Seguinos en:

Piloto de tormentas

Una visión de la realidad sobre el problema del narcotráfico

Autor: Ricardo Seratti Fecha de publicación: 20/12/2006

"Se reconoce a los moralistas hipócritas por la indiferencia con que contemplan los vicios de las naciones y por la irritabilidad con que se desatan contra los vicios particulares."
Helvetius

El diario brasileño O Globo entrevistó al señor Marcos Camacho, también conocido como Marcola. El mismo es jefe del denominado Primer Comando de la Capital (PCC). Según sus propios dichos es una organización dedicada al narcotráfico que opera en la ciudad de San Pablo. En Argentina parte de ese reportaje es publicado por el diario La Nueva Provincia de la ciudad de Bahía Blanca. También medios televisivos porteños con sus farandulescos personajes que se autodenominan periodistas han comentado horrorizados el tenor de la entrevista. Los países que integran la América Latina tienen una realidad en común que es la pobreza, la marginalidad, la falta de expectativa de vida, en fin, la desintegración social cuyas consecuencias son múltiples y dentro de eso, es infaltable la violencia. El historiador argentino Jorge Abelardo Ramos decía que: "América Latina es una nación no constituida. Como somos una nación fragmentada, estamos dominados." La dominación imperial siempre busca la anulación de hombres y políticas nacionales. Eso es posible debido a la educación colonial, a la inexistencia de prensa independiente, a la deformación cultural, a la negación de la historia o como bien enseñaba José María Rosa: "la falsificación de la historia". La vieja y eficaz técnica de la conspiración del silencio ha permitido y continúa permitiendo la proliferación de la ignorancia. Hay formaciones de combate que en determinados momentos navegan a toda máquina, a oscuras y con silencio de radio pero jamás a ciegas. El pueblo está a ciegas, en algunos casos hasta por voluntad propia; no todos anhelan conocer la verdad, ya Nietzsche se preguntaba: "¿Qué dosis de verdad puede soportar un hombre?". Es cuestión de tiempo pero la realidad ingresa a nuestras vidas.

El gran aumento del delito en la región no debe ser analizado con el código penal porque no mejora la comprensión; es un problema estratégico de los pueblos dominados creado por el sistema político-económico que rige hasta la actualidad. Los mayores y redituables delitos en cuanto a magnitud económica no han sido ni son realizados por elementos marginales. Todo lo contrario, han sido y son realizados además de permitidos por los hombres del poder político y económico de los gobiernos de turno, sin distinción de banderías políticas. Esto último es destacable porque refleja que no existe la diferencia que se pretende imponer entre la izquierda y la derecha, y entre las dictaduras y las democracias. En el caso de Argentina muchos nombres se repiten en distintos gobiernos y de distintos signos políticos. Con distintos matices en lo superficial, producto de los actores transitorios, continúa la política de dominación extranjera. Son los hombres del sistema, son los que ostentan los masters del extranjero, son los gerentes imperiales que nos han conducido a esta situación y nos llevan al abismo de donde han surgido hombres como el señor Marcola. La alternativa válida continúa siendo Liberación o Dependencia.

La deformación del ciudadano comienza desde la niñez estimulando el espíritu de sumisión. Luego, la educación colectiva imperial se encarga de aquellos que perfeccionan el espíritu de iniciativa e independencia a través de distintas instituciones destructivas apropiadas. Lo importante es siempre que no se sepa quién es el enemigo, de esa manera es imposible vencerlo. De todos los delitos conocidos hasta el momento son dos los que más réditos aportan tanto en lo económico como en lo político social. El delito económico realizado desde la órbita política gubernamental, enriquece rápidamente a sus operadores, siembra el mensaje de la impunidad y la omnipotencia de la clase dirigente, tiende a quebrar la voluntad de los débiles y la entrega nacional es bien recibida por el patrón extranjero que garantiza con sus visas preferenciales la alternativa del eventual cambio rápido de domicilio. El otro negocio importante del delito es el de las drogas ilegales. El tráfico de drogas es sumamente importante, es una especie de impuesto indirecto. El consumidor paga y bien para acelerar su propia muerte. Los bancos agradecidos porque ese caudal de dinero contribuye a sostener la delicada situación del sistema financiero. En el interín del viaje pago en cuotas hacia la muerte la persona va destruyendo su poco cerebro y por ende pierde su voluntad política. En otras palabras, un "zombi" no genera problemas políticos. La droga es el negocio que necesita el sistema actual, además de ser necesario su abastecimiento para las clases medias y altas que no soportan vivir sin alguna ayuda extra en ese vacío espiritual en que se encuentran, y la novedad desde hace unos años es que también los sectores pobres y marginales se sumaron al consumo. Esto último también contribuye a las arcas pero además se puede considerar estratégico para el Poder, dado que consumen lo peor que les destruye el cerebro más rápido siendo una forma de acelerar la "solución final" para este nuevo tipo de esclavos. También el negocio de la droga genera muchos puestos de empleo, entretiene, da cobertura a otras formas de dominación, por lo tanto, es un negocio imperial.

A finales del año 1995 se realizó la Operación Río donde participaron las fuerzas armadas brasileñas en tareas policiales en las favelas de Río de Janeiro. Esa operación fue muy observada y comentada por militares que trabajan en el Pentágono norteamericano. Para ellos significó adquirir conocimientos en el terreno, adecuar formas de algo que los intelectuales de ese mismo país habían analizado ya en la década anterior y que motivó la adecuación de manuales militares para las nuevas guerras y los nuevos combatientes. Estos últimos han sido denominados Guerrilleros Urbanos Criminales (GUC). Si tuvieran conciencia política podrían ser llamados GUN, Guerrilleros Urbanos Nacionales. A continuación se transcriben los dichos de Marcos Williams Herbas Camacho, alias Marcola, desde la prisión de Brasil. A la pregunta del periodista si él era del PCC respondió: -"Más que eso, soy una señal de estos tiempos. Yo era pobre e invisible. Ustedes nunca me miraron durante décadas y antiguamente era fácil resolver el problema de la miseria. El diagnóstico era obvio: migración rural, desnivel de renta, pocas villas miseria, discretas periferias; la solución nunca aparecía. ¿Qué hicieron? Nada. ¿El Gobierno Federal alguna vez reservó algún presupuesto para nosotros? Sólo éramos noticia en los derrumbes de las villas en las montañas o en la música romántica sobre "la belleza al amanecer", esas cosas. Ahora somos ricos con la multinacional de la droga. Y ustedes se están muriendo de miedo. Somos el inicio tardío de vuestra conciencia social. ¿Vió? Yo soy culto. Leo al Dante en la prisión." Cuando se le pregunta cuál cree que sería la solución, recibe como contestación lo siguiente: -"¿Solución? No hay solución hermano. La propia idea de "solución" ya es un error. ¿Ya vio el tamaño de las 560 villas miseria de Río? ¿Ya anduvo en helicóptero por sobre la periferia de San Pablo? ¿Solución cómo? Sólo la habría con muchos millones de dólares gastados organizadamente, con un gobernante de alto nivel, una inmensa voluntad política, crecimiento económico, revolución en la educación, urbanización general y todo tendría que ser bajo la batuta casi de una "tiranía esclarecida" que saltase por sobre la parálisis burocrática secular, que pasase por encima del Legislativo cómplice. ¿O usted cree que los chupasangres no van a actuar? Si se descuida van a robar hasta el PCC. Y hay que saltar por sobre el Poder Judicial que impide puniciones. Tendría que haber una reforma radical del proceso penal del país, tendría que haber comunicaciones e inteligencia entre policías municipales, provinciales y federales (nosotros hacemos hasta conference calls entre presidiarios). Y todo esto costaría billones de dólares e implicaría una mudanza psicosocial profunda en la estructura política del país. O sea: es imposible. No hay solución."

Es impecable su descripción de la realidad y las alternativas para la resolución de los problemas sociales. En cuanto a la solución, siempre existe, a veces no es la ideal, otras veces lleva más tiempo del deseado, pero a estos problemas hay soluciones. Obviamente no en este marco actual, que es el que permitió llegar a esta situación. Tampoco todo debe medirse con dinero porque ésa es la medida del sistema y pretender ir en contra del mismo requiere utilizar sus debilidades pero imponer los nuevos criterios antisistema. El dinero que le falta a esos millones de marginales está en otros bolsillos. Horacio decía que había que hacer dinero a cualquier precio. Cicerón creía que con dinero ninguna fortaleza se le resistía. Pero Séneca afirmó que: "La fortuna teme a los valientes y oprime a los pusilánimes." Si bien en una estrategia no se debe omitir los potenciales del enemigo tampoco se debe ignorar las vulnerabilidades. Se debe tener presente que la eficacia está en la sencillez de la técnica. Hay distintas formas de ver al enemigo imperial: es grande y fuerte como un dragón pero al ser tan grande es posible también que sin puntería certera se impacte en el mismo. Las vulnerabilidades están a la vista y algunas al alcance, solamente faltan los líderes con la formación adecuada para este tipo de lucha. Posiblemente la reflexión más profunda, acertada y futurista que realiza este hombre se refiere a la implementación de una "tiranía esclarecida" como único método de salir de esta situación. La mediocridad instalada en los gobiernos acelera la descomposición. Hay cientos de miles de políticos pero pocos o quizás ninguno que sea estadista. Todos se concentran en el árbol, nadie con capacidad para ver el bosque. Allá por el año 1940 Will Durant reflexionaba en la introducción de un nuevo libro de filosofía sobre la situación actual y que guarda relación aún con esta realidad: "El paso de la agricultura a la industria, de la aldea a la ciudad, y de ésta a las enormes metrópolis, ha elevado la ciencia, ha degradado a las artes, ha liberado el pensar, ha liquidado a las monarquías y aristocracias, engendrando la democracia y el socialismo, ha emancipado a la mujer, ha desquiciado el matrimonio, ha roto el viejo código moral, ha sustituido el ascetismo por el lujo, ha cambiado el puritanismo en epicureísmo, ha exaltado el deseo en vez de la conformidad, ha hecho las guerras menos frecuentes y más terribles, y nos ha desprovisto de muchas consoladoras creencias religiosas, dándonos en cambio una fatalista y mecánica filosofía de vida. Todo fluye, y estamos perdiendo hasta el último punto de amarre y de estabilidad en medio de tal torbellino."

Ante la pregunta si temía morir en medio de esta batalla, la respuesta no se hizo esperar: -"Ustedes son los que tienen miedo de morir, yo no. Mejor dicho, aquí en la cárcel ustedes no pueden entrar y matarme, pero yo puedo matarlos a ustedes allí afuera. Somos hombres-bombas. En las villas miseria hay cien mil hombres-bombas. Estamos en el centro de lo insoluble mismo. Ustedes en el bien y el mal y, en medio, la frontera de la muerte, la única frontera. Ya somos una nueva "especie", ya somos otros bichos, diferentes a ustedes. La muerte para ustedes es un drama cristiano en una cama, por un ataque al corazón. La muerte para nosotros es la comida diaria, tirados en una fosa común. ¿Ustedes, intelectuales, no hablan de lucha de clases, de ser marginal, ser héroe? Entonces ¡ llegamos nostros! ¡ja-ja-ja! Yo leo mucho; leí 3.000 libros y leo al Dante, pero mis soldados son extrañas anomalías del desarrollo torcido de este país. No hay más proletarios o infelices o explotados. Hay una tercera cosa creciendo allí afuera, cultivada en el barro, educándose en el más absoluto analfabetismo, diplomándose en las cárceles, como un monstruo Alien escondido en los rincones de la ciudad. Ya surgió un nuevo lenguaje. ¿Ustedes no escuchan las grabaciones hechas "con autorización" de la justicia? Es eso. Es otra lengua. Está delante de una especie de post miseria. Eso. La post miseria genera una nueva cultura asesina, ayudada por la tecnología, satélites, celulares, Internet, armas modernas. Es la mierda con chips, con megabytes. Mis comandados son una mutación de la especie social. Son hongos de un gran error sucio."

Cuando habla de la muerte, marca la diferencia entre el pensamiento de las clases acomodadas, que se ocupan mucho del colesterol y el estrés y su realidad, que es la de millones de seres marginales. Además en estas nuevas épocas hay una educación generalizada de todo lo "light", no se debe hablar más del honor, orgullo, valentía, sacrificio, esfuerzo y muerte. La virtud se hizo tan accesible que cualquiera puede poseerla. Los gobiernos no aprueban tener pueblos con coraje. Como decía la escritora francesa Marquesa de Sevigne: "En el umbral de la muerte comienza la igualdad". La oscuridad del mundo actual no se debe a los filósofos, posiblemente la falta de estos o la mala interpretación de los que se tuvo no nos permiten comprender el todo o una porción con relación al todo. Como bien señala Durant: " Lo que distingue a una mente filosófica no es tanto la sutileza especulativa como la amplitud de visión y la unidad de pensamiento." La democracia en estos momentos es un mecanismo electoral que lleva hacia las urnas a masas inconscientes. Sin lugar a dudas no puede ni tampoco se interesa en resolver estos problemas sociales. El dirigente electoral y miembro sumiso del sistema basa su "poder" precisamente en esa maquinaria y con la gente en esa situación. De cualquier manera y coincidiendo con la situación de sus hombres, el analfabetismo es bueno para algunas cosas de la guerra pero es la sepultura para otras. No se puede ignorar que semianalfabetos estén ocupando puestos importantes, pero eso no quita que no haya hombres con capacidad para revertir la situación. Es más, la conducción del mundo actual está en manos de hombres brillantes, por eso es tan difícil la comprensión del problema, y si no hallamos la comprensión menos la solución. Spinoza decía que: "Los hombres se creen libres porque son conscientes de su voluntad y deseos; pero ignoran las causas que les llevan a querer y desear." Marcola se reconoce como un buen lector, o sea que está aprovechando su tiempo en prisión para aumentar sus conocimientos. Actualmente manifestó estar leyendo a Clausewitz, seguramente al término de su lectura se le producirán nuevas inquietudes y quizás de a poco ingrese en la lectura política de alto nivel, si es que aún no lo ha hecho. Manifestó haber leído miles de libros. La lectura siempre es importante, pero más que leer muchos libros es necesario leer buenos libros. Cinco minutos de lectura y diez de pensamiento, porque sino se podría caer en el hábito de leer sin pensar. Por lo expuesto en su nota periodística queda en claro que se está frente a un dirigente esclarecido y con voluntad no solamente de resistir sino de contraatacar.

Cuando se le preguntó qué cambió en las periferias, dió como respuesta: -"Dinero. Nosotros ahora tenemos. ¿Usted cree que quien tiene 40 millones de dólares como Beira Mar no manda? Con 40 millones de dólares la prisión es un hotel, un escritorio. ¿Cuál es la policía que va a quemar esa mina de oro, entiende? Nosotros somos una empresa moderna, rica. Si el funcionario vacila, es despedido y "colocado en microondas". Ustedes son el estado quebrado, dominado por incompetentes. Nosotros tenemos métodos ágiles de gestión. Ustedes son lentos, burocráticos. Nosotros luchamos en terreno propio. Ustedes, en tierra extraña. Nosotros no tememos a la muerte. Ustedes mueren de miedo. Nosotros estamos bien armados. Ustedes tienen calibre .38. Nosotros estamos en el ataque. Ustedes en la defensa. Ustedes tienen la manía del humanismo. Nosotros somos crueles, sin piedad. Ustedes nos transformaron en super stars del crimen. Nosotros los tenemos de payasos. Nosotros somos ayudados por la población de las villa miseria, por miedo o por amor. Ustedes son odiados. Ustedes son regionales, provincianos. Nuestras armas y productos vienen de afuera, somos "globales". Nosotros no nos olvidamos de ustedes, son nuestros "clientes". Ustedes nos olvidan cuando pasa el susto de la violencia que provocamos." Continuando con el reportaje, el periodista pregunta: ¿ qué debemos hacer? lo cual replica: -"Le voy a dar una idea, aunque sea en contra mía. ¡Agarren a "los barones del polvo" (cocaína)! Hay diputados, senadores, hay generales, hay hasta ex presidentes del Paraguay en el medio de la cocaína y de las armas. ¿Pero, quién va a hacer eso? ¿El ejército? ¿Con qué plata? No tienen dinero ni para comida de los reclutas. El país está quebrado, sustentando un estado muerto con intereses del 20% al año, y Lula todavía aumenta los gastos públicos, empleando 40 mil sinvergüenzas. ¿El ejército irá a luchar contra el PCC? Estoy leyendo a Clausewitz, Sobre la Guerra. No hay perspectiva de éxito. Nosotros somos hormigas devoradoras, escondidas en los rincones. Tenemos misiles anti-tanque. Si embroman, van a salir unos Stinger. Para acabarnos, solamente podrán con una bomba atómica en las villas miseria. ¿Ya pensó? ¿Ipanema radioactiva?"

Su reportaje es como la situación que vive esa gente: duro y realista. ¡Cómo hacer para ignorar esas palabras si los medios las están publicitando! El mismo jefe habla de la corrupción de los hombres de las fuerzas de seguridad encargadas de neutralizarlo, habla del manejo de grandes toneladas de drogas y menciona a presidentes de un país vecino al Brasil, y dicho sea de paso de la Argentina. El país a que se refiere perdió a toda su clase dirigente en una guerra del siglo XIX. De ser el país más avanzado del cono sur americano pasó a sobrevivir con el contrabando, la emigración de sus ciudadanos a los países linderos y el arrendamiento de su territorio a tropas militares extranjeras. También dicho jefe habla del miedo que les tienen propios y contrarios, y eso es fácilmente perceptible.

Entonces el interrogante es cómo enfrentarse a esos hombres donde la muerte es el pan de cada día y la lucha es el aire que respiran. También se debe tener en cuenta que en estos países, y debido a la decadencia social en que se encuentran desde décadas, el ingreso a los organismos de seguridad y fuerzas armadas ha dejado de ser por vocación y los requisitos son cada vez más fáciles de cumplir, permitiendo que un importante porcentaje de los hombres que ingresan a las fuerzas provengan de ese extracto social y además vivan en sus mismas zonas. Eso implica que la represalia puede llegar desde la casa de al lado o a la vuelta de la esquina. También menciona el nuevo lenguaje de los miembros de la era de la post miseria, es prácticamente ininteligible , justo ahora en plena promoción que para ser un buen policía es necesario saber inglés, computación y derechos humanos. Sin mencionarlo pero por las referencias que señala está hablando de un estado fallido.

Este dirigente que ya dió muestras hace meses pasados de que un ejército a sus órdenes ataca cuando se lo propone, tiene una formación intelectual que hace muchos años no se observaba en alguien de estas características y hace recordar a lo mencionado por el historiador griego Plutarco cuando advertía sobre la importancia de la conducción : "Un ejército de ciervos dirigidos por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo." Sería sensato advertir que este león además no conduce ciervos.

La pregunta final del reportaje fue con respecto a la solución y la respuesta ha sido: -"Sólo pueden llegar a algún suceso si desisten de defender la "normalidad". No hay más normalidad. Precisan hacer una autocrítica de su propia incompetencia. Pero a ser franco, en serio, en la moral. Estamos todos en el centro de lo insoluble. Sólo que nosotros vivimos de él y ustedes no tienen salida. Sólo la mierda. Y nosotros ya trabajamos dentro de ella. Entiéndame, hermano, no hay solución. ¿Saben por qué? Porque ustedes no entienden ni la extensión del problema. Como escribió el divino Dante: "Pierdan todas las esperanzas. Estamos todos en el infierno."

Como parte de la dominación el Poder Mundial, que no es otra cosa que la explicación que brindó el General Perón ante una pregunta de qué era la Sinarquía allá en el año 1972, impuso a través de distintos métodos una llamada clase dirigente que sus rasgos más notables son la mediocridad. Es una muy buena jugada con doble rédito, no solamente el mediocre es rastrero y dócil ante el Poder, sino que con sus conciudadanos está creído que es realmente un dirigente. Los hombres de bien sienten repugnancia como para ingresar a los partidos políticos tradicionales. A medida que el Poder Mundial comience a cambiar las democracias coloniales por las dictaduras coloniales, éstos serán las achuras para los perros de la guerra. Marcos Camacho en otra parte de su reportaje deja bien en claro que la mediocridad de los hombres del sistema colonial no pueden con ellos. Hasta menciona lo que los norteamericanos ya tienen previsto para el año 2020 aproximadamente, que es el empleo de armas atómicas tácticas en ciudades altamente pobladas de pobres y marginales. Habla también de la falsa moral de esta sociedad occidental y sus debilidades. En Argentina mucho no se sabe acerca de quién es este hombre Marcola. No obstante, este reportaje asustó a las "señoras gordas" y sus maridos del "medio pelo argentino". Es la mala conciencia de la época. Está asustando a quienes en la negación de la realidad disfrutan de la sociedad de libre mercado.

Es de mal gusto alterar la moralidad de estos tiempos: la mentira y la hipocresía. Se puede deducir que este hombre está formado en la adversidad de la vida, cocido a barro, dolor, sangre y fuego, pero quizás con la condición de no ser fácilmente resignable. Su jerarquía seguramente ha sido ganada no en los salones de una Escuela de Guerra militar sino en las calles del "todos contra todos" y por sobre todo el "vale todo". Se podría definir como un "Piloto de Tormentas", término con el cual denomino a los hombres con capacidad para enfrentar y resolver problemas. Son los que nunca anteponen una queja a la misión, no sufren el estrés occidental y, fundamentalmente, no tienen techo mental. Cómo enfrentar a un hombre con esas condiciones. Es muy posible que deban pasar muchos años antes de que llegue la solución a los problemas sociales que muy bien describe Marcola, quizás él no los sobreviva, pero de no ser así y se llegara a tomar la resolución de enfrentar a esa amenaza por la fuerza de las armas del Estado, será necesario de hombres esclarecidos, por lo tanto en este momento se trata de hombres excepcionales, para conducir este tipo de guerra social.

La principal contramedida a esa situación es política y obviamente existe, aunque no sea el tiempo aún de que vuelva a resurgir de su siesta histórica. Pero volviendo a la posibilidad de combatir a esa gente por parte de elementos del sistema actual, solamente hay una sola buena noticia para el Comandante militar, que se vería, en principio, ante un enemigo bravo y culto. Nietzsche decía que "El hombre noble reclama para sí a su enemigo como una distinción suya." Unos de los requerimientos en la búsqueda de información es la biografía del Comandante enemigo. La información detallada y su correcto análisis permiten ingresar en su frecuencia de pensamiento. Este caso en particular necesita de un Comandante que sea un Piloto de Tormentas, caso contrario tendrá grandes dificultades para desempeñar un buen papel, aunque qué mejor para un guerrero que enfrentarse a otro guerrero.

No debemos confundirnos con la situación; para los estrategas imperiales es parte de la planificación que oportunamente realizaron. Ellos tienen sus propias contramedidas y puede que estén basadas, en un alto porcentaje, en el trabajo cotidiano para que no surjan líderes esclarecidos. Las organizaciones delictivas por más poder que posean son parte del sistema, el problema les llegaría si este señor Camacho en sus habituales lecturas descubriera dónde reside su poder, y así seguramente pondría en jaque, por lo menos, a los gobiernos locales. Los generadores de esta situación social a lo largo y ancho del mundo, los obesos de impunidad, de dinero mal habido y falsa moral deberán comenzar a recordar lo dicho por el poeta griego Píndaro: "Cuando la fortuna nos muestra una cara más hermosa que nunca, es precisamente cuando se está fraguando la tormenta sobre nuestras cabezas."

Ricardo Seratti Asesor de seguridad y Profesor instructor de tiro.
Muchos de sus trabajos son realizados en el exterior.

Últimos 15 artículos publicados por el mismo autor:

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: