ABRIR

Caza

El correcto montado de la mira telescópica

Un paso a paso para evitar daño y lograr los mejores resultados

Autor: Patti Salvador Daniel

Fecha publicación: 29/06/2020

Auspicia: LaserHawk Mayorista

Este tema parece un tema básico y sencillo. Pues no lo es. A veces uno que hace tanto tiempo que está en esto da por entendido muchas cosas que en realidad el cazador o tirador desconoce. El 99% de las miras montadas en los rifles no están colocadas correctamente, y hacerlo así mejora muchísimo la performance del equipo y protege la mira. Que hay rifles con miras mal montadas hace tiempo y "pegan" o "matan todo" si es verdad, hasta que por un simple golpe o una bala con mas carga que lo sacuda de mas haga que dejen de hacerlo.

Muchas, muchísimas de las miras que llegan para reparación tienen desajustes o roturas internas debido a un montado de la misma en forma deficiente. Observar el tubo de una mira usada o montada con anterioridad dice mucho de ello. Incluso es un punto a observar y a tener en cuenta ante la compra de una mira usada si uno no es un experto. Puede que les dé una idea que adentro no ha sido bien tratada, incluso sin haber sido abierta nunca.

Las marcas dejadas por un mal montado nos indican en gran medida que es lo que debemos corregir, y nos permite saber donde la anilla aprieta al tubo, como lo hace y donde lo hace, además de darnos una idea de la terminación interior de las mismas. Nos explayaremos sobre esto a lo largo de la nota.

A veces al apretar los tornillo parece que la mira está bien sujeta, pero al ser el interior de las anillas deficientes la misma se mueve a cada disparo dentro de la anilla, generando un efecto martillo, a veces a tal punto que si no existiera el cono del objetivo donde la mira literalmente se clava, ésta saldría despedida. La siguiente foto muestra ese caso donde el "clavado" fue tal que desprendió casi un milímetro de material.

Lógicamente que la mira al no estar perfectamente sujeta, al realizar nuestros tiros parecen ser mas de una escopeta que de un rifle, y uno empieza a echarle la culpa al rifle, a la punta, a la recarga, etc., etc. Hasta a la propia mira sin saber exactamente porque, y aun antes de que la mira se desajuste o rompa internamente a raíz de ello.

Me han llegado muchísimas miras de valores incalculable en dólares, montadas con anillas deficientes, o montadas con anillas de calidad que por no hacer este proceso (que se denomina lapping) estaban muy mal marcadas, y a veces hasta con sus tubos hundidos.

Los "arrastres" observados en las fotos precedentes son una clara muestra de ello, incluso puede observarse como la no concentricidad de las anillas (lo que llamamos diente de perro) han "costilleado" el tubo de la mira, a punto tal, de deprimir el material hacia adentro. Y no se trata de una mira barata ni de mala calidad precisamente. Entonces todo esto puede evitarse trabajando el conjunto.

Empecemos por las bases o las pastillas. En la mayoría de los rifles armados es necesario primero corroborar la perfecta alineación de las mismas, completando este procedimiento con la presentación de las anillas. En la foto mostraremos un equipo profesional, pero no es necesario comprar uno para realizar el trabajo correctamente. Iremos dando las ideas para poder hacerlo de forma correcta con elementos conseguibles en la mayoría de los casos.

Para poder corroborar la perfecta alineación de las bases y las anillas necesitamos contar con dos pedazos de hierros cilíndricos de unos 10-15 centímetros de largo con una punta torneada a unos 35 grados. Estos cilindros deben tornearse también al diámetro exacto de la mira que vamos a colocar, sea de 1 pulgada, 30, 34 o 36 mm en algunos casos.

Podemos hacerlo por ejemplo a partir de cualquier palier viejo que consigamos. Cada pedazo de cilindro se montará en una anilla de manera que las puntas se enfrenten lo más cerca posible. Si todo está bien hecho las puntas estarán perfectamente enfrentadas una con la otra, de no ser así, las mismas mostraran el desvió que las bases o las anillas poseen, y es muy importante corregir todo lo que se pueda las bases dejando las puntas con el mínimo error posible. El residual podremos corregirlo al trabajar las anillas como veremos después. Toda desalineación de las bases se traducirá en un mal trato y en una tensión excesiva que absorberá el tubo principal de la mira, pudiendo en muchos casos torcer al mismo, levantarle material o incluso presionar mecanismos internos al colocar las anillas, impidiendo de esta forma el correcto funcionamiento de la mira.

Una vez alineado esto, colocamos las anillas en el lugar exacto donde quedarán finalmente, (en el caso de tratarse de pastillas o riel tipo weaver o piccattiny) para esto necesitaremos presentar primero la mira y se presenta SIN apretar los tornillos, de manera de poder también mover la mira dentro de las anillas y buscar el eye relief exacto para nosotros y de ser necesario poder mover a la posición exacta y definitiva de las anillas.

Una vez hecho esto, y antes de desarmar las anillas marcamos el frente de las mismas, la de adelante y la de atrás con un punzón, de manera que si se mezclan podamos identificar las partes correspondientes para colocarlas en la misma posición siempre, sin mezclarlas.

Ahora sí, sacamos la mira. Necesitaremos a continuación otro pedazo de fierro o palier torneado a la medida exacta del tubo de la mira y de unos 40-45 centímetros de largo, al que le haremos un moleteado en los últimos 10-15 centímetros, para evitar que se deslice de las manos al trabajar, o le colocaremos, previo agujerear y roscar, un bulón en su parte central a modo de poder utilizarlo como "manija".

Teniendo ya esta herramienta procedemos a colocarla dentro de las anillas como si fuera la mira telescópica, apretando los tornillos de manera que el fierro se mueva dentro de las anillas hacia adelante y hacia atrás con movimientos de rotación y teniendo que hacer un poco de fuerza, las siguientes fotos le aclararán mejor lo antes expresado.

Bien, una vez hecho esto, vamos a necesitar proveernos de algún esmeril. En cualquier casa de repuesto de autos de cualquier marca se puede conseguir pasta para esmerilar válvulas, normalmente viene en un pote pequeño con dos tapas de un lado trae esmeril grueso y del otro fino (más o menos equivale a grano 220 y 320 o 400 aprox.) y sino, polvo esmeril suelto, de esos granos aproximados, se mezclan con un poco de vaselina técnica para aglutinarlo, y es lo mismo.

Comenzamos colocando un poco del esmeril grueso con el dedo sobre la herramienta, para comenzar el proceso de lapidado o rectificado interno de las anillas. Podemos también agregar tres o cuatro gotas de aceite tipo WD para que el arranque no sea tan en seco. Comenzamos tratando de deslizar con movimiento circular la herramienta y vamos para adelante y para atrás. Vamos a observar que la herramienta se va moviendo cada vez con más facilidad. Cuando esto sucede apretamos levemente los tornillos en forma de X para que sea lo más parejo posible, de manera que la herramienta vuelva a moverse de forma pesada. Vamos controlando esto hasta que las anillas levanten un brillo parejo por dentro. Un trabajo excelente sería cuando todo el interior está rectificado en forma pareja.

Terminado esto, sacamos las anillas lavamos todo para que no queden restos de ningún grano de esmeril grueso y volvemos a armar el conjunto respetando la posición inicial de las anillas (por eso las marcamos al principio) y volvemos a repetir el proceso con el esmeril fino. Una vez finalizado este trabajo se lava todo, se seca y procedemos a colocar un suplemento. Para ello va muy bien la cinta aisladora de cables tanto de tela si consigue o la plástica. La cortaremos unos 2 mm más angosta que el ancho de la anilla y procedemos a colocar dentro de cada media luna. Nunca sobre la mira.

La cinta al ser deformable copiará y corregirá cualquier imperfección que pueda haber quedado y no permitirá que haga contacto metal con metal. Al cortarla más angosta se estirará hasta el borde de la anilla sin sobresalir y evita el trabajo de andar recortando el excedente con un cutter quitando el riesgo de lastimar la pintura o anodizado de la mira.

Es más, si el trabajo está hecho a full, hasta de puede colocar una grasa pesada tipo de litio a manera de suplemento esto parece ilógico, pero creará una cama y no permitirá que la mira se desplace, todas mis miras están montadas hace años así, no hay que andar poniendo lija ni nada raro de esas cosas que se escuchan por ahí. Colocando grasa al tiempo si se necesita sacar la mira no verá absolutamente ninguna marca sobre ella, Ni brillo!

Hecho esto se procede a colocar la mira dentro de las anillas. Sin apretar los tornillos demasiado para que la mira pueda moverse dentro de ellas. Primero se busca la posición para el eye relief subiendo y bajando el rifle como apuntando varias veces, lograda la posición adecuada podemos hacer una marca con liquid paper para no perder la posición encontrada, ya que vamos a necesitar girar la mira para colocarla a nivel con la acción. Para ello debemos proveernos de dos niveles, comprados o caseros. Los que vienen con las TV o los equipos de aire acondicionado para su colocación suelen funcionar muy bien. Sino se pueden fabricar con un pedazo de tubito de un sifón colocando agua, glicerina coloreada o no dentro de un pedacito de tubo y sellándolo con una pistola de silicona y luego fijándolo una base pequeña de madera u otro material plano. O bien puede comprarlos en la ferretería.

Lograda la perfecta nivelación de la mira se procede al apretado de los tornillos, lo mejor es contar con un torquímetro, la presión a efectuar normalmente la da el fabricante de la anilla, pero a modo de guía llevan 28 lb/in de mínima hasta un máximo de 32 lb/in, siendo 30 lb/in lo ideal. Siempre apretando en forma de cruz adelante y atrás de cada anilla y de las anillas entre si, y vamos controlando que la mira no se gire por apretar más de un lado que de otro, para ello podemos fabricar una sonda con un pedazo de hoja de sierra y vamos controlando que la luz de las anillas de un lado y de otro vaya siendo la misma. Si no se posee un torquímetro, que sería lo ideal, se puede utilizar una llave allen o torx según sea el caso utilizando como brazo de palanca la parte más CORTA.

Nota: puede colocarse si se desea algún tipo de pegamento para los tornillos del tipo Loctite o similar para torque medio, si utiliza el torquimetro, esto ni hace falta.

Una vez apretado todo como corresponde se procede a colocar el colimador y hacer las correcciones correspondientes si hiciera falta, si todo esta hecho bien, prácticamente ni hay que tocar los reguladores de la mira. Aconsejo un colimador con los bore metálicos correspondientes, o sea el clásico viejo y querido, siendo los del tipo láser y magnéticos no confiables en absoluto, esto será tema para otra nota.

Terminado esto, no queda más que ir a calibrar al polígono con la munición que corresponde y en situación real ya que el colimador solo sirve para eso, para arrimar, no calibra.

Sea cual fuere la calidad de anilla que se coloque, de acero o de aluminio, es necesario realizar este trabajo si se quiere hacer las cosas bien, si la anilla es buena o excelente el trabajo será más fácil, si es de mala calidad costará un poco mas y con algunas directamente ni se puede realizar, ya que tienen diferencias de cruce de partes de más de 1 mm hasta cosas inimaginables. Las anillas sean de corte de perfil, maquinadas o de microfusión no tienen hecho el Lapping por dentro, es decir, no están rectificadas, esto solo se logra mediante únicamente este trabajo que se describe.

Un procedimiento algo ya más avanzado una vez terminado el trabajo de Lapping y antes de colocar el suplemento (cinta) es pintar muy suavemente el exterior de la mira SOLO en las partes donde apoyaría en las anillas ya rectificadas, con un poco de azul de Prusia (se compra en las ferreterías industriales y se utiliza muchísimo en matricería). Se coloca la mira, se aprietan los tornillos como corresponde (SIN pegamento) luego se desarma todo el conjunto y se verifica mirando donde no hay, o hay exceso del marcador (azul de Prusia) en las anillas para saber si hay que seguir o no trabajándolas. Este paso no es tan necesario si observamos un brillo bien parejo en las anillas.

Espero que este artículo les haya sido de utilidad, y como siempre desearles buenos tiros y mejores observaciones.

Patti Salvador Daniel

Licenciado en Optica Oftálmica
Titular del Laboratorio Óptico LaserHawk