Seguinos en:

Una breve revisión sobre la escopeta moderna - 2º parte

Su historia, sus municiones y sus efectos

Autor: Oscar Enrique Vanzetti Fecha de publicación: 30/08/2012

Con respecto a los perdigones, es necesario mencionar que deben tener una perfecta esfericidad y un diámetro uniforme en los diferentes calibres. Esta característica en la fabricación de los pellets fue comprendida por William Watts quien, en 1769, comienza a utilizar la fabricación de los mismos empleando plomo puro derretido dejándolo caer, en gotas, desde una torre de cierta altura dentro de un recipiente con agua, tomando el cuerpo la forma esférica durante la caída, obedeciendo las leyes de la física.

En la constitución de la munición para escopeta pueden utilizarse variados tipos de elementos, siendo más comunes el plomo solo o mejor el plomo endurecido por aleación con antimonio, bismuto o tungsteno. También los hay de acero y hierro-tungsteno y de otros materiales. Además pueden estar recubiertos por una capa de cobre, níquel u otras sustancias que a la vez de proteger al perdigón lubrican el cañón.

Para clasificar los perdigones según su diámetro pueden utilizarse varios tipos de escalas, pudiéndose emplear para mencionarlos los milímetros o pulgadas. También se pueden clasificar por el peso en grains de la carga de perdigones o postas, (1grains= 64,9 miligramos o 0,0649 gramos)o bien por el número de ellos relacionándolos con el peso de una libra inglesa (453,59 gramos) o también con la onza, como se puede ver en las tablas que siguen.

Según el ya mencionado Dr. Gonzalo J. Fernández las medidas para las cargas de cartuchos "sólo son fieles en lo que respecta al peso para un mismo número de perdigones. Por una razón geométrica, para volúmenes iguales, la carga será tanto más pesada cuanto más fina sea la munición [...]. Cuanto menor es la munición, mayor será el peso de la carga, y también el rozamiento, para volúmenes iguales. Por consiguiente, si se cambia el número de las municiones sin alterar su volumen, las presiones crecerán al pasar de la más gruesa a la más fina y viceversa. En consecuencia no deben juzgarse cargas volumétricas sino ponderales". (2)

Tanto los perdigones como las postas se clasifican por un número. Mientras más chico sea el número más grande es el diámetro de la munición y viceversa.

Existen tablas con equivalencias entre las diferentes formas de clasificar las municiones de escopetas las que, en mi opinión, más bien deben utilizarse para consultar que para memorizarlas. Veamos algunas de ellas:

Tabla Nº 2: Birdshot de plomo. Características. Tomado de: Firearms Tactical Institute. Web Site Index and Navigation Center
Tabla Nº 3: Buckshot de plomo. Características. Tomado de: Firearms Tactical Institute.Web Site Index and Navigation Center
Tabla Nº 4: Clasificación de los Shotshell por el tamaño (http://en.wikipedia.org/wiki/Shotgun_shell)

También pueden utilizarse otras tablas, como la siguiente:

Tabla Nº 5: Tamaño de los Buckshot y cantidad por onza (http://en.wikipedia.org/wiki/Shotgun_shell)

Como se puede ver, las tablas están en inglés, pero ello no es por un gusto mío sino que es en este idioma donde se hallan explicados, y muy bien, prácticamente todos los temas relacionados con armas de fuego y balística.

Para comodidad del lector voy a tratar de traducir el encabezamiento de las columnas de cada figura, que hallaran al final de este artículo. La forma esférica del pellets atenta contra la capacidad de penetración, pero uno solo de ellos puede producir graves lesiones cuando impacta en áreas muy sensibles del cuerpo humano, como ser ojos, oídos, etc.

Sabiendo que cuanto menos diámetro y peso tenga el perdigón más rápidamente perderá energía y velocidad (aunque su velocidad de salida del cañón puede ser mayor a un pellets de superior diámetro y peso) podemos decir que a un ser humano a una distancia aproximada, y siempre variable, de unos 25 a 35 metros y como máximo 45 metros, las municiones más pequeñas (Bird-shot) pueden hacer poco daño e incluso no penetrar la piel si deben atravesaren su trayectoria, por ejemplo en época invernal, el ropaje grueso de una persona, ni observarse el depósito de humo o restos de pólvora incombustos (tatuaje) en la superficie corporal del mismo. Esto último puede observarse en los disparos acorta distancia.

En estas ocasiones, como resultado de no observarse rodeando al orificio único de entrada (OE) el tatuaje u otros signos productos del disparo cercano, debido a la existencia de algún medio interpuesto entre la trayectoria de los perdigones y la superficie corporal (siempre que posea cierto grosor y dureza, o sea que ofrezca cierta resistencia), se lo puede denominar según el Dr. Osvaldo H. Raffo, como "efecto telón interpuesto". Este "efecto", como me explicara el Profesor Osvaldo Raffo, aparece cuando el cuerpo interpósito actúa como un imaginario "telón" que impide la llegada al OE de los residuos antes mencionados y que imposibilitan al Médico Legista evaluar, por ejemplo, la distancia aproximada del disparo. Se puede aplicar este concepto en todos los casos semejantes de heridas producidas por proyectiles de otras armas con cañones rayados, sean de fuego central o anular. (16)

En experiencias del Dr. Vincent. J. Di Maio, el tatuaje puede aparecer entre 2 cm hasta los 75 cm, según pruebas realizadas con una escopeta 12 Ga, con choke modificado y pólvora con granos de forma esférica. El tatuaje puede hallarse muy atenuado y poco evidente a los 90 cm de la boca de fuego del arma y a los 125 cm ya no se observa. La máxima distancia de aparición de este artificio depende del tipo de pólvora utilizada. (10) El depósito de hollín, producido por los elementos de la carga de la vaina que entran en combustión, se extiende hasta una distancia aproximada de 30 cm. (10)

Cuando la nube de perdigones alcanza en su trayectoria un cuerpo interpuesto que ofrece las características antes mencionadas, también crea al médico forense un problema para poder determinar, aunque sea aproximadamente, la distancia del disparo, ya que al "chocar" la columna de perdigones contra ese cuerpo intermedio (Ej.: vidrio) se produce el llamado efecto "bola de billar" de Breitenecker (10). Este efecto se debería a que los perdigones que van a la cabeza de la columna, al chocar frenan su velocidad y son alcanzados por los más atrasados que dispersan la formación central que es donde se halla la mayor densidad de perdigones, de modo tal que cuando impactan a un individuo presentan una dispersión mayor a la normal. También puede suceder que un cierto número de proyectiles queden detenidos por el cuerpo interpuesto y disminuya la cantidad que, normalmente, deberían hacer impacto sobre el blanco, pudiendo ser ello motivo que confunda al Médico Forense en el cálculo aproximado de la distancia del disparo.

Desde el punto de vista de la Física, el efecto "bola de billar" tiene su explicación: "cuando una bola golpea a otra por detrás justo en el medio, la impactada sale hacia adelante; pero si la que viene por detrás le da por el lado derecho, la primera saldrá hacia el lado izquierdo ? y al revés, ya que también funciona a la viceversa-. Además, la que sale recorre una flecha imaginaria que parte del centro de la que golpea y pasa por el centro de la impactada. Esta flecha es un vector de fuerza. En el billar podemos predecir hacia dónde se dirigirá la bola impactada porque ésta es perfecta en forma y balance; asimismo, la resistencia del aire es la misma e inmutable en el perímetro de la mesa para las dos. Pero no es necesario explicar que en el vuelo de los perdigones es todo lo contrario". (17)

Figura Nº 35: Esquema del efecto "bola de billar" (http://www.club-caza.com/articulos/241suarez.asp)

Pero cuando el disparo es a corta o mediana distancia y los pellets viajan conformando la llamada "nube de perdigones", las lesiones son generalmente gravísimas y la mayoría de las veces producen la muerte inmediata del herido.

En cuanto a la distancia máxima que puede alcanzar un proyectil en vuelo hay que diferenciarla, claramente, de la llamada distancia efectiva para producir lesión en un ser humano, con o sin incapacitación inmediata.

Un Birdshot puede alcanzar una distancia máxima aproximada entre 41 a 59 metros; un perdigón Nº 12 los 100 metros; un perdigón BB los 362 metros; una posta nº 4 aproximadamente 482 metros y una posta 00 los 663 metros. (10)

Es importante tener en cuenta que estas distancias pueden variar de una escopeta a otra, aunque se utilice el mismo tipo de munición. Para Gonzalo Fernández la distancia máxima a la que puede llegar un perdigón, según el peso, y considerando como que vuela en forma individual, es en término medio de 260 yardas (N del A: 237,64 m). Pero su alcance eficaz no supera los 100 metros, según el blanco a batir. (2)

La distancia efectiva, en cuanto a la capacidad de producir lesiones en un ser humano, es mucho menor que la anteriormente mencionada, ya que es muy importante la velocidad mínima que debe tener un pellets para perforar la piel humana como también su energía cinética residual. Esta velocidad se halla alrededor de 50 metros por segundo (ó 163 pies por segundo) (18) y la energía cinética residual alrededor de los 6,94 kilográmetros (Kgm) (19) y 7,8 kgm (10) lo que sería igual a decir, aproximadamente, entre 50 y 60 libras por pie.

Para los que gustan de la caza de aves al vuelo y de pequeños mamíferos habituales, se ha establecido con respecto a la energía remanente de cada munición, que "como mínimo deben impactar 4 perdigones por decímetro cuadrado, de donde se deduce, según el poder mortífero de cada perdigón, que una pieza es vulnerable para un proyectil cuyo peso corresponda a 1/5000 del que ella posee.

"O dicho de otro modo, los perdigones resultaran efectivos en la proporción de 1 gramo por cada 5 kilogramos de peso del animal". (2)

Gonzalo Fernández describe en un artículo sobre las heridas de armas de fuego en general, las características balísticas de las municiones esféricas y que, en mi opinión, pueden aplicarse a las postas o Buckshot. Dice al respecto: "grandes esferas a la misma velocidad tienen igual penetración; cuando las hay más ligeras y más pesadas, las ligeras penetran menos. Para velocidades análogas la penetración es inversamente proporcional al radio. Para esferas del mismo radio, la penetración varía con el logaritmo de la velocidad de impacto: las más veloces avanzan más profundamente".

En otro párrafo agrega: "otro hecho de interés es determinar las condiciones balísticas necesarias para vencer la resistencia opuesta por los tejidos blandos periféricos corporales. Para el hombre se vio que el espesor medio de los mismos es de 0,6 cm y 3,3 cm respectivamente para los planos anteriores y posteriores. Empleando esferas de 1/8 de pulgada (N del A: 3,17 mm) se halló que la energía mínima necesaria para vencer tales obstáculos varía entre 2 y 216 libras/pie (N del A: 0.27 y 29.86 kilográmetros, respectivamente) según el espesor. Para esferas de diámetro hasta 8/32 la energía media óptima es de 15 lbs/pie (N del A: 2.07 Kilográmetros) lo que significa que este valor es el mínimo necesario para considerar al proyectil capaz de causar una herida de planos profundos".

Y también dice: "cuando dos proyectiles esféricos de diferente masa pero de iguales aéreas de proyección y velocidades impactan tejidos, la esfera más liviana pierde su energía con más rapidez creando una cavidad amplia pero corta [...]. Con esferas de diámetro diferente se ve que a mayor radio hay mayor penetración". (20)

Una carga típica de defensa en USA para escopetas calibre 12 Ga. con cartuchos de 2 3/4 (7 cm), con 9 postas Nº 00 de 8,4 mm de diámetro cada una (.33 pulgadas) es comparable en daño potencial a un proyectil calibre .38 Special.

Pero es muy importante tener en cuenta que el poder lesional o incapacitante del disparo de escopeta no depende de un solo perdigón sino del conjunto de ellos, ocasionando, entre todos, una sumatoria de efectos, siendo mayor a medida que aumenta el número de pellets que impactan al individuo, lo que aumenta considerablemente la acción vulnerante de la carga sobre la superficie involucrada.

Sin embargo puede ocurrir, y de una manera completamente aleatoria, que una sola posta, que como ya vimos posee un diámetro y peso mayor al de un perdigón, tenga la suficiente velocidad y energía para producir una lesión grave a una distancia variable entre 50 metros y de hasta 70 metros para otros autores (13) siendo muy importante la zona anatómica donde impacte, lo que dependerá de su DS y CB, como antes mencionara.

Pero en "Balística Médico-legal o de Efectos" siempre pueden existir excepciones y las cifras que indican distancias, en estos casos, son generalidades pero que no excluyen casos singulares.

El cálculo del alcance de los perdigones puede hacerse de acuerdo con algunas fórmulas matemáticas. El General Journée (N del A: Médico Francés) determina el alcance máximo en yardas, multiplicando el diámetro del perdigón en pulgadas por 2200. (Recordar que una yarda es igual a 91,44 cm). (2)

A su vez el diámetro del perdigón puede determinarse de forma aproximada restando a la cifra 17, tomada ésta como una cifra de referencia, el número del mismo. Por ejemplo si el perdigón es Nº 6, el diámetro será:

17- 6= .11 (N del A: en centésimas de pulgadas, por ello la cifra lleva un punto adelante)

Si a la cifra .11 se lo multiplica por 2200 se obtiene el alcance aproximado: .11 x 2200 = 242 yardas

Hay otro procedimiento que se estableció en Alemania, por el cual "el alcance máximo equivale a 100 veces el diámetro del perdigón, expresado en metros". Esta fórmula, dice G. Fernández "da cifras un poco mayores a la usada por Journée". (2)

Es muy importante también determinar el volumen de superficie corporal afectada por el bloque de perdigones, la cual servirá para poder determinar aproximadamente la distancia del disparo. Para ello las fórmulas matemáticas pueden ser de dudoso o de poco valor práctico en estos casos, especialmente cuando se realizaron varios disparos en la misma zona.

Es así que el Dr. Osvaldo H. Raffo aconseja utilizar otros parámetros, como por ejemplo: (13)

  • a) En plomeos densos (disparos cercanos), se mide la superficie que abarca el cuadrado que encierra la perdigonada.
  • b) Se mide la distancia que separa 2 perdigones extremos, y se calcula el diámetro promedio de la rosa de dispersión.
  • c) Al polígono formado por los más distantes orificios producido s por los perdigones, se calcula el diámetro del círculo que les corresponde y se divide por p (3.1416). Es el método ECD (Equivalent-Circle-Diameter).

También dice el mismo afamado autor que se puede "medir (vertical-horizontal) la superficie de plomeo. Localizar el centro". (13)

En cuanto a la balística de los proyectiles de escopeta, debemos tener en cuenta que a medida que el blanco se aleja de la boca de fuego, el orificio de entrada (OE) de los proyectiles multi-fraccionados tendrá características y aspectos diferentes. También debe considerarse si los misiles "golpean" al individuo de forma perpendicular a la superficie del cuerpo o de manera oblicua al mismo, lo que repercutirá sobre la morfología y tamaño de los OE.

Con la boca de fuego del arma apoyada contra la superficie corporal el OE puede observarse de bordes más bien netos, por el llamado "efecto bala" antes mencionado, con un diámetro que variará según el calibre y la consiguiente cantidad de municiones, pero que generalmente se puede decir que es "grande" comparado por el producido por un proyectil único de arma larga o de puño. La trayectoria intracorporal y la profundidad de la misma se correlaciona con las dimensiones del bloque de perdigones, aumentando de tamaño por la dispersión de los pellets una vez dentro del organismo. Un OE único puede observarse hasta los 60 a 70 cm. (Ver figura Nº 36-A)

Figura Nº 36: formas de OE en heridas por disparo con escopeta: A- a contacto 69,96 cm; B- 91,44 cm; C- 121,92 cm. (Tomado de: V.J.M. Di Maio. "Heridas por armas de fuego". Pág. 315)

Si el arma está más alejada del blanco, pero todavía dentro de los 90 cm, se puede considerar como próximo a la boca de fuego, es el mal llamado disparo "a quemarropa" y el OE representará una mínima dispersión de los pellets. Se podrá observar aquí un OE de bordes internos festoneados o irregulares porque comienza una ligera dispersión de los perdigones, como antes mencionara. (Ver figura Nº 36-B).

Este tipo de OE es más frecuente de hallar en disparos accidentales, donde el herido es el mismo usuario del arma o lo es una persona muy próxima a él (más frecuentemente un familiar o un compañero de cacería, según mis observaciones) ocasionados por un manejo negligente o imperito del arma de fuego y además, por ser displicente con las normas de seguridad que se deben observar escrupulosamente en el manejo de toda arma de fuego.

Si el arma y el blanco están alejados más allá de los 91 centímetros, el OE presentará un borde interno irregular, como deshilachado o con un festoneado más marcado (10) originado por las muescas que ocasionan los perdigones separados de la masa central. En el borde externo ya pueden observarse los OE de algunos perdigones que comenzaron a dispersarse y también se pueden encontrar el OE de uno o más perdigones satelitales o fliers. (Ver figura Nº 36-C)

Entre los 1,82m y 2,13 metros se pueden ver perdigones alrededor del OE de la herida y superando los 3 metros "existe una gran variación en el tamaño del patrón de dispersión de los perdigones (rosa de dispersión), dependiendo de la munición empleada, el choke del arma y, lo más importante, la distancia". (10)

Si el disparo a corta distancia es realizado con una carga de postas o Buckshot, dependiendo del tamaño, cantidad y velocidad de los mismos, se pueden obtener OE parecidos, pero la destrucción tisular es mayor y la profundidad de la herida aumenta en forma proporcional al CB y DS de cada posta.

Relacionado con la dispersión de las postas en relación con la distancia al blanco, un estudio realizado por el Profesor Dr. Osvaldo H. Raffo con una escopeta Ithaca Military and Police, Modelo 37, utilizando cartuchos Orbea cargados con postas, determinó: (13)

Debido a que en estos tipos de heridas la energía cinética de las municiones se pueden considerar bajas con respecto a las ocasionadas por proyectiles de alta velocidad que superan los 700 a 800 metros por segundos (fusil militar o de caza), los efectos a distancia como el llamado "shock hidrostático" y el "hidrodinámico", como también la formación de la "cavidad transitoria por estiramiento", son poco notables.

En cambio, adquiere gran magnitud en los disparos a corta distancia el daño directo producido por los proyectiles, que se trasunta en la formación de una "cavidad permanente" de gran diámetro y de contorno irregulares. Las lesiones por rotura y desgarro de los tejidos interpuestos (músculos, nervios, vasos sanguíneos, etc.) en estas heridas de proximidad son manifiestas y constituyen, la mayoría de las veces, una verdadera emergencia médica o bien producen la muerte prácticamente inmediata del herido. (Ver figura Nº 37)

Figura Nº 37: Perfil de herida producida por un disparo con postas nº 4, con escopeta sin choke.
(http://www.firearmstactical.com/images/Wound%20Profiles/12%20Gauge%20No%204%20Buckshot.jpg)

Como puede verse en la figura Nº 37, obtenida por el especialista en heridas por proyectiles de armas de fuego, el Coronel Médico Martin L. Fackler del U.S. Army, que los Buckshot Nº 4 penetran por un amplio OE dispersándose inmediatamente dentro del la barra de gelatina balística. Como en la ilustración aclara que se utilizó un cañón sin choque, puedo colegir que se empleó una escopeta tipo "Riot Gun" o antimotines. Como el disparo fue a muy corta distancia se observa el taco (Wad) entreverado con las municiones. Si bien cada una de ellas labra su propia trayectoria, algunas (pocas) alcanzan los 27 cm de profundidad, que si bien no llegan a las 12 pulgadas (30,48 cm) que preconiza Martin Fackler y que también acepta el FBI, sería, a mi criterio, suficiente como para lesionar algunos órganos y estructuras anatómicas no muy profundas.

Se podría deducir, con las limitaciones que en mi opinión estas pruebas poseen y que expongo en un artículo ad hoc, que la magnitud del efecto lesional del bloque de postas, en su conjunto, produciría una cavidad permanente (Permanent Cavity) de gran tamaño y de límites irregulares la que tendría capacidad de originar un estado de shock inmediato, lo que incidiría sobre la integridad funcional del organismo humano revistiendo características de lesiones severas, con un destacado poder de incapacitación inmediato al cual yo denomino "efecto derrumbamiento", o bien implicar como resultado final la muerte del herido, según la zona anatómica impactada.

Como se puede leer en la figura Nº 37, la escopeta es de calibre 12 gauges que es el calibre de elección para uso policial y militar, no sólo en USA sino también en casi todo el mundo. En este calibre, se pueden encontrar para la caza o defensa, algunos cartuchos de 2 ¾ y 3 pulgadas de longitud, con postas 000, 00, 0, 1 y 4.

La velocidad inicial para los perdigones y postas de escopeta se halla entre los 360 y 440 metros por segundos, siendo la velocidad menor en los cartuchos corrientes y la más alta desarrolladas en las cargas Express y Magnum. Ello dependerá de la elección del tirador según el volumen y peso del blanco elegido, la calidad de los elementos que constituyen el cartucho, la longitud del tubo-cañón, del choke y de la cantidad y calidad de la pólvora utilizada.

Algunas cargas de postas en el calibre 12 Ga. en vainas de 2 ¾ y una carga de 1 ½ onza de peso, con postas Nº BB, 2, 4, 5 ó 6 alcanzan velocidades de 1260 pps. Pero se debe soportar un grande y molesto retroceso. Las cargas Super Magnum de 3 ½ pulgadas, cargados con 2 a 2 1/4 onzas de munición 4, 5 o 6 pueden desarrollar una velocidad entre 1150 y 1300 pps, respectivamente. (21)

A una distancia de 35 a 40 yardas la velocidad remanente puede estar alrededor de 780 a 1000 pies. A unos 150 yardas del arma, la velocidad terminal puede estar entre 80 y 130 pies. (2)

Según Gonzalo J. Fernández, hablando sobe la caza de animales de pluma con perdigones, dice que "con velocidades remanente menores a 700 pies, es muy difícil mantener la energía necesaria para vulnerar decisivamente al animal" (2). Podemos deducir de allí que sucedería si el blanco fuese un ser humano.

Como los perdigones en vuelo adquieren la forma de "cigarro" antes mencionada, los que van a la cola del "cigarro" pueden tener una velocidad de 10 a 20 metros menos que los que van a la cabeza. Es por ello que alcanzan al blanco en forma sucesiva y no simultánea (2), si bien en la práctica se consideran que todos impactan al mismo tiempo debido a que la mencionada diferencia es de fracciones de segundo.

Massad Ayoob, un policía e instructor de tiro de EE.UU reconocido como un distinguido experto en técnicas defensivas con armas de fuego dice que, según estudios de la fábrica de cartuchos Federal, de USA, el retroceso (N del A: efecto de acción y reacción, objetivo) y la "patada" (N del A: efecto subjetivo) que produce una descarga de escopeta calibre 12 Ga. con un cartucho cargado con postas 00 es semejante a la producida por un fusil calibre .375 HollandHolland Magnum, usado para cazar elefantes en África. Este retroceso es realmente insoportable para aquellos que no están acostumbrados a su manejo con la técnica adecuada, especialmente si se hacen numerosos disparos en rápida sucesión, motivo por el cual los cartuchos Magnum no son recomendados para todo servicio dentro de las filas policiales, porque el temor a recibir un potente y doloroso culatazo hace que el tirador dispare con recelo y sin apuntar de manera correcta, lo que puede costarle la vida, como ha ocurrido en casos reales.

Un cartucho 12/76 Magnum con postas 00, de 8,4 mm de diámetro, lleva 15 postas. Uno 12/70 Magnum lleva 12. Uno Express, estándar, lleva 9 y un cartucho con una carga táctica, reducida, lleva 9 postas. Con postas Nº 4, de 6 mm, se usan 27 postas. Con postas Nº 1, de 7,62 mm, se cargan 12 postas.

En USA se tiende, en algunos departamentos policiales, a usar postas de menor tamaño que las 00, con lo que se obtiene un mayor "enjambre" de perdigones en el aire y se disminuye mucho el retroceso del arma, lo que favorece la puntería.

Algunos especialistas preconizan el uso de escopetas "Riot" calibre 20 gauge, con cartuchos no Magnum, con 20 postas Nº 3. Así se reduce el retroceso y la fuerte patada y se favorece la celeridad en repetir los disparos al desaparecer el temor al retroceso.

Ciertas modelos de escopeta semiautomáticas llevan en el interior de la culata un amortiguador hidráulico que frena la carrera del cerrojo. Además se puede contar con uno o dos amortiguadores hidráulicos instalados en la cantonera, que unidos al tercer amortiguador y a la cantonera del arma, hacen al retroceso más soportable y proporcionan mayor comodidad cuando se dispara con las municiones Magnum y Super Magnum. El calibre y tipo de escopeta de combate más usado, como ya dije, es el calibre 12 gauge a bomba, pero también se están usando escopetas semiautomáticas a toma de gases, que si bien necesitan más cuidados que las de corredera, permiten soportar mejor el retroceso del disparo.

Todo lo anterior pertenece al mencionado Massad Ayoob, y es un hombre muy versado en el uso de estas armas y destacado instructor de tiro con escopeta, entre otras.

Figura Nº 38: Perfil de herida en gelatina balística producida por una bala de escopeta.
(http://www.firearmstactical.com/images/Wound%20Profiles/12%20Gauge%20Foster%20Slug.jpg)

En la figura Nº 38 se puede observar el perfil de una herida realizado por un disparo de escopeta calibre 12 gauge empleando una bala o Slug tipo Foster americano, de 17,6 mm de diámetro, un peso de 28,3 gramos y una velocidad inicial de 461 m/s. En este caso el proyectil alcanza los 36 cm de profundidad o sea más de 12 pulgadas, lo suficiente (según Martin Fackler y también aceptado por el FBI) para dañar seriamente, en un individuo, a órganos profundos y otros elementos anatómicos interpuestos en su camino.

Se observa un OE de tamaño un poco menor al diámetro real de la bala, la cual una vez ingresada al bloque de gelatina se deforma antes de los 5 cm de profundidad hasta alcanzar, deformada en forma de hongo, un diámetro de 2,8 cm y labrando una cavidad permanente (Permanent Crush Cavity), rectilínea, de mayor tamaño que el OE, hasta que termina su trayectoria dentro de la gelatina donde queda "anidada", lo que significa que transfirió toda su energía al medio. También se puede observar una cavidad transitoria o por estiramiento (Temporary Streech Cavity) mayor que la evidenciada en la figura Nº 37, con la suficiente capacidad de producir posibles lesiones a distancia del paso directo del proyectil.

Es de suponer, según lo mencionado anteriormente y con las limitaciones que para mi poseen estas pruebas en medios artificiales, que en un ser humano ocasionaría una herida grave por el gran volumen de tejidos vulnerados que produce el pasaje directo del grueso proyectil, a lo que se suma el estiramiento violento de los tejidos corporales que la rodean, todo lo cual terminaría produciendo un shock (conocido como "shock primario", en balística de efectos) con incapacitación inmediata o la muerte del impactado. En los casos de sobrevida la recuperación del individuo puede acompañarse de algún tipo de incapacidad permanente y definitiva por la gran capacidad lesional y destructiva del misil, según la zona anatómica donde se produzca el trauma contuso penetrante.

En casi todos los casos de heridas por disparos de escopeta no se observa el orificio de salida (OS).

El popular Slug Foster americano, rayado, de una onza de peso, que normalmente se lo halla en vainas de 2¾ de pulgadas, posee una velocidad a nivel de la boca de fuego de aproximadamente 1680 pps, También existen Slug Foster en vainas de 3 pulgadas, con un peso de 1 ¼ de onza y que desarrollan una velocidad de 1600 pps. (19)

La distancia o alcance máximo de un Slug de plomo puede rondar los 180 a 200 metros, aproximadamente, disparando horizontalmente, pero el alcance eficaz se halla dentro de los 50 a 75 metros, sea para disparos sobre animales de gran porte o sobre personas. Algunas fábricas de Slugs promocionan un alcance eficaz de hasta 120 metros, lo que me parece demasiado, en mi experiencia.

He observado, en general, que los animales de caza de mediano porte abatidos con Slugs, presentan un OE de tamaño similar al del proyectil, gran daño a nivel muscular con marcada infiltración hemática perilesional y abundante hemorragia a nivel de órganos intratorácicos y también, lesiones igualmente graves cuando impactan en la cavidad abdominal. Se pueden observar fracturas de los grandes huesos, por impacto directo, con marcado desplazamiento de material óseo a ese nivel. La zona de tejidos desvitalizados parecería ser considerable, a pesar de la relativa baja velocidad del misil.

Figura Nº 39: Cartuchos calibre 12 Ga. De izquierda a derecha: con taco de plástico y bala esférica de plomo; con postas Nº 4; con bala tipo Brenneke.

Si durante la autopsia médico-legal se hallan perdigones o postas, se deben obtener varios de ellos para realizar el peritaje pertinente. Si hay de diversos diámetros (por ejemplo: cartuchos recargados) se deben extraer varios de cada tamaño para enviar a estudio, igual que con los anteriores. Igual se debe proceder si se halla un Slug.

Según el Dr. Osvaldo Raffo, "las armas de fabricación casera (escopetas" villeras" o "tumberas"), o con cañones recortados ("luparas") no se ajustan, por supuesto, a las normas convencionales; lo mismo ocurre cuando se utilizan cartuchos recargados a capricho del usuario". (13)

Con respecto al término "Lupara", para aclarar al lector, es un vocablo de origen italiano que tiene su origen en la palabra "lupo" que significa literalmente lobo, ya que se utilizaba para la caza de este animal. Tradicionalmente el término es usado para referirse a una escopeta de dos cañones recortados y yuxtapuestos, con menos de 50 cm de longitud, utilizada en asesinatos cometidos por la mafia del sur de Italia.

En EE. UU., por un acta del año 1934 (National Firearms Act of 1934) está prohibido para uso defensivo utilizar escopetas con cañones de longitud menor a 46 cm (18"), pero las fuerzas de la ley están exentos de estos límites y a veces pueden utilizar cañones recortados entre 30 a 36 cm de longitud.

Existen postas fabricadas con otros tipos de materiales que no son de naturaleza metálica, como por ejemplo las postas de goma ("Rubber-buckshot") o plástico flexible, las cuales son muy usadas por las fuerzas policiales y de seguridad para dispersar a grupos de personas que están originando disturbios (Rioters). Los cartuchos cargados con este tipo de postas son denominados "cartuchos no letales" o "anti-tumultos". Según quien sea el fabricante puede cambiar el diámetro y número de Buckshots en el cartucho. A sí podemos ver que, entre otros, la casa Winchester y Remington fabrican cartuchos 12/70 mm con 9 postas y otros que llevan 27 postas de goma.

El Dr. Osvaldo Raffo, al referirse al efecto de las mismas sobre el cuerpo humano dice: "son inofensivas aun a corta distancia. Al golpear la piel producen dolor y contusiones de forma redonda. El alcance eficaz es de 60-70 metros, produciendo impactos en un blanco de 2 x 2 metros a 50 metros de distancia. Con el transcurso del tiempo las postas de goma se endurecen; su impacto puede atravesar la piel". (13)

Figura Nº 40: Cartucho12/70 de defensa policial marca "Defender" fabricado por Eley, contiene nueve postas de goma.
(Figura modificada tomada de: http://www.taringa.net/posts/info/4770461/mega-post-de-cartuchos-de-escopeta.html)

Estas postas de goma deben ser usadas con precaución y a una distancia superior a los 15 metros cuando se dispara contra personas ya que a corta distancia, 10 metros o menos, pueden ocasionar heridas contusas penetrantes de variada gravedad según la parte del cuerpo impactado. Si el disparo se hace hacia la cara del individuo se pueden originar, por ejemplo, serias lesiones oculares, auditivas, bucales, etc.

Existen otros tipos de cargas que también se pueden usar contra personas, pero no los detallaré. En general son reconocidas como munición de baja capacidad de producir la muerte (Less Lethal), pero su uso a distancias menores a los 3 metros puede producir fracturas óseas o lesiones mortales.

Figura Nº 41: Cartucho cargado con postas no esféricas: Cinco grandes piezas de plomo que al ensamblarse forman un cilindro.
(http://www.taringa.net/posts/info/4770461/mega-post-de-cartuchos-de-escopeta.html)

En la figura Nº 41se pueden ver un raro tipo de municiones con formato rectangular, los que tienen por objeto incrementar el poder de incapacitación del disparo o de disuasión en casos de tumultos. Por el material con que están confeccionados los rectángulos, aparentemente de plomo, este tipo de postas deben tener un efecto letal superior a los de goma.

Como ejemplo transcribiré algunos datos sobre la balística de un cartucho marca Fiocchi, cargado con postas de goma, perteneciente a la firma Modestini, de nuestro país: (22)

  • Uso: Cartucho anti-motín, como disuasivo a más de 15 metros
  • Proyectiles: perdigones de caucho 8.3 mm de diámetro nº 15, peso de un perdigón 0.58 gr, peso total.
  • Velocidad Inicial a 0.5 m: 240 m/s
  • Velocidad residual a 10 m: 180 m/s
  • Velocidad residual a 20 metros: 150 m/s
  • Energía de salida a 0.5 m: 16 J
  • Energía residual a 10 m: 9 J
  • Energía residual a 20 m: 6.5 J
  • Efectos finales: A 10 metros en una tabla de pino de 20 mm de espesor se logra 2 a 3 mm de penetración.
  • (N del A: J = decir "joule" o "julio", son términos equivalentes)

Como se puede ver en lo escrito más arriba, por su bajo CB y DS estas postas de goma poseen una velocidad subsónica y la energía es baja, condiciones necesarias para ser considerados "Less Lethal". Podemos ver que a 0.5, 10 y 20 metros de la boca de fuego del arma conservan la siguiente energía cinética, expresados aquí los valores en Joules, a los que yo transformé en kilográmetros, que es una medida más usada en nuestro medio: 16 Joules o Julios es igual a 1.63 kilográmetros (kgm), 9 J = 0.91 kgm y 6.5 J = 0.66 kgm.

Como veremos más adelante, la velocidad mínima para atravesar la piel humana, cuyo espesor es el que ofrece el mayor poder de retardación al proyectil, se halla alrededor de 50 metros por segundo (ó 163 pies por segundo) y la energía cinética residual, aproximadamente alrededor de los 7 a 8 kilográmetros, o sea alrededor de 50 a 60 libras por pie.

Como podemos apreciar, la velocidad de estas postas de goma hasta los 20 metros es suficiente para penetrar la piel humana, pero por tener una energía cinética remanente tan escaza la lesión sería leve o poco profunda, si no interesa alguna estructura anatómica delicada, como el ojo, por ejemplo.

Pero también en las características mencionadas más arriba dice que a 10 metros, las postas de goma pueden penetrar una tabla de pino de 2 a 3 mm de grosor.

Con perdigones de goma a estas distancias (de 10 a 15 metros o menos) disparando a personas con el tronco descubierto o usando ropas muy livianas, las lesiones en la superficie corporal se pueden ver, a los pocos minutos de recibir la descarga y especialmente si fuese después de unas pocas horas, como lesiones redondeadas de tamaño aparentemente más grandes que el diámetro real de las postas utilizadas, debido a la inmediata reacción inflamatoria que se produce en el tejido traumatizado. Generalmente se las puede observar rodeadas de una zona enrojecida y edematizada, por lo general con poca pérdida sanguínea, pudiendo llegar la profundidad de la lesión hasta el tejido celular subcutáneo. Con el paso de las horas y días, las lesiones van disminuyendo su tamaño debido al proceso biológico de cicatrización.

Por todo lo anterior es de gran importancia no hacer disparos directos sobre blancos humanos a pocos metros de distancia de la boca de fuego del arma, o sea que no está indicado disparar directamente al cuerpo a corta distancia (en general, a menos de 3 metros). En estos casos es aconsejable usar el "método del rebote" apuntando al suelo, por delante de los pies del individuo, impactando las postas de goma en la parte inferior del cuerpo para no producir heridas graves. De esta forma no se apunta directamente a zonas vitales del organismo.

Para el Médico Legista es importante obtener fotografías de las lesiones.

Como ejemplo, voy a mencionar que poseo dos cartuchos con postas de goma que son semejantes a los que habitualmente utilizan las fuerzas del orden para dispersar a grupos de personas revoltosas y agresivas, por lo que reciben el nombre genérico de "antitumultos". Uno es un cartucho calibre 12/70 Ga., marca "Stopping Power", que posee en su interior 15 bolas de goma sólida, color negro, de aproximadamente 9,6 mm de diámetro cada una. Tiene una vaina de plástico blanquecino, translúcido. El otro es marca "Orbea", calibre 12/70, con 24 postas de goma sólida de color negro, de aproximadamente 8,4 mm de diámetro cada una. Su vaina es de plástico color verde.

Existen también bolas de goma únicas ("Rubber Slug") que ocupan toda la cavidad de un cartucho 12/70, con un marcado poder de disuasión Las precauciones sobre su uso deben ser equiparables a las anteriores, en general.

Figura Nº 42: Tamaño comparativo de perdigones y postas en fracciones de pulgada. (Tomado de una propaganda de la fábrica Federal, de EE.UU.)
Tabla Nº 6: Cantidad de municiones de plomo y acero que entran por onza. (1 onza= 28,34 gramos) (Esquema tomado de una propaganda de la fábrica Federal, de EE.UU)

Con respecto al calibre de las escopetas, se puede decir que el sistema utilizado para denominar al calibre proviene de las antiguas armas de artillería de avancarga, donde el término "calibre" representaba el peso absoluto de las municiones expresado en libras. Así había cañones de 4 libras, 18, 26, etc., dependiendo del diámetro de la bola de plomo sólido, pesada en libras, que entrara por la boca del cañón.

Según J. Benassi: "una comisión internacional, reunida en Bruselas en 1910 y en Lieja en 1911, estableció cual debe ser, para cada calibre nominal, el calibre efectivo del ánima, en milímetros. En la misma están, pues, indicadas las medidas aproximadas adoptadas por diversos Bancos de Pruebas Europeos [...]. De estos datos resulta claramente que las decisiones de la mencionada comisión no han sido en todas partes fielmente aplicadas [...] . Se ve que de una nación a otra y de un banco a otro, las oscilaciones son, si no muy grandes, sensibles". (Ver Tabla Nº 7)

Tabla Nº 7: Calibres de escopetas de orígenes diferentes, con medidas en milímetros. (Tomado de Jorge Benassi: El calibre de la escopeta. Revista Armas y Tiros. Año VIII.Nº 40. Julio de 1970. Pág. 65)

Pero además de la tabla antes mencionada existe una denominada Escala Americana, en la cual se hallan incluidas las municiones y sus características, que son las más utilizadas en nuestro medio.

Tabla Nº 8: Escala Americana. (Tomado de: "Los proyectiles y sus efectos". Gonzalo Fernández. Tomo III. Pág 13.)

En las armas de ánima lisa como la escopeta, para determinar el calibre se continuó usando esta forma de denominación, pero al ser la munición de escopeta de menor tamaño se usó un método y un término para mantener la relación existente entre la munición y la libra tomada como unidad comparativa o de referencia.

Ya mencioné anteriormente que una libra de plomo inglesa es igual a 453,9 gramos y también equivale a 7000 grains y a 16 onzas, cifras que se suelen utilizar para realizar ciertos cálculos en balística.

En el caso de las escopetas, cuyo tubo-cañón es de ánima lisa, el calibre no representa el diámetro del ánima ni el de la bala.

En las escopetas el calibre se refiere a la cantidad de bolas esféricas de plomo sólido que se pueden obtener de una libra inglesa de plomo puro y que tengan el diámetro de la boca de fuego del cañón cilíndrico de una escopeta, o sea que no tenga el choke incorporado dentro del tubo-cañón, porque en este caso las bolas de plomo serían de menor diámetro.

Cuando el cañón tiene choke se puede tomar el diámetro del ánima a una distancia de 20 cm de la boca de salida de la recámara, como una forma de obtener el diámetro correcto del ánima.

Es así que, en las escopetas calibre 12 se obtendrán 12 bolas de plomo macizo que en total alcanzarán el peso de 453,9 gramos, o sea que tendrán en conjunto el peso igual a una libra inglesa, que ya vimos. En las de calibre 16 se obtienen 16 bolas que, entre todas, suman el peso de una libra. Con los otros calibres se procede de igual manera.

De esta forma es fácil deducir que en el caso de una escopeta de calibre 12 cada una de las mencionadas bolas pesara la 1/12 parte de una libra (o sea una doceava parte), y el calibre 16 la 1/16 parte de una libra, etc., con las excepciones que mencionaré más adelante.

Para el calibre 16 la carga de perdigones pesa aproximadamente una onza (28,34 gramos)y el diámetro del ánima varía entre 16,8 y 17,2 mm porque, como ya vimos, existen variaciones o tolerancias en las dimensiones del ánima de una escopeta a otra, según quien sea el fabricante.

En la actualidad podemos considerar que existen los siguientes calibres comerciales en cartuchos de fuego central para la caza y el tiro deportivo: 10, 12, 16,20, 24, 28,32 (14 mm) ,36 (12 mm o .410) y .410 Magnum. En el calibre 9mm Flobert el pequeño cartucho es de fuego anular y no posee pólvora en su interior.

La longitud de la recámara en milímetros (que es igual al largo de una vaina sin haber sido disparada) también se puede utilizar agregándolo a continuación de la cifra que determina el calibre. Ejemplo: calibre 12/65 mm, 12/70 mm, 12/76 mm, etc. El largo de la vaina, en milímetros, suele hallarse inscripto en la superficie exterior de la misma por el propio fabricante.

Figura Nº 43: Marcaje de datos en el cañón de una escopeta repetidora a bomba.
(http://www.homestudy.ihea.com/espanol/ammo/18datastamp.htm)

Dentro de los llamados Magnum, en calibre 12 Ga., actualmente existen el12/70, 12/76 mm y el 12/89 Super Magnum, es decir, que este último posee una recámara diseñada para disparar cartuchos calibre 12 con vaina de 89 mm de longitud (3½ pulgadas) con el que se puede disparar hasta 64 gramos de perdigones de plomo y es capaz de disparar cualquier cartucho calibre 12/70 mm, incluidos cartuchos 12/76 mm Magnum.

En las escopetas, la denominación de Magnum no se refiere específicamente al aumento de la velocidad de los pellets, como si sucede con los proyectiles de las armas de ánima rayada que llevan esta calificación. Aquí significa la capacidad de un calibre y cartucho de lograr proyectar una mayor cantidad de municiones hacia el blanco y no necesariamente un aumento de velocidad, cosa que generalmente sucede a la inversa en las armas de ánima rayada y fuego central, como dijera anteriormente. Por ejemplo, un cartucho Remington tipo Magnum de 2 ¾ de pulgada, con una carga de municiones de 1 ½ onza, posee una velocidad inicial de 1260 pps; y un cartucho con una carga estándar de la misma fábrica, con ¼ de onza menos de carga desarrolla una velocidad inicial de 1330 pps.

Hay aquí un aspecto importante que debe ser muy tenido en cuenta tanto por los fabricantes de armas como de cartuchos, y ello son las presiones que se desarrollan a nivel de la recámara del arma. Con cargas más pesadas se deben respetar dichos límites de presiones, que deben ser iguales o semejantes en todos los cartuchos cualquiera sea el peso de sus municiones. De allí entonces que las cargas Magnum desarrollen generalmente velocidades menores que cargas más livianas de calibres no Magnum.

En cuanto a la denominación o terminología para referirse al calibre, dependerá ello según se considere la designación inglesa, que sería el bore, la americana, que es el gauge, o la que corresponde a los pueblos de habla latina, según Gonzalo Fernández, que sería en libra. (2)

Es así que, por ejemplo, al calibre 12 se lo puede llamar 12 bore, 12 gauge o 12 en libra, siendo todos términos equivalentes. Pero en la práctica se limita a expresar solamente el número: "calibre 12", "calibre 16", etc., sin el entrecomillado.

El término "gauge" (se puede abreviar Ga.) es usado con frecuencia entre los que acuden a la ayuda de literatura proveniente de USA, donde es de esta forma como se designa al calibre de las escopetas, anteponiéndoles el número del calibre que corresponda. La excepción es para el calibre 0,410", al cual es más común expresarlo solo como .410, porque al estar mencionado en milésimas de pulgadas se lo puede escribir llevando un punto delante de la cifra y sin comillas al final, como se hace para mencionar el calibre de las armas rayadas.

El llamado calibre "14 mm" también es una denominación errada, ya que hablando correctamente se correspondería con un calibre 28 gauge, siendo el diámetro promedio del ánima de 13,8 mm. Es de mencionar que el llamado calibre 32 Ga. tiene un diámetro que oscila entre 12,7 y 13,2 mm, pero el uso consuetudinario ha hecho que se consideren equivalentes o sinónimos el decir: calibre 14 mm o 32 gauge o 32 en libra.

Algo parecido ocurre con el término "cartucho", que por una costumbre muy arraigada entre nosotros, en general, se entiende que hablamos de la unidad de carga solo para una escopeta, reservando su remplazo para las armas rayadas la palabra "bala", cuando por definición "cartucho" es la correcta expresión para referirse a la unidad de carga de todas las armas de fuego portátiles, sean de ánima lisa o rayada, y la "bala" es una parte integrante del cartucho completo.

Figura Nº 44: Diferentes formas de cierre de boca tipo plegado "en estrella". (Tomado de: Reinarlo Gerlero. Cartuchos. Su origen, evolución y estudio de sus partes. Revista Armas y Tiro. Año VIII. Nº 40. Bs. As. Julio 1970. Pág 25)

En las escopetas de calibre pequeño la terminología para designar el calibre puede hacerse según lo antes mencionado o también utilizando el diámetro del ánima en mm, lo que puede hacer confundir al usuario. Es así que cuando decimos escopeta "calibre 12 mm", vulgarmente llamado "12 chico", corresponde a un ánima de diámetro entre 10,4 y 10,8 mm, según quien sea el fabricante del arma, pero en realidad se corresponde con un "calibre .410" (o sea 410 milésimas de pulgadas) y al "calibre 36 en libra".

Al día de hoy las tres denominaciones (12 mm, .410 y 36 Ga.) deben considerarse equivalentes o sinónimos. Pero el .410 Magnum, por su balística, se puede considerar un calibre diferente al llamado 12 chico o 36 Ga.

Si el diámetro del ánima de la escopeta de caza es aun más pequeño que los antes mencionados se utiliza el milímetro, como sucede con las escopetas Flobert de ánima lisa, que en nuestro país es más común llamarlos "rifle", porque también se pueden disparar en él cartuchos sin pólvora, con unas pequeñas balas esféricas de plomo puro.

Debe observarse con atención que en esta forma de referirse al calibre de las escopetas, el número que lo representa guarda una relación inversa con el "tamaño" del calibre y viceversa. Así una escopeta calibre 12 Ga. tiene cañones con un diámetro a nivel del ánima mayor que una calibre 20 Ga., y así ocurre con los otros calibres de las escopetas, cosa que no sucede con las otras armas rayadas portátiles.

La forma de designar el calibre en las escopetas también se utiliza en los pistolones de caza, pistolas de señales y pistolas lanza gases.

Tabla Nº 9: Calibres en libras, tolerancias dimensionales y peso de la carga. (Tomado de Gonzalo J. Fernández: Los Proyectiles y sus efectos. Tomo I. Pág.: 136)

En cuanto a las pólvoras modernas utilizadas en escopetas creo importante decir que deben medirse por su peso y no por su volumen, como se hacía antiguamente con la pólvora negra.

Para determinar el peso de las pólvoras llamadas sin humo (PSH) o blancas (ambos términos equívocos) se puede hacer utilizando dos tipos de medidas: a) el grains, siendo el valor de un grains igual a 0,0649 gramos, 64,9 miligramos o a 1/7000 de una libra inglesa. Por lo general se abrevia Gr o GR; y b) el gramo, que se abrevia g.

No se deben confundir ambos términos ni abreviaturas.

Hay otra medida que se utilizaba para medir la pólvora y es el Dracma, el cual es una antigua medida que se usaba para determinar el volumen de las pólvoras densas llamadas "Bulk" y, también, para determinar el volumen de la pólvora negra que se quemaba de forma muy similar a las "Bulk". Con respecto al valor de un dracma es igual a 1,770 miligramos.

Se utiliza en algunos cartuchos norteamericanos el Dracma Equivalente (Dram Equivalent) para determinar la carga de pólvora en un cartucho actual y comparar la balística de cartuchos cargados con pólvoras diferentes y de distintos fabricantes. Con una carga determinada de pólvora sin humo medida en "dracma equivalente" se obtendría la misma velocidad de los pellets que si se hubiese usado una determinada dosis de pólvora negra medida en dracma.

La equivalencia es: 1onza = 28,34 gramos = 16 Drams (dracmas)

Existen tablas donde se expresan las equivalencias entre estas dos medidas, pero no las creo de utilidad. Las menciono al solo efecto de hacer conocer su existencia al lector.

En los cartuchos modernos son importantes las presiones que desarrolla la carga de pólvora, la cual se relaciona con la carga de perdigones a través de los tacos. Para desarrollar presiones similares o "parejas" en todos los cartuchos, el pesaje de la PSH debe ser extremadamente cuidadoso ya que el aumento de un solo grains puede alterar las presiones dentro del cartucho y del ánima, produciendo variaciones marcadas de la rosa de dispersión.

Existen tablas donde se mencionan el peso de determinada carga y tipo de pólvora para un cierto peso de perdigones y tipo de taco a emplear. Son muy útiles para los que estudian balística y para los recargadores de cartuchos.

Tabla Nº 10: Tabla para cargas deportivas estándar con pólvora Argentina. (Tomado de Gonzalo J. Fernández: Los Proyectiles y sus efectos. Tomo III. Pág.: 37)

La Tabla Nº 10 muestra la relación que debe existir entre el peso de una carga estándar de PSH en gramos, el calibre del arma y la carga de perdigones, también en gramos. Esta tabla se confeccionó para utilizar la pólvora Z-50 producida por la "Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos Villa María", sita en la ciudad homónima de la Provincia de Córdoba, Argentina.

Otro elemento que conforma el cartucho es el fulminante, que debe guardar una adecuada relación con el peso de la carga de pólvora, el peso de las municiones y el tipo de vaina a utilizar, al cual no me voy a detener a describir.

El médico Bradley Evans hace una interesante clasificación de las heridas por proyectiles de escopeta, donde la distancia del disparo se estima por el diámetro de dispersión de los proyectiles, y las heridas por grado o tipo de lesión ocasionado. La clasificación es así:

  • Tipo uno: heridas a quemarropa, donde el paquete de perdigones está fuertemente concentrado, destruyendo todo a su paso. El taco está fuertemente clavado en la herida.
  • Tipo dos: son heridas a corta distancia, las que son casi tan graves como las anteriores pero es menos probable se encuentre el taco, el que cae aproximadamente a las dos yardas (N del A: 18,88 cm) de la boca del arma.
  • Tipo tres: heridas producidas a larga distancia y consisten en una amplia dispersión de perdigones de caza que raramente causan lesión en los tejidos blandos.
  • Tipo cero: las heridas involucran solamente a la piel.

Además, dice este autor, "ha sido demostrado que raramente se producen lesiones significativas a distancias entre 20 y50 yardas. La excepción a lo antes mencionado son las postas (Buckshot) y las balas (Slugs) que realmente poseen la misma masa que una bala calibre .22 y producen un daño significativo hasta las 150 yardas". (23)

Otro autor explica que las heridas por disparo de escopeta a distancia menor de 5 metros consisten en múltiples conductos paralelos que destruyen ampliamente la vascularización del tejido ubicado entre los conductos de la herida. Después de una herida en el tronco por una escopeta disparada a corta distancia, el examen externo del paciente no suele revelar la gravedad de las lesiones internas presentes. A veces, el patrón de dispersión de los perdigones hace difícil determinar si el disparo se produjo a corta o a larga distancia.

También dice el mismo autor que, cuando las postas de escopeta se encuentran muy juntas o muy separadas en el cuerpo, se suele sospechar un disparo a corta o larga distancia respectivamente. Sin embargo, en el disparo a corta distancia se produce el "efecto de bola de billar" que produce una dispersión considerable de los perdigones. (24)

"Con las municiones de caza, cuando el disparo es efectuado a distancias cortas, es decir, antes que el bloque de perdigones haya sufrido una franca dispersión, actúan de modo similar a los proyectiles de punta plana, tallando un amplio orificio. Pero a la inversa de aquellos, es común que el diámetro sea algo superior al calibre, debido a que la masa de municiones comienza a sufrir, ya a la salida de la boca, un principio de dispersión para sus unidades más periféricas [...]. Por otra, (N del A: yo agrego: puede darse un fenómeno que consiste en) un aspecto especial del contorno del OE, que presenta múltiples escotaduras o muescas semilunares, mayores o menores en relación con el diámetro de los perdigones. Este detalle es fundamental para reconocer el tipo de carga del cartucho". ( 25)

En los casos de los perdigones periféricos al macizo central, "se observará una corona de OE múltiples, tallados individualmente por los que se han alejado ya del macizo perdiendo todo contacto con él. Estos orificios tienen un diámetro en relación con el número (y en consecuencia el diámetro), de los perdigones de la carga; pero es frecuente que sean desemejantes; no sólo por la falta de homogeneidad de los existentes en el comercio; sino por la posibilidad de conglomerados de unidades fusionadas bajo la acción del calor y la compresión [...] . Cuando todo el bloc ha cumplido su dispersión, desapareciendo el núcleo central, no existe OE; sólo se observan orificios múltiples más o menos repartidos; desemejantes por la conglomeración, la deformación de algunas unidades, y los ángulos de arribada distintos para las más periféricas". (25)

"Cada uno de estos orificios [...] tendrá un diámetro que es la gran mayoría de las veces inferior al del perdigón. Diámetros superiores plantean la posibilidad de: municiones mezcladas, de distintos diámetros; municiones aglutinadas, o incidencia en el mismo punto de 2 perdigones". (25)

Existe un caso, sin embargo, en que no se observa OE sino una multitud de pequeños orificios tallados por los perdigones en dispersión completa, pese a que el disparo puede haber sido muy cercano (dentro de 3 a 5 metros), lo que simula uno efectuado desde una larga distancia". (25)

El hecho ocurre cuando en el centro de la masa de perdigones se dispone un cono de cartón o material plástico. Esto hace de disparador (N del A: debería decir "dispersador", en mi opinión) si se le dota de suficiente peso, desparramando los pellets apenas han salido de la boca. (25)

Pero existen casos donde el OE si puede tener un diámetro parecido al del proyectil. Ello ocurre cuando existe un plano óseo debajo de la zona impactada, al igual que ocurre con los proyectiles de punta achatada de armas con ánima rayada.

Ya hice referencia a que la importancia o severidad de la herida, ya sea con perdigones o postas, dependerá no solamente del diámetro de los proyectiles sino también de la velocidad que posean al impacto (llamada velocidad remanente), entre otros factores mencionados anteriormente, todo lo cual incide de manera destacada sobre la energía remanente de cada misil. Si bien éstos actúan formando un "paquete" o una masa lo más concentrada posible, según la distancia al blanco, se producirá no solamente una sumatoria de la energía de cada perdigón o posta, sino también una suma de efectos.

Hay lectores a los cuales les interesaría saber la velocidad y energía de algunos de estos proyectiles a determinadas distancias, con el objeto de poder determinar las características balísticas de los mismos y poder calcular la posibilidad de incapacitar a un individuo a una determinada distancia, según lo ya expuesto al respecto en páginas anteriores. Para ello recurriré a dos gráficos de propaganda confeccionados por la casa Federal (1987), relacionados a postas y a balas de escopetas.

Tabla Nº 11: Tabla para calcular la cantidad de postas según diámetro de los mismos, calibre, tipo de carga y largo total del cartucho.
Tabla Nº 12: Tabla para determinar, aproximadamente, velocidad, energía y caída de la trayectoria de los Slug rayados, según calibre y longitud del cañón.

III- Conclusiones

Como Médico Legista mi interés reside en estudiar las heridas que se pueden producir en seres humanos por proyectiles de escopeta y obtener conclusiones de interés médico-legal. Pero también este trabajo puede servir al que utiliza la escopeta para la caza o para fines deportivos, debiendo aclarar que no está aquí expresado todo lo que se puede decir sobre el tema, que es muy amplio y del que se pueden tratar diferentes aspectos.

Existe una amplia variedad de armas y municiones con las cuales se pueden producir heridas de diversa magnitud y gravedad en un animal o en un ser humano. Los disparos con escopetas no son las heridas más frecuentes de observar en la práctica médica corriente, pero es en verdad un arma que produce lesiones muy severas y muchas veces de carácter mortal, especialmente en los disparos con perdigones de caza a corta distancia, que son las más frecuentes de observar en mi experiencia, o también con postas, de variados diámetros.

No debe pensarse que para el manejo de la escopeta no se deben hacer frecuentes prácticas con diferentes tipos de municiones porque, como se puede creer erróneamente, con un disparo se puede arrasar toda clase de objetos o derribar aparatosamente a un animal o a ser humano. Este arma no es, como se ve en el cine y la TV, una "escoba" que barre todo a su paso y que se puede manejar sin experiencia y extremada facilidad. A corta distancia es necesario apuntar correctamente para evitar lesiones a terceros circunstantes o al mismo individuo sobre el que se dispara, por los llamados "Fliers", si desgraciadas circunstancias obligan a ello. Mayor cuidado se debe observar para disparos más lejanos, por las mismas razones antes enunciadas.

Como con todas las armas de fuego la repercusión de la herida sobre el individuo dependerá de: la distancia a la boca de fuego del arma, de la zona donde esté ubicado el o los impactos, del volumen y calidad de los tejidos siderados, de la masa total de perdigones o postas (o de la bala única) que golpeen al blanco, como también de la velocidad de arribada y cantidad de energía que entreguen dichos proyectiles a los tejidos. Todos ellos, aunados, serán los que definan las características y gravedad de la lesión como también la repercusión general sobre el organismo del herido, y si sobrevive, lamentablemente se podrá encontrar con algún grado de incapacidad permanente y definitiva para el medio laboral y para su diario vivir.

Bibliografía utilizada

  • (1) Decreto 395/75 de la Ley Nº 20.429/73.
  • (2) Fernández González J.: Los proyectiles y sus efectos. Tomo I. Biblioteca Gral. Artigas. Montevideo. 1962. Págs.: 95, 108, 92, 102, 107,129, 134. Tomo III. BibliotecaGral. Artigas.Montevideo.1963. Págs.: 12, 90, 91.
  • (3) Smith Stephanie A.: The History of the Shotgun. (http://www.associatedcontent.com/article/260040/the_history_of_the_shotgun.html)
  • (4) Wilson James: Shotgun Ballistic and Shotgun Injuries. Trauma Round ? San Francisco General HospitalWest.J Med 129:149-155, Aug 1978.
  • (5) Barnes F.C.: Cartridges of the world. 8th edition.Frank C. Barnes andKrause Publications. 1997. P 395.
  • (6) Sweeney Patrick: Gunsmithing- Shotgun. Chapter 15, 16, 17.Krause Publications. 2000.
  • (7) Simpson Layne: Shotgun Shotgunninng. Chapter 3.Krause Publications. 2003.
  • (8) WakemanRandy: What Chamber Length for Your Shotgun? (http://www.chuckhawks.com/chamber_length.htm
  • (9) Wakeman Randy: Lengthened Forcing Cones.(http://www.chuckhawks.com/shotgun_forcing_cone_length.htm)
  • (10) Di Maio Vincent J. M.: Heridas por armas de fuego. Ediciones La Rocca. Traducción de María S. Ciruzzi. Bs. As. 1999. Págs.327, 316, 317, 312, 324, 319, 302, 370, 314.
  • (11) Benassi Jorge: El calibre de la escopeta. Revista Armas y Tiros. Año VIII.Nº 40. Julio de 1970.Bs. As. Pág. 65.
  • (12) Hawks Chuck: How to Pattern a Shotgun (http://www.thefield.co.uk/features/433449/The_Field_guide_to_shotgun_choke.html)
  • (13) Raffo Osvaldo H.: Tanatología. Investigación de homicidios. Editorial Universidad. Bs. As. 2006. Pág.298, 296, 292, 302, 303, 297, 301.
  • (14) Wakeman Randy: Where Do We Want Our Pattern Today? (http://www.chuckhawks.com/where_pattern_today.htm)
  • (15) Albert Wally - Gunsmith -: More, much more, than you ever need to know about choke. (http://www.melbournegunclub.com.au/chokes.html)
  • (16) Raffo Osvaldo H.: La muerte violenta. Editorial Universidad. 7º reimpresión. Bs. As. 2006. Pág. 60.
  • (17) Suarez A. Pedro: El plomeo en gramos. (http://www.clubcaza.com/articulos/241suarez.asp)
  • (18) Vanzetti Oscar E.: La incapacitación inmediata por el trauma balístico-El efecto derrumbamiento-. Imprenta Corintios 13. Córdoba. 2010. Pág. 120.
  • (19) Albino Oscar C.: Nociones de balística para armas menores. Edivérn SRL. Bs. As. 2004. Pág.94.
  • (20) Fernández Gonzalo J.: Naturaleza y mecanismos de las heridas de bala. Revista Armas y Tiros. Año IX. Nº 45. Bs. As. Agosto de 1971.Págs. 24, 25.
  • (21) Hawks Chuck: The popular 12 gauge (http://www.chuckhawks.com/12gauge.htm)
  • (22) Extraido:http://www.modestini.com.ar/Catalogo/Catalogo/Fuerzas_Armadas/Archivos/Perdigones%20de%20goma.htm
  • (23) Evans Bradley: Gunshot Wound Ballistics. Baylor College of Medicine. Houston. February 12, 2004.P 55.
  • (24) Otero Palleiro M., Barbagelata López C., de la Cámara Gómez M.: Lesiones por perdigones. Servicio de urgencias. Complejo Hospitalario Universitario Juan Canalejo. La Coruña. (http://www.semes.org/revista/vol18_6/10.pdfun)
  • 25) Fernández Gonzalo J.: Naturaleza y mecanismos de las heridas de bala. La herida. Revista Armas y Tiros. Año X. Nº 51. Bs. As. Octubre Novienbre de 1972. Págs. 70, 71.

V- Traducción de los encabezados de las tablas

(No se repiten las palabras que ya están en otras tablas)

Tablas Nº2 y Nº 3:
Shot Number: número de perdigones
Pellet Diameter (Inches):diámetro de perdigones en pulgadas
AveragePellet Weight (Grains): peso promedio de perdigones en grains
Approximate # of Pellets per Ounce: número aproximado de perdigones por onza

Tablas Nº 4 y Nº 5:
No. of lead balls in one pound: número de bolas de plomo en una libra
Diameter of the requisite pure lead ball: requisitos para el diámetro de una bola de plomo puro
Size: tamaño
Nominal diameter: diámetro nominal
Pellets/oz: perdigones por onza

Tablas Nº 11 y Nº 12:
Gauge: calibre
Load Number: número de carga
Length Inches: longitud en pulgadas
Drams Equiv.: Dracma equivalente
Shot Sizes: tamaño del perdigón
Slug Weight: peso de la bala
Velocity in Feet Per Second: velocidad en pies por segundos
Energy in Foot Lbs: energía en libras por pie
DROP-in inches: caída de la trayectoria en pulgadas
Yds: yarda
Barrel Length: longitud del cañón

VI- Medidas en balística:

1 milla=1.609,3 m
1 mg= 0, 0154 grains
1 onza= 28, 35 gramos
1 gramo = 15,43 grains
1 yarda= 91,44 cm
1 pie=30,48 cm
1 grains=64,9 miligramos o 0,0649 gramos o 1/7000 de libra
1 dracma= 1,770 miligramos
1 libra inglesa=453,9 gramos
1 metro por segundo (1mps) equivale a 3,3 fps.
1 pulgadas= 25, 4 milímetros
1 milímetro= 0.039 pulgadas

Oscar Enrique Vanzetti Médico Legista

Copyright Enrique Vanzetti
Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización escrita del autor.

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2014 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: