Seguinos en:

El Cohete Congreve - 1º Parte

El Primer proyectil autopropulsado usado para la Guerra

Autor: Oscar Enrique Vanzetti Fecha de publicación: 26/07/2016

DEDICATORIA: Humildemente, al querido amigo Prof. Dr. Osvaldo H. RAFFO quién acicateó mi interés para escribir sobre este tema.

Aunque los chinos habrían usado cohetes durante siglos, el primer uso registrado de cohetes de guerra en Europa fue en el asedio de la ciudad de Chiozza en el norte de Italia en 1379 (actualmente se llama Chioggia), cerca de Padua, en una guerra desatada entre venecianos y genoveses.

Para otros autores, el uso de cohetes militares o "Baana" ya se había desarrollado en la India desde el reinado del emperador mogol Akbar, en la segunda mitad del siglo XVI.

Si bien hacia finales del siglo XVII y principios del XVIII los cohetes fueron relegados a ser utilizados como dispositivos de señalización y para espectáculos festivos o de diversiones, Congreve los volvió a revivir para darles una aplicación militar durante el período napoleónico, siendo empleados por los ingleses en sus guerras coloniales, tanto en Europa como en América.

La aparición de cohetes para fines militares no tiene un origen claro y definido y existen algunas discrepancias al respecto sobre este tema, que a veces pueden llegar a ser bastante dilatadas.

Para algunos autores los cohetes de Congreve (Congreve rockets) fue una invención inspirada en la experiencia bélica británica en la India a finales del siglo XVIII (1), más precisamente, para algunos ensayistas, originada en los cohetes recuperados por las tropas británicas durante las guerras anglo-indias, también llamadas anglo-mysores de finales del siglo XVIII, aparatos a los cuales se trató de imitar y mejorar en Inglaterra. (2)

En la segunda mitad del siglo XVIII los destinos de la India eran regidos por la empresa británica East India Company (Compañía India del Este). El carácter de esta gigantesca organización fue en un principio netamente comercial, ya que había sido creada para promover y realizar el intercambio entre Inglaterra y ese país del lejano oriente. (3)

Mysore es la segunda ciudad más grande del estado de Karnataka, India, y está situada en la base de las colinas Chamundi a unos 146 km (90,7 millas) al suroeste de la ciudad de Bangalore. El nombre Mysore es la voz anglófona de Mahishuru, que significa la morada de Mahisha, calificativo que representa a un demonio de la mitología hindú. En la segunda mitad del siglo XVIII el reino de Mysore tuvo conflictos con otros reinados y con los británicos, lo que dio lugar a cuatro guerras anglo-mysore o anglo-indias (1767-1769; 1780-1784; 1817-1818 y 1798-1799, respectivamente) que tenían como objetivo el control político británico en el sur de la India. Al éxito de las tropas indias en las primeras dos guerras le siguió la derrota en la tercera y en la cuarta. (4)

Los Mysores tenían su propio cuerpo de artillería de cohetes y con ellos infringieron un par de golpes de mano bastante dolorosos a las tropas británicas. (5)

La segunda guerra anglo-mysore entró en los anales bélicos por el hecho de haber sido usados, por primera vez en la historia moderna, cohetes de guerra.

Dichos proyectiles autopropulsados se trataban de simples caños de cuatro centímetros de diámetro por veinte de largo, guiados por una varilla de bambú de unos tres metros de longitud. Aunque los cohetes resultaron de escaso valor práctico, los ingleses sorprendidos, debieron replegarse por la severidad de los ataques del enemigo. (3)

Fue el inglés William Congreve hijo quien en 1805 fabricaría en Londres los primeros cohetes militarmente eficientes que se vieran en Europa.

Si bien fue la pólvora negra la utilizada para impulsar estos cohetes europeos, existen antecedentes del uso de otros combustibles que la preceden.

Un referencia importante para los cohetes Congreve fueron las denominadas "bengalas de fuego" o "Light blue" en inglés, hechas por las tropas indias con azufre y antimonio y que las utilizaban para iluminar a los contrarios durante la noche. Las tropas francesas y británicas desestimaron estas bengalas en el primer encuentro con sus enemigos en la India, siendo mencionados hacia fines del año 1750 en Europa como "luces de Bengala", considerándolas primero como elementos pirotécnicos para uso festivo y luego para fines militares. (2)

Hacia el siglo XIII algunos autores dicen que los chinos ya usaban las llamadas "flechas de fuego", las cuales en la parte anterior tenían un tubo con una mixtura inflamable en su interior que no era pólvora, pero que servía para originar incendios cuando caían sobe construcciones o elementos que podían arder cuando eran impactados por un cohete que llevaba dicha mezcla. (6)

FIGURA N° 1: Flechas de fuego chinas (Chinese Rockets)

Los chinos son recordados como los primeros individuos en usar verdaderos cohetes aproximadamente durante la primera centuria de nuestra era, fuere en actos festivos o de carácter religioso, tal como se hace con los fuegos artificiales actuales.

También dicen algunos autores que, supuestamente, los primeros sistemas de propulsión usados en cohetes fue entre los años 1200 -1300 DC en Asia, usando un propelente que incluía una mezcla de sal común, azufre y carbón. (7)

Para otros investigadores el uso de cohetes con fines bélico por partes de tropas chinas tiene antecedentes más antiguos, ya que a ello se lo encuentra registrado en documentos escritos en el año 904. (8)

FIGURA N° 2: Soldado chino medieval, portando uno de los primeros modelos de cohetes militares.

Los cohetes indios, ya en la década de 1750, se mostraban en Londres como un instrumento exótico de origen oriental. Es así que tras el asedio de Seringapatam varios cohetes Mysore fueron llevados a Londres donde se los mostraban al público, como trofeos, en el Real Repositorio Militar de Woolwich (Royal Military Repository).

Las tropas británicas y francesas que regresaban a Europa desde la India, evaluaron a los cohetes indios de diversas maneras. Algunos los consideraban como inventos inútiles y otros como elementos formidables.

Esta idea de utilizar un cohete para proyectar fuego sobre el campamento enemigo o para hostigar a su caballería eran nociones muy hermanadas a la mentalidad oriental. Sin embargo en el mundo occidental se conocía la fabricación de cohetes para ser usados como fuegos artificiales destinados a la celebración de grandes ceremonias, como ser la coronación de un rey o el triunfo de una nueva victoria militar, lo cual era, además, raro y ocasional. (2)

El impetuoso, decidido y belicoso avance de las fuerzas imperiales británicas en la región de la India antes mencionada para aumentar su dominio, puede observarse en los mapas que se muestran a continuación, donde se evidencia la voracidad de sus pretensiones.

FIGURA N° 3: Extensión de los territorios de Mysore y de las colonias británicas durante la primera y segunda guerra anglo-mysore.
FIGURA N° 4: Extensión de los territorios de Mysore y de las colonias británicas después de la cuarta guerra anglo-mysore.

Pero algo de historia sobre las relaciones entre Gran Bretaña y la India en esa época, nos puede aclarar algo sobre los sucesos que permiten la aparición del misil autopropulsado Congreve.

En la segunda mitad del siglo XVIII los destinos de la India eran regidos, como vimos, por la empresa británica East India Company. Pero no todas las poblaciones originarias de estos territorios estaban de acuerdo en permitir la acción desmedida de dicha empresa en sus tierras, incluidos países como Francia y Holanda, lo que llevó a que se comenzara a pensar en reducir tal poder o, mejor, hacer que desapareciera la influencia de Inglaterra en la India.

En la década de 1780 al 90 en la India, el Sultán Hyder Ali, también llamado Haidar Ali, militar y conquistador indio de origen musulmán chiíta, príncipe del Reino de Mysore, que se había iniciado en el ejército bajo el mando del coronel francés Joseph Dupleix, debido a su destacada actitud astuta y valerosa fue elegido por sus súbditos para ejercer el gobierno del país. Este Sultán, debido a sus influencias, llegó a formar un cuerpo de artillería integrado por una formación de 1.200 coheteros, constituido principalmente por marineros europeos. (3)

Hyder y su hijo Tippoo Sahib, como llamaban a este último los ingleses (NdelA: Sahib es el honorífico árabe que equivale a "Señor" o "Don" y lo utilizaban en la India los sirvientes indígenas para dirigirse a sus amos), son conocidos como los líderes indios que trataron de poner límites a los británicos en su expansión colonial en la India durante la segunda mitad del siglo XVIII. Hyder, al frente de los Marathas, utilizaron cohetes contra los británicos como sustituto de la artillería. (NdelA: el Imperio Maratha, también conocido como Confederación Maratha, fue una organización estatal que existió en el subcontinente indio entre 1674 y 1818).

Resulta difícil establecer de dónde Haider Ali conocía los cohetes, pero es de suponer que desde la China el arte de los fuegos pirotécnicos llegó hasta la India y fue transmitido allí de una generación a otra. (5)

Haider Ali falleció en diciembre de 1782 durante la segunda guerra de Mysore, haciéndose cargo de la conducción del Reino y del ejército su hijo Tippoo Sahib quién también era conocido como el "tigre de Mysore" (The Tiger of Mysore, en inglés), y que al igual que su padre había sido instruido por oficiales franceses.

Tippoo aprovechó una tregua de seis años con los ingleses, entre 1784 y 1790, para reforzar su cuerpo de coheteros y había llegado a reclutar más de 5.000 hombres para la lucha y para que operaran dichos cohetes, los que estaban fabricados con tubos de hierro de unos 70 centímetros de largo y podían llegar a pesar de 6 a 12 libras (unos 3 a 6 kilos, aproximadamente) y se cargaban con 1 a 2 libras de pólvora negra. Estos cohetes fueron construidos por mano de obra calificada, la que estaba constituida por castas de artesanos especializados cuya experiencia era producto de los conocimientos obtenidos en las antiguas tradiciones indias de trabajar minerales de hierro de alta calidad, y también de los expertos en explotar y tratar los depósitos de salitre que se encontraban en la India.

Un dato de color es que Tippoo Sahib, que también era conocido como el Sultán Fateh Ali Tipu (1750-1799) o Tipu-Saíib en francés, fuera el tío del capitán Nemo (del latín: nemo, nadie), personaje que aparece en la obra "Veinte mil leguas de viaje submarino" del escritor Julio Verne, poeta y dramaturgo francés célebre por sus novelas de aventuras y de ciencia ficción.

Cuando los ingleses invadieron Mysore en 1790, Tippoo Sahib, contando con un ejército eficiente y bien equipado, pudo contraatacar de inmediato. (3)

FIGURA N° 5: Sultán Tiipoo Ali

"A estos tubos antes mencionados se acoplaban grandes varas de bambú y tenían un alcance efectivo, según fuentes de la época, de hasta dos kilómetros y medio. Estos cohetes se lanzaban normalmente desde una rampa de tierra, y para ser efectivos debían ser disparados en salvas. Como resultado de estas campañas, el gobierno británico decidió fabricar grandes cohetes de guerra". (3)

Si bien Tipoo había logrado logró construir un estado rico y poderoso, gozó de un inestable periodo de paz con la empresa británica East India Company. Pero los ingleses, a posteriori, vuelven a invadir la región tratando de hacerse con el dominio total de ella. Se produce la denominada cuarta guerra de Mysore, resistiendo reciamente las fuerzas indias los ataques de las tropas británicas hasta que, por último, las tropas de Tipoo se ven obligadas a retirarse para fortalecerse en el fuerte de Seringapatam (ahora, Sriringapatna), el cual fue sitiado por el enemigo.

El sitio del fuerte duró varios meses y en su transcurso los ingleses sufrieron numerosas bajas, muchas de ellas atribuidas a los cohetes que los hindúes empleaban en cuantiosa cantidad.

Sólo al cabo de una tenaz lucha el ejército inglés, bajo el mando del general Harris, logra tomar el fuerte de Seringapatam donde Tippo Sahib, que luchó con gran valor, cayó alcanzado por una bala, muriendo el 4 de mayo de 1799.

Con ello, los ingleses quedaron dueños absolutos y únicos de toda la India, si bien en varias regiones del país la lucha seguía, aunque en una escala mucho menor.

Por este motivo es que la East India Company se dirigió por carta al Arsenal Real de Woolwich (Royal Woolwich Arsenal), en Inglaterra, indagando si allí había "algún experto en cohetería". (3)

FIGURA N° 6: Acuarela de un cohetero Mysore de Haidar Ali, de finales del siglo XVIII.

Y es así que, cuando la East India Company solicitó al Arsenal Real de Woolwich el concurso de un experto en pirotecnia balística, no lo había. En esos días era director del mencionado arsenal el general de artillería Sir William Congreve padre, que se había hecho cargo del puesto en 1780, después del retiro del general Thomas Desaguliers. Al enterarse del contenido de la carta el hijo del general, también llamado William Congreve, comenzó a interesarse fuertemente en el tema. (3)

Como mencionara anteriormente y como consecuencia de la derrota infligida en la India, los ingenieros militares británicos dirigidos por Sir William Congreve hijo trataron de mejorar el diseño de los cohetes que fueran capturados al enemigo a fin de hacerlos más eficientes para el bombardeo. (9)

Al tener lugar estos acontecimientos durante una época de gran desarrollo científico y tecnológico en Inglaterra, las innovaciones en materia de armamento militar estaban a la orden del día. (5)

Con respecto a los cohetes de guerra, Congreve no tenía experiencia ni tampoco conocimiento técnico alguno sobre ellos, pero apoyado por su padre que lo dejaba trabajar y experimentar libremente en el arsenal y basado, además, en las anteriores experiencias de otro investigador de apellido Munroe, pudo dedicarse al estudio de los principios y características de los cohetes indios. William Congreve, al cabo de solamente un año, había logrado adelantos notables sobre estos novísimos aparatos, al punto tal de ofrecer a fines de 1805 su revolucionaria arma a la marina de guerra inglesa para probarla.

Entretanto, la situación general seguía siendo crítica para el Imperio Británico puesto que si bien el dominio inglés en el mar estaba asegurado, el ejército francés al mando de Napoleón Bonaparte se hallaba concentrado en la orilla vecina del Canal de la Mancha, donde llegó a reunir en las proximidades de Boulogne-sur-Mer y en otros puertos y localidades cercanas, unos 172.000 infantes, 9.000 hombres de caballería y, se dice, unas 2.413 embarcaciones de todo tipo.(3)

Inglaterra, ante estos acontecimientos decidió en noviembre de 1805, para trastornar los planes de Napoleón y también, en cierta forma, hacerlo desistir de su objetivo de invadir Inglaterra, que varios navíos de combate se dirigieran al Mediterráneo con el objetivo de atacar a las tropas y embarcaciones francesas reunidas en Boulogne-sur-Mer.

Al joven Congreve esto le pareció una muy buena oportunidad para probar su nueva arma, o sea, el cohete autopropulsado que llevaba su nombre. Y es así, que en la noche del 10 de noviembre de 1805 frente a la costa de Berck, al sur de Boulogne, se disparan desde una embarcación varios cohetes sobre el enemigo. Se cree que Congreve estaba a bordo de dicho navío para presenciar por sí mismo la eficiencia de sus cohetes.

Pocos días después, en la noche del 14 al 15 de noviembre, otro barco inglés volvió a disparar sus piezas de artillería y cohetes sobre la costa de Waldam, cerca del Paso de Calais, también en Francia.

Pese a la magnitud del blanco atacado parece que los numerosos proyectiles, según decían las tropas francesas, causaron escaso efecto originando solo el incendio de tres casas.

De regreso a Inglaterra Congreve se dedica a perfeccionar nuevamente sus cohetes, y en octubre de 1806 los ingleses deciden volver a atacar Boulogne con una flotilla compuesta por unos 40 barcos (31 para otros autores).Durante la noche esta división lanzó sobre el puerto y la ciudad un centenar de cohetes incendiarios de reciente invención.

El 15 de octubre de 1806 en un periódico de París se informa: "dichos cohetes se componen de un cilindro de hierro de un diámetro de unas 4 pulgadas, con una longitud de unos dos pies y medio y termina en un cono muy puntiagudo de 8 pulgadas de largo. El artefacto está lleno de una sustancia que al inflamarse produce una llama que sale por el orificio en la base del cilindro y por los agujeros del cono. La extremidad inferior del cono parece estar destinada a fijar el artefacto sobre el objetivo apuntado. Sea como fuere, la mayor parte de los cohetes no han causado ningún efecto. Dos han caído sobre navíos y fueron extinguidos sin dificultad, y sin que los barcos hubiesen sufrido daños.

Una casa se incendió, porque no había nadie cerca para detener los efectos del artefacto que había penetrado en su interior. En la noche del 10 al 11 los enemigos reiniciaron el bombardeo, que no produjo otra consecuencia que la de lesionar a un joven de 14 años. Otro tanto sucedió en Calais, en la noche del 13 al 14. Varias bombas (cohetes) fueron lanzadas sin producir el menor daño, y las baterías forzaron al enemigo, en menos de dos horas, a alejarse.

Los cohetes incendiarios tuvieron, pues, este año el mismo efecto que en años anteriores (1805), y como la tuvieron también las bombas (granadas), los globos a tres orificios, los brulotes sumergibles y las máquinas a gatillo (?), y todas las demás armas que Inglaterra comenzó a usar". (3)

De este relato surgen dos cosas interesantes: primero, una descripción bastante detallada de los cohetes (un cilindro de 10 centímetros de diámetro, por 75 cm de largo y un cono de 20 cm de longitud); y segundo, que los franceses no estaban compenetrados del todo de cómo funcionaban estos proyectiles. Tan es así que se creía que las llamas propulsoras salían tanto del orificio posterior (tobera) como de los pequeños agujeros del cono, cuando en realidad por éstos sólo salían las llamas de la carga incendiaria. (3)

Poco después, y acaso también a causa de este ataque, Napoleón decretó el 21 de noviembre de 1806 el bloqueo continental de Inglaterra.

"Si bien los resultados de todos estos combates no fueron muy convincentes, las ventajas del cohete, especialmente si se lo usaba en número crecido, eran evidentes. William Congreve siguió perfeccionándolos". (3)

"No era ésta la primera noticia que en Europa se tenía de los cohetes como arma de guerra. Ya en 1789 un ciudadano inglés llamado Innes Munroe, había publicado en Londres un libro sobre las acciones bélicas del período 1780-1784, obra en la cual se describía con cierto lujo de detalles el devastador efecto de los cohetes usados por los hindúes". (3)

FIGURA N° 7: Punta de un cohete Congreve exhibido en el Museo Naval de París.

Sir William Congreve había nacido en el seno de una familia de militares del Ejército Británico, y su padre Sir William Congreve llegó al grado de teniente general en 1808. El general Congreve, que ocupó numerosos cargos dentro del Royal Army (Ejército Real), había sido designado en 1773 como jefe del Royal Military Repository sito en las proximidades de la ciudad de Woolwich, y en 1783 como interventor del Royal Military Laboratory (Real Laboratorio Militar), posición que le dio una enorme influencia en el diseño y producción de nuevas armas y equipamiento para la Royal Artillery (Artillería Real), organismo separado del ejército en esa época. Su hijo William Congreve, el futuro fabricante de cohetes que llevaba su mismo nombre, nunca recibió un cargo regular en el Ejército Británico, adonde se le había concedido un grado militar honorario. (10)

Bibliografía Utilizada

1- VAN SICKLE, Eugene: The Congreve Rockets in the War of 1812.
(http://www.bandyheritagecenter.org/sites/www/Uploads/History Nook/The Congreve Rockets in the War of 1812.pdf)
2- WERRET, Simon: William Congreve's rational rockets. Published 20 March 2009.DOI: 10.1098/rsnr.2008.0039.
(http://rsnr.royalsocietypublishing.org/content/63/1/35)
3- ARTILLERÍA NAVAL: Los cohetes Congreve. Cohetes a la Congreve. Abril 2012.
(http://fdra.blogspot.com.ar/2012/04/artilleria-naval-los-cohetes-congreve.html)
4- WIKIPEDIA, the free encyclopedia.
5- CONESA ZAMORA, Ignacio: Cohetes Congreve (1808). Ediciones Sombra. Número 86. 4ª Época. Año XIII.
(http://www.edsombra.com/sotano/index.asp?id=8663)
6- CAÑETE, Hugo A.: El Cohete de Congreve. Precursor de la utilización de cohetes para usos militares. Noviembre 18, 2015.
(http://www.gehm.es/siglo-xix/el-cohete-de-congreve-precursor-de-la-utilizacion-de-cohetes-para-usos-militares/)
7- BREVE HISTORIA DE LOS COHETES -Parte 1.
(http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/18673395/Breve-historia-de-los-cohetes---Parte-1.html)
8- BURBAQUIS BRUM, Enrique: LOS COHETES CONGREVE. 2012
(http://www.histarmar.com.ar/AcademiaUruguayaMyFl/2012/LosCohetesCongreve.htm),
9- ANGELO Jr, Joseph A. .: ROCKETS. Infobase Publishing, May 14, 2014.
10- GRAVES, Donald E.: Sir William Congreve and the Rocket`s Red Glare. Historical Arms Series N° 23. 1814.
(http://epizodsspace.noip.org/bibl/inostryazyki/Sir_William_Congreve_and_the_Rockets_Red_Glare.pdf)
11- CONGREVE, Sir William 2nd baronet (1772-1828) of Walton. Published in The History of Parliament: The House of Commons 1820-1832, ed D.R. Fisher, 2009. 2009-1832.of Parliament: (http://www.historyofparliamentonline.org/volume/1820 1832/member/congreve-sir-william-1772-1828)
12- LA ARTILLERÍA COHETE. (http://www.realcolegiodeartilleria.es/wpcontent/uploads/NOSOLOCANONES/artilleriacohete.html)
13- FRANCIS SCOTT KEY.
(https://es.wikipedia.org/wiki/Francis_Scott_Key)
14- THE HALE ROCKET FACTORY SCANDAL 1853. (http://russiadock.blogspot.com.ar/2013/09/the-hales-rocket-factory.html)

Oscar Enrique Vanzetti Médico Legista

Copyright Enrique Vanzetti
Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización escrita del autor.

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2017 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: