Seguinos en:

El derecho a la Defensa Nacional

Perecer donde se eleve la libertad e independencia de la Patria, es la tumba más gloriosa para el bravo. (Grl. José de San Martín)

Autor: Ricardo Seratti Fecha de publicación: 04/08/2006

Hay bullicio y algarabía en el patio del tío Sam, Están soplando vientos de cambio en la región; seguramente serán declarados vientos de guerra por Washington. El resultado de las elecciones presidenciales de Bolivia colocan en un primer plano el llamado problema indigenista, el tema energético y la ampliación del "Eje del Mal Latinoamericano". Un país con mayoría indígena ha elegido como Presidente a un dirigente de su misma raza. En cualquier lugar del mundo desarrollado sería normal. En una colonia es realmente un escándalo. Cuando la raza blanca latinoamericana elige candidatos corruptos, incompetentes, anti-nacionales se justifica con "vox populi vox dei".

Las democracias formales comienzan a acusar impacto en la línea de flotación, es cuestión de tiempo pero el destino es el fondo del mar. Pasaron quinientos años desde que los antecesores de Felipe González y José María Aznar desembarcaron por estas tierras. Venían acompañados por la religión de San Agustín, recordado por sus reflexiones de que nadie debía ser obligado a aceptar la fe contra su propia voluntad. Obviamente que los invasores que llegaron a América no habían tenido oportunidad de leer al filósofo católico. En sus primeros meses de gestión el nuevo Presidente ha cumplido con parte de lo prometido en la campaña proselitista, luego la población juzgará si son las correctas o no. Generalmente no es costumbre en la dirigencia política latinoamericana cumplir lo prometido. La inmoralidad ya es parte de las costumbres. Los valores siempre marcan la diferencia. Ya Montaigne reflexionaba al respecto de esta manera: "Puesto que nuestro entendimiento transita únicamente por el camino de la palabra, aquel que la falsea traiciona la sociedad pública.

Es el único instrumento a través del cual se comunican nuestras voluntades y pensamientos; es el trujamán del alma. Si nos falta la palabra, nos desplomamos y dejamos de conocernos entre nosotros; si nos engaña, vulnera nuestra relación y disuelve todos los vínculos de nuestra sociedad."

También Chile ha tenido elecciones, pero no generaron ninguna expectativa. Es bien conocido que la dirigencia de ese país son aliados incondicionales de los anglosajones. Reviste poca importancia si el vencedor es socialista o pinochetista. El mundo desarrollado y sus voceros le brindan todo tipo de elogios y lo consideran una especie de Israel, es decir su portaaviones anclado en el sur latinoamericano.

La tierra del Imperio del Sol formadora de hombres cultos y guerreros se encuentra en estado de ebullición. Un candidato nacionalista ha sacudido el árbol. Han llamado embajadores a consulta, ingresó un candidato reciclado de los años ochenta a pelear con un Presidente de otra nación, un autodenominado académico vocifera estadísticas económicas, hasta los presos emiten declaraciones contra el candidato. El pueblo peruano entendió eso y así en pocos meses un dirigente nacionalista ha logrado poner a su favor a la mitad de la población. Como siempre los grupos de privilegio han sido rápidos de reflejos y lograron la unión de todos los intereses similares para su defensa. Es un hecho que recuerda a la Argentina del año 1946, donde los liberales, conservadores, comunistas, radicales, religiosos, empresarios, en fin, toda la fauna colonial se unieron bajo la dirección del embajador norteamericano Braden contra Perón y su proyecto nacional.

Algo está despertando en los pueblos lentamente pero peor sería la inmovilización permanente. El hecho de que haya ganado el candidato oficialista mejora las posibilidades del nacionalismo peruano, si es que está organizado, con planes y voluntad de lucha. El fracaso oficial será inexorable y de esta forma no quedarán dudas para producir los cambios necesarios. De cualquier manera fue un logro significativo que una sociedad tan oprimida y colonial se haya inclinado a votar a un hombre surgido del pueblo y no de la dirigencia tradicional .Sería de esperar que no se olviden el tipo de sangre que tienen. El lema incaico se observa en la Escuela de Comandos del Ejército del Perú como un recordatorio para ese centro de formación de guerreros, cuya traducción dice: "No seas ocioso, no seas mentiroso, no seas ladrón." Ese pueblo ha sufrido como pocos el genocidio producido por el dominio colonial, que podríamos resumir con la frase del argentino Rubén Dri, profesor de filosofía y sociología de la religión: "La espada espiritual, o la cruz, como se la llama ahora, tiene como finalidad legitimar la espada.

Esa es la política que se da el monarca. La espada protege a la cruz y ésta legitima la espada" . También el resultado electoral pone en manifiesto la sentencia de Nietzsche: "La rebelión es la nobleza del esclavo."

Hay gobiernos de otros países sudamericanos que dan la impresión que han claudicado frente al Imperio. La República del Paraguay ha otorgado su territorio para la instalación de tropas de ocupación. Las mismas tienen la misión de relevamiento, adaptación y tareas de seguimiento de las actividades en Bolivia y la zona de la denominada Triple Frontera. Algunos expertos en política advierten que además la capacidad operativa y logística de dichas fuerzas les permitiría llegar hasta el Perú. La población paraguaya percibe que se cambiaron negocios particulares de los patrones del país por soberanía. También el gobierno autodenominado progresista del Uruguay está dando señales de querer doblegarse frente al Tratado de Libre Comercio norteamericano.

Es comprensible, algunos llegan a la política como parte de una carrera comercial y otros son dirigentes reciclados de viejas décadas pasadas. A mayor tiempo de permanencia en el tapete, mayores compromisos. Se nace patriota, no se hace. Pero los pueblos tienen otro lenguaje y más que nunca se debe recordar lo mencionado por el intelectual nacional y viejo luchador argentino, que se decía "divulgador de conocimientos" Don Arturo Jauretche: "No es tiempo este para pelear por las achuras, como los perros en el matadero, mientras el abastecedor se lleva la res entera." La frase es válida para los pueblos, ya que todo latinoamericano lleva en su mochila un poco de vergüenza por el comportamiento de algunos de sus dirigentes.

Cuando se complete el nuevo mapa político para los próximos años el Imperio corregirá sus cursos de acción teniendo en cuenta la nueva realidad. Virtualmente se podría calificar como un empate los resultados producidos por las elecciones, aunque el Imperio sabe que comenzó su declinación en la región. Por el otro lado si hubieran ganado las "fuerzas del mal" en Perú y Colombia, seguramente que ante esta situación los fundamentalistas protestantes anglosajones y sus amos declararían que Dios ha muerto, con la consecuencia que siendo así todo es válido y atacarían militarmente porque cualquier régimen es mejor que la anarquía. En su nueva ofensiva buscarán abrir brechas donde haya alianzas, ya se observa ese movimiento en el MERCOSUR y en el Pacto Andino, habrá presiones asimétricas y seguramente también a niveles personales buscando quebrar las voluntades de los dirigentes débiles que se encuentran en muchos países. Por las líneas interiores maniobrarán los colaboracionistas locales.

Esto último no es un tema menor, Marco Tulio Cicerón advertía que: "Una nación puede sobrevivir a sus locos y hasta a sus ambiciosos; pero no puede sobrevivir a la traición desde dentro. Un enemigo que se presente frente a sus muros es menos formidable, porque se da a conocer y lleva sus estandartes en alto; pero el traidor se mueve libremente dentro de los muros, propaga rumores por las calles, escucha en los mismos salones oficiales; porque un traidor no parece un traidor y habla con un acento familiar a sus víctimas, teniendo un rostro parecido y vistiendo sus mismas ropas, apelando a los bajos instintos que hay ocultos en el corazón de todos los hombres. Roe el alma de una Nación y trabaja secretamente amparado en las sombras de la noche para minar los pilares de una ciudad; infecta el cuerpo político de modo que ya no pueda resistir. Menos temible es un asesino. El traidor es como el agente portador de una plaga." El enemigo extranjero ya está en casa, la incógnita es sí estará dispuesto a realizar el trabajo militar que décadas pasadas delegaba en los súbitos locales.

Se está percibiendo un continuo aumento de la hostilidad por parte de la potencia hegemónica, también se suman otros países que acompañan a sus empresas transnacionales en reclamos y en la protección de sus negocios. Todo sea por el mercado y la libre empresa que es la generadora de felicidad y bienestar popular, demostrable con sólo revisar las estadísticas de la CEPAL. Además de las amenazas, desplazamientos y ejercicios militares, hay un notable aumento de las actividades de inteligencia y operaciones psicológicas. Al haber pocas personas con capacidad de pensar, según Schopenhauer, pero sí una inmensa mayoría que quieren tener opinión y se preguntaba que siendo así, en vez de crearlas ellos mismos la tomarían ya lista de los otros. Cuando los dirigentes imperiales hablan no los motiva el interés por la verdad, en el plano personal es la vanidad y en el plano político es la defensa de los intereses que representan. El conquistador, según Clausewitz, decía que éste es siempre un amante de la paz, que le gustaría hacer entrada a los países sin encontrar resistencia. Se refería en ese entonces a Bonaparte, sigue teniendo vigencia solamente cambió el nombre del Emperador. Todo lo que se oponga a los objetivos queda encuadrado dentro de la "Seguridad Nacional", que es una forma similar de definir la "Razón de Estado" que exime de justificar moralmente la iniciación de la violencia, la antesala de la doctrina de la guerra preventiva.

Una de las particularidades de las guerras modernas es que no se declaran, comienzan sin avisar buscando la sorpresa estratégica. Las presiones y amenazas son por regla general las primeras señales de un posible ataque. Otro problema que se suma es que la mayor parte de Latinoamérica ha sido desarmada por los dirigentes locales obedeciendo instrucciones desde el exterior. La caída del Muro de Berlín, la supuesta muerte de las ideologías y la llegada del Mesías Nuevo Orden Mundial, hizo coincidir a todas las dirigencias políticas y sociales de eliminar el Servicio Militar Obligatorio, privatizar o cerrar las industrias de producción para la Defensa, la eliminación de proyectos de investigaciones tecnológicas, de energía atómica y en algún país se llegó a la venta del armamento de las propias Fuerzas Armadas.

El caso más notable de entrega nacional fue la mejor alumna del liberalismo: la República Argentina cuando era regenteada por un liberal-justicialista en ese entonces de turno presidencial. No se menciona su nombre solamente por razones de energía negativa. Además de la entrega material esa época se caracterizó por la inmoralidad de una inmensa mayoría de los altos mandos militares, olvidando la premisa sanmartiniana que dice: "En costumbres y valor para la paz y en la guerra obrar, la divisa militar debe ser siempre el honor". San Martín contaba con que todo militar debe ser patriota; primero nacional y luego profesional. Este desmantelamiento moral y material de la Defensa es un factor más que contribuye a la condena de los pueblos, al sometimiento. Pero el plan de desarme va más lejos aún y, desde hace unos años, una cantidad de Organizaciones No Gubernamentales extranjeras y financiadas desde el exterior pregonan el desarme de los ciudadanos. Por la forma de actuar y por los antecedentes de algunas de las figuras visibles no sería de extrañar que se esté en presencia de agentes de inteligencia extranjeros, el resto de los miembros estarían encuadrados en un calificativo internacional que ya era mencionado por el Rey Salomón: "el número de idiotas es infinito". El Imperio necesita desarmar las poblaciones latinoamericanas, asegurándose que ese armamento no pueda ser utilizado por elementos patriotas de la futura Resistencia.

En otras épocas y después de grandes guerras algunos pensadores creían que si bien la lucha universal es una ley eterna, la evolución de la sociedad se orientaría hacia el desarrollo de la felicidad. Fueron denominados optimistas. También Engels decía que era el fin de las guerras después de la de 1871. Cuando finalizó la Primera Guerra Mundial sucedió algo similar, hasta llegar a la de 1991 cuando la ONU- a través del tío Tom- comandó la primer guerra del Nuevo Orden Mundial contra Irak a raíz de la invasión a Kuwait. La observación del poder destructivo, la cantidad y precisión de las nuevas armas algunos optimistas hablaban de la inconveniencia de presentar resistencia al poder norteamericano. No se debe medir a todos con la misma vara. El miedo, la ignorancia, la cobardía o la inteligencia y el valor de uno no necesariamente lo debe tener el otro.

En todas las épocas sucedió algo similar pero las guerras continuaron siempre. Se vive en una época en que el peligro de guerra es real y permanente, sólo faltan las circunstancias que generen la oportunidad. De allí que el Imperio concentre esfuerzos en desactivar, entre otros temas, la Defensa Nacional de los países habitantes de su patio trasero. Una de las características de las guerras coloniales ha sido la desproporción técnica entre los ejércitos del amo y la resistencia de los esclavos. Ante la limitación de las soberanías, restricciones de todo tipo, en este caso en particular de armamentos, producto de la falta de empresas nacionales del rubro o la falta de tecnología propia, se debe recurrir a todas las formas de poder aumentar la capacidad de defensa de las poblaciones. No debemos olvidar que las naciones poderosas adoptan medidas para asegurarse la exclusividad de ciertas armas, que básicamente son dos: el secreto y las prohibiciones. El contar con buenos servicios de inteligencia es un poderoso obstáculo para la sorpresa estratégica. Este ejército en la sombras busca prevenir a su país de toda sorpresa en cualquiera de los ámbitos. Quizás sea la expresión máxima de la seguridad.

Los Estados conducidos por personas medianamente responsables, saben que las fuerzas armadas son de enorme importancia en vista de que en el período inicial de la guerra, sólo ellas disponen de los efectivos de combate en tiempos de paz, conocido como escalón estratégico de la primera línea. Esto es únicamente en el plano de la guerra, sin perjuicio que las mismas pueden ser utilizadas para un sin fin de tareas en beneficio de la sociedad toda. Las fuerzas armadas tienen la movilidad, la capacidad de maniobra, el poder y la concentración de fuego y la fuerza de choque. Los ejércitos deben estar modernamente armados y organizados. Pero si aún fuese así, no es suficiente frente a la magnitud del poder del enemigo actual. Se requiere aún más y además se debe contemplar el derecho y el deber de todos los ciudadanos a defender el país con todos los medios y fuerzas disponibles para sostener la libertad, independencia y la soberanía, frente al agresor extranjero. Tampoco se debe descartar la variante de la guerra local producida por los colaboracionistas nativos asalariados del Imperio.

La patria es de todos los bien nacidos, el privilegio de morir en defensa de ella es para esos hombres de bien, no debería revestir importancia el tipo de vestimenta que luzcan. Ante situaciones similares, refiriéndonos al poder del enemigo, la historia demuestra que hubo muchos casos que se recurrió a las masas de ciudadanos para integrarlos al sistema de la Defensa Nacional. En el siglo XX se puede recordar al estado de Israel que frente a la superioridad numérica de sus enemigos, adoptó un sistema muy particular de defensa donde participa activamente la ciudadanía. Son conscientes de que uno de sus principales problemas es el demográfico, por lo tanto este sistema continúa vigente hasta la actualidad. La conducción política y militar de Vietnam es su larga lucha contra la potencia dominante recurrió a la militarización de su sociedad en lo que se conoció como el "pueblo en armas". Ese pueblo es el ejemplo más heroico de las guerras modernas. También el Mariscal Tito en Yugoslavia realizó algo similar. Su Doctrina Militar de Defensa Popular Total contemplaba lo que su nombre indica. Lo hizo en previsión de cualquier agresión de los dos bloques militares más importantes y vigentes en ese momento histórico. Tenían como antecedente la lucha victoriosa contra el invasor alemán en la Segunda Guerra Mundial. En América es posible que Cuba tenga un sistema de defensa popular.

Pero ahora surge la Venezuela Bolivariana liderada por Hugo Chávez Frías que está en preparación de una gran reserva militar a través de sus ciudadanos. Ante la agresión que viene soportando por parte de la potencia dominante a través de sus máximas autoridades y una gran variedad de lacayos, se les hace necesario tener al pueblo como factor militar para mejorar las posibilidades de combate de sus fuerzas armadas. Los pueblos con vocación de ser libres saludan con alegría esta medida. Algunos políticos la ven con preocupación pero no porque Venezuela pueda convertirse en nación agresora, sino por la comparación con su propia realidad. Los hombres básicamente se dividen en dos: los que se atreven y los que no.

El pueblo en armas multiplica los potenciales militares, además del orgullo de ser protagonista activo de su propia defensa. Los yugoslavos han dicho que el significado estratégico militar de la Resistencia General de todo el pueblo consiste precisamente en activar los inagotables recursos materiales y humanos, aprovechando las incontables ventajas que al defensor le brinda su territorio nacional. La lucha armada es el principal aspecto de la resistencia al agresor. La defensa debe ser poderosa y flexible. Es un complemento y una modalidad de lucha que le es de mucha utilidad a las fuerzas armadas, permitiendo que si se sufriera algunos fracasos parciales serían más fácilmente soportables, siendo posible y con más eficacia, eliminar sus consecuencias negativas. La técnica militar es operante sólo en proporción a la decisión y firmeza moral, a la capacitación y habilidad de los hombres que la manejan. Los hechos han revelado que la voluntad de combatir decididamente contra el agresor representa el mayor obstáculo a los planes de conquista de todo agresor en potencia. El filósofo musulmán Ibn Zafer afirmaba que: "Es necesario una montaña de astucia para contrabalancear un grano de fuerza." En definitiva es una medida defensiva, las fronteras vecinas no deberían de temer, a excepción de que las intenciones no sean las de un buen vecino.

La Defensa Popular Total es posible cuando se supera la clásica cuestión entre poder civil y poder militar. De allí la importancia imperial de mantener siempre abiertas viejas heridas producidas en el pasado entre estos dos poderes. Un pueblo armado y con sus fuerzas armadas operacionales, ambas con voluntad de lucha y en su territorio son muy difíciles de vencer. El ejemplo está en las luchas por la Independencia de los pueblos de América donde los imperios cayeron derrotados militarmente, siendo luego socorridos por los traidores locales a tal punto que no fue más necesario el empleo de las armas para la dominación. Refiriéndose a este tipo de defensa, el general André Beaufre afirmó que es un "poderoso instrumento de disuasión" .Quienes no quieren reconocer la importancia de la Defensa Nacional no lo hacen por ignorantes sino porque están trabajando para el Imperio o se encuentran muy comprometidos con él.

Los hombres de campo cuando no saben de qué lado sopla el viento observan la veleta. En política también hay veletas, prestando atención a los operadores imperiales locales se puede prever los pasos que dará el enemigo. En ese caso hay que realizar, adoptar y ejecutar todo lo contrario. Cuando se trata de defender la Patria hasta un humanista como Víctor Hugo arengaba: "Al enemigo hay que atacarlo incluso con piedras. Hay que destruir las calles de nuestras ciudades para levantar barricadas. Hay que fundir los arados para convertirlos en hacha, convertir nuestros campos en trincheras, y combatir con todo lo que está más a mano...Molestad al enemigo; fusilad al invasor capturado. Los guerrilleros que se valgan de la noche y de la niebla para entrar como víboras en nuestros desfiladeros, que apunten bien al enemigo, que lo destruyan..."

El enemigo está teniendo problemas, por lo tanto, cada vez más deja de lado el empleo de la política, que es pragmática, por la opción del empleo de la fuerza. Ante esta realidad que sólo se puede esperar dolor, destrucción y muerte, los Estados que opten por este tipo de defensa serán los únicos que tendrán oportunidad de sobrevivir y también de vencer. El entonces presidente de los Estados Unidos de Norte América, Ronald Reagan afirmó: "Ninguna nación que basó su seguridad en acuerdos firmados y al mismo tiempo abandonó su capacidad material para la guerra, duró lo suficiente para contribuir a la historia de la humanidad." No se debe esperar que la Doctrina Monroe acuda en ayuda de los países latinoamericanos, se debe recordar la agresión de parte del Reino Unido de la Gran Bretaña contra la Argentina por el tema de las Islas Malvinas. Jauretche decía "no hay nacionalismo sin pueblo", para los países con políticas nacionales se les hace necesario que sean defendidos además con el pueblo en armas.

Los países con dirigentes formales, sin pueblo y dentro del orden colonial ya optaron por la otra alternativa: la rendición. No sería extraño que las mujeres se ocupen de las cosas de los hombres. En la humanidad la superioridad corresponde no al sexo que engendra, sino al que mata, según Simone de Beauvoir, no obstante a la importancia de la mujer en el campo bélico, la guerra sigue siendo prioritariamente para los hombres. Estará llegando la hora de que se les demuestre a las mujeres que el hombre es merecedor de dicho poder. Se aprecia cada vez con más facilidad que muchos dirigentes no tienen un adecuado nivel cultural, pero la mayoría hace gala de haber leído al historiador y filósofo político italiano autor de "El Príncipe", sería de esperar que recuerden que: "Un Estado sin defensa militar está condenado". Maquiavelo.

Ricardo Seratti Asesor de seguridad y Profesor instructor de tiro.
Muchos de sus trabajos son realizados en el exterior.

Últimos 15 artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: