finas pero altamente sólidas rematadas en sus puntas por tips de madera.

Materiales:

El arco en cuestión está fabricado de guayibira y dos laminas de bambú con fibra de vidrio, la cara externa como se ve en la foto es negra lo que le da una aspecto muy especial ,además de darle más fuerza y solides a las palas prolongando su vida útil y haciéndolo menos propenso a sufrir deformaciones por calor/humedad.

Pruebas de tiro Antes que nada el arco turco se usa y se dispara de una manera muy particular llamada "empulgue", para ello hay que tomar la cuerda con el dedo pulgar con un anillo llamado Zihgir el cual yo no poseo por lo cual lo usare a la forma occidental tomándolo con tres dedos también conocido como "apache". Como dije antes el arco se siente cómodo y suave al tensar, al momento del disparo se siente suave pero rápido, muy rápido. No solo que es rápido sino que también es preciso y silencioso. En las pruebas realice disparos a 20 ms que es la distancia que me permite el salón y pese a que no soy un tirador experimentado, muy por el contrario, pude realizar buenas agrupaciones tirando tanto de forma instintiva como flecha al ojo.

El arco es fácil de encarar y disparar, cuando uno se acostumbra al arco es decir a los dos o tres flechas tiradas se comienza a gozar plenamente de esta obra de arte.

Terminación

Como todos los productos Arangos la calidad es excelente, me animo a decir que de calidad internacional, a mi ojo inexperto no le encuentro detalles, no hay marcas en la madera ni nudos ni tampoco defectos o imperfecciones en la fibra. Aclaro que lo pedí natural sin laca.

Un detalle, solo algo que hago por costumbre, le cambie la cuerda por una que fabrique yo con dacron color negro de 18 hilos lo que lo hace algo más lento pero más silencioso. La prueba la realice con flechas Pelkinche también de fabricación Nacional y gold tip Series 22 de carbono puro.

Un párrafo aparte merece las flechas pelkinche, estas flechas son de madera de fabricación nacional con astiles seleccionados por dureza y peso, la terminación es más que excelente con plumas naturales y con punta sptizer de bronce .Estas flechas tienen la particularidad de que al estar testeadas una por una todas vuelan de forma pareja, realmente son flechas de primerísima calidad, esto lo pude comparar al utilizar luego otro juego de flechas de madera.

Conclusiones

Este arco es además de ser estéticamente bello y agradable es un arco ideal para la práctica tanto del tiro recreativo como al de competición o el de caza. Ideal no solo para aquellos que se inician sino también para arqueros con sus años como es mi caso que siendo tirador de compuesto adquirí esta belleza.

La belleza de la madera es algo incomparable y la imagen de este arco automáticamente me remite a películas tales como 300 o también el Señor de los añillos, el tal como dije mas arriba una belleza uno no pude de dejar de exclamar lo bello que es.

Como contra lo único que puedo decir es que cuando uno arranca a tirar no se da cuenta y tira en media hora un centenar de flechas, por lo que los brazos me quedaron destrozados.

Alberto Pozzolo Entrenador de arco compuesto
Presidente de la Subcomisión de Arquería Club A.Unión de Santa Fé

Artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: