Seguinos en:

El ojo del tirador

Como utilizar mejor los Filtros Ópticos

Autor: Salvador Daniel Patti Fecha de publicación: 15/10/2019
Auspicia: LaserHawk

La visión es el sentido que permite detectar parte de la energía radiante e interpretarla, pero la misma luz puede producir un efecto negativo en la retina de las personas, en particular las radiaciones más energéticas de lo que llamamos espectro visible, que es esa pequeña porción del espectro electromagnético que nuestro ojo puede resolver. Para no ser reiterativo, esto ya lo hemos tratado en algunas otras notas, si no lo recuerdan les sugiero leer nuevamente la nota titulada los retículos luminosos donde tratamos ampliamente el tema. No solo se trata de proteger el ojo sano del tirador o cazador, sino también de que aquellos que ya presentan algún problema puedan sacar sus máximas prestaciones, Haberle resuelto recientemente un problema bastante grave a un amigo cazador, es lo que me motiva a escribir sobre esto.

Hablar y hacer notas sobre miras telescópicas y binoculares es de las cosas que más me apasionan, pero sin un ojo sano que pueda colocarse detrás de ellos, nada tiene sentido. Por eso hablar sobre estas cosas es casi tan importante como hacerlo sobre miras y binoculares.

Uno de los fenómenos que ocurren en nuestros ojos cuando la luz lo atraviesa es el de la absorción de las radiaciones por las diferentes partes del ojo, que determina cuales son las longitudes de onda que alcanzan la retina.

Los medios oculares absorben parte de la radiación que los atraviesa transformándola en calor. Esta absorción en los medios oculares tiene como características importantes que es selectiva y que varía con la edad, en especial debido al amarilleamiento del cristalino. El ojo es bombardeado continuamente por todas las formas de radiación electromagnética, sin embargo solo aquellas longitudes de onda que son absorbidas por los fotopigmentos de la retina con la consiguiente generación del impulso nervioso es la que llamamos luz visible.

Una de las radiaciones más peligrosas, es la de la luz azul, Esta longitud de onda, comprendida entre los 450 y 495 nm, es una verdadera amenaza para la retina humana.

En la retina se produce la melatonina, uno de los antioxidantes naturales más importantes contra la protección de la luz azul. Investigaciones recientes, sostienen que la melatonina puede ser suprimida por la incidencia de la longitud de onda comprendida dentro del rango antes mencionado. Además la luz azul es la encargada de la producción de sustancias tóxicas, las cuales obstruyen la función degradante del epitelio pigmentario, cuyo mecanismo es nutrir y desechar residuos de la retina, caso contrario, se contribuye en la formación de depósitos que producen maculopatías. Uno de los filtros mas popularizados en el último año para el bloqueo de la luz azul es el comercialmente llamado Blue Light sobre el cual, algunas personas, pudieron ver o en mi sitio o en nuestra página de facebook los videos de prueba que al respecto grabé en mi laboratorio de óptica en la facultad. Pero eso no es todo, por otro lado, existen filtros de absorción selectiva que filtran la luz eliminando distintas bandas del espectro electromagnético. Sabemos que dentro del espectro electromagnético la luz compuesta principalmente por las longitudes de onda corta cumple una doble función en el ojo.

Por un lado, estimula las células fotoreceptoras de la retina (conos y bastones, ver nota titulada nuestros ojos y la visión nocturna en la cacería) estos fotoreceptores son las células encargadas de convertir la señal luminosa en una señal eléctrica y conducirlas hasta el cerebro para formar la imagen, y por otro, regula el ritmo circadiano y el estado de alerta, dos de las funciones vitales para el ser humano. A pesar de la importancia de estas funciones, las longitudes de onda corta pueden ser perjudiciales no solo para los tejidos oculares y sus dioptros, sino también para la función visual. En cuestiones oculares, diferentes estudios avalan la utilidad de filtros amarillos como elementos ópticos complementarios al pigmento amarillo natural que poseen muchas especies animales para mejorar la función visual.

Además, este pigmento, que se caracteriza por tener la capacidad de migrar a otras partes del ojo en función de la iluminación, es comparable a la distribución del pigmento macular existente en el ojo humano, cuya concentración disminuye hacia la retina periférica encargada de la visión en condiciones de poca iluminación.

Las principales causas de ceguera crónica son las cataratas, el glaucoma, la DMAE, las opacidades corneales, la retinopatía diabética, el tracoma y las afecciones oculares infantiles, como las causadas por la carencia de vitamina A. Causas relacionadas con la edad o la diabetes tienen cada día mayor prevalencia en los países desarrollados. Otro fenómeno de interés en este sentido es la llamada dispersión de Rayleigh, considerada como la dispersión de la luz o de cualquier otra radiación electromagnética por partículas mucho menores que la longitud de onda de los fotones dispersados.

Ocurre cuando la luz viaja por sólidos y líquidos transparentes. Si el tamaño de las partículas es mayor que la longitud de onda, la luz no se separa y todas las longitudes de onda son dispersadas, como cuando, al atravesar una nube, ésta se ve blanca. Para que la luz sea dispersada, el tamaño de las partículas debe ser similar o menor que la longitud de onda. La intensidad de la luz dispersada es inversamente proporcional a la cuarta potencia de la longitud de onda, relación conocida como Ley de Rayleigh. La dispersión produce pérdidas de luz en el paso de la energía radiante a través del ojo. Esto se debe a las partículas submicroscópicas que se encuentran en la estructura celular del ojo.

Bien, todo esto puede dar lugar a diferentes tipos de patologías, aparte de las ya nombradas de las que pueden ser congénitas, o adquiridas por otras cuestiones, como ser: Atrofia Óptica, Albinismo, Acromatopsia, Pseudoafaquia, Degeneración macular, Retinitis pigmentaria, Ceguera nocturna, Retinopatía Diabética, Cataratas, Fotofobia, afaquia, Glaucoma, etc, etc, no tiene sentido explicar cada una de ellas, lo cierto es que si algún cazador o tirador ve imposibilitada su actividad por alguna de estas causas, es importante que sepa que una vez diagnosticado y recetado correctamente por el médico oftalmólogo existe la posibilidad de solucionar por lo menos en parte este tema por medio de anteojos neutros o con su graduación mas el aplicado del correspondiente FILTRO OPTICO para su problema.

Un filtro óptico no es simplemente una lente oftálmica coloreada, sino que ese color se debe a los componentes específicos y determinados que se agregan en su fabricación justamente para dejar pasar, absorber, filtrar, etc, las longitudes de ondas que producen una mejor visión de acuerdo al problema que cada uno pueda tener.

A manera de ejemplo y para la mejor comprensión de esto les dejo aquí los gráficos de los diferentes filtros y sus aplicaciones y características para la mayoría en los casos que hemos mencionado, así como también los gráficos de absorción espero que les sea de utilidad, buenas observaciones y mejores tiros.

Salvador Daniel Patti Licenciado en Optica Oftálmica
Titular del Laboratorio Óptico LaserHawk

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2019 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: