Seguinos en:

Elección del arma larga

Elección de la acción

Autor: Daniel Ponce Fecha de publicación: 30/03/2004

Ya conocimos cuales son las distintas pruebas dentro del tiro deportivo con armas largas, considerando el tipo de arma a utilizar podemos elegir la acción de la misma, es decir el tipo y la forma de sus mecanismos.

Carabinas y fusiles

Formemos un grupo con estas armas, ya que no se presentan grandes diferencias en sus mecanismos.

Palanca

Si bien este tipo de mecanismo data del año 1646, siendo el danés Peter Kalthoff, quien diseña y fabrica un arma con mecanismo de rueda que mediante el uso de una palanca permitía la sucesión de hasta siete disparos, por la complejidad y los elevados costos en su fabricación pasa a la historia.

La primer arma creada en EE.UU. con este tipo de sistema fue la volcanic (1857), la cual no tubo gran aceptación en gran parte debido a su cartucho, el rocket ball, de escasa potencia.

Desde el año 1860 hasta el año 1867 se fabrica y comercializa el Henry, antecesor directo del Winchester, siendo esta ultima la primera arma de palanca que logra un éxito importante.

Es un arma de repetición que se recarga por la acción de una palanca basculante, ubicada en el guardamonte, que el tirador debe desplazar hacia delante para extraer la vaina de la recámara y hacia detrás para introducir el nuevo cartucho.

En este fusil el cargador no es extraíble, y la munición se introduce a través de una ventana de carga colocada en el lateral de la caja de mecanismos.

Cerrojo

La seguridad de mecanismo de las armas de cerrojo, derivadas del sistema Máuser, las posicionan sobre cualquier otro tipo de sistemas de repetición. Diseñadas por los hermanos Pablo y Guillermo Máuser, logran su primer éxito en el año 1888, tras desarrollar y mejorar el sistema a partir de las armas de aguja como el fusil dreyse (1840).

El cerrojo es la pieza más importante en el mecanismo del arma, y se compone del cuerpo y la manija. El cuerpo es un cilindro que en su interior contiene el mecanismo de percusión, el percutor y sus muelles recuperadores. En su cabeza lleva las uñas de extracción que sirven para extraer la vaina percutada y unos salientes o tetones que sirven para anclarlo a la cámara de disparo.

Para extraer y expulsar la vaina percutida giramos el cerrojo y lo desplazamos hacia detrás, movimiento que produce también el que se libere otro cartucho del cargador y entre en la cámara de mecanismos cuando el cerrojo ha alcanzado su posición más atrasada.

Cuando empujamos el cerrojo hacia delante recargamos el mecanismo de percusión e introducimos el cartucho en la recámara. El giro final del cerrojo ancla perfectamente éste a la recámara, estando en condiciones de poder disparar nuevamente.

Corredera

Diseñado por Spencer y Roper en 1882, este sistema fue sin dudas de gran éxito dentro de la línea de carabinas, siendo la mas vendida el modelo 760 y el 6 de Rémington. Otro modelo, la Winchester 90, creada por Browning posee su lugar en la historia de las armas.

El funcionamiento de retracción y recuperación del arma se efectúa por la acción manual del tirador al desplazar el émbolo hacia detrás o hacia delante. La corredera controla el cierre y el elevador, posibilitando que en la acción de retraer la corredera (tirar hacia atrás), se extraiga el cartucho de la recámara, se expulse al exterior, se monte el matillo, se extraiga el cartucho del almacén y se eleve a la altura de la caja de mecanismos.

En la acción de recuperar (tirar hacia delante), se introduce el cartucho en el cierre y se sitúa éste junto con el cartucho que contiene en la recámara, bloqueándola y quedando el arma dispuesta para disparar.

Semiautomáticas

La primera arma en utilizar la acción directa de los gases para continuar el ciclo de tiro fue la ametralladora Maxin, a partir de este sistema la industria de las armas de fuego paso a la automatización.

El funcionamiento del automatismo se produce como consecuencia del retroceso del cerrojo por la fuerza que originan los gases de la deflagración, extrayendo en ese momento la vaina percutada, expulsándola por la ventana, recargándose el percutor y liberando un cartucho del cargador. Cuando vuelve el cierre a su posición original, como consecuencia de la acción del muelle recuperador, se introduce el cartucho en la recámara y se engarza el cierre con la cabeza de la recámara estando listo para disparar nuevamente.

El tirador únicamente debe accionar el disparador caza vez que quiera ejecutar el disparo sin que tenga que implementar la acción de extraer la vaina y recargar el arma nuevamente a través del cerrojo, palanca o émbolo como en los casos anteriores.

Express

La historia registra que "el señor Purdey hizo un fusil de calibre 40, para Lord Bentink y otro de calibre 50 para Sir George Gore y como el sistema y el modelo se popularizo los bautizo como express train" - W.W.Greener 1856.

Es un fusil que dispone de dos cañones, que pueden ser paralelos o superpuestos. Constan de los mismos mecanismos que las escopetas paralelas o superpuestas, con las lógicas diferencias en el cañón que es estriado y en los elementos de puntería (alza, punto de mira).

Puede utiliza las baterías Anson (medias platinas) o la Holland (platinas completas). Se fabrica en distintos calibres aunque todos los cartuchos que disparan tienen un reborde en la culata al igual que los de escopeta.

Armas combinadas

Se podrían definir como escopetas que tienen un cañón estriado o como fusiles express que tienen un cañón con ánima lisa. Existen muchas combinaciones posibles; paralelas o superpuestas con un cañón liso y otro estriado, armas con dos cañones estriados y uno liso o viceversa (drilling).

Este tipo de armas suele ser algo más pesadas aunque el hecho de ser polivalentes obvia esta dificultad.

Otra modalidad dentro de las armas de caza mayor no tan conocida en nuestro país, es la Pistola Contender, funcionalmente, un arma de quebrar, monotiro, que incorpora un sistema de cierre y una resistencia estructural que la hace apta para disparar cualquier calibre cuya presión no supere los 45.000 psi.

La empuñadura y los diferentes modelos de guardamano son removibles y cambiables por cualquier configuración que el tirador desee de acuerdo a sus necesidades específicas.

Elección del calibre para caza mayor

La elección del calibre, de acuerdo al trofeo que se quiere lograr es, sin duda, uno de los temas mas discutidos por los cazadores. Antílope: De 50 Kg de peso, los machos adultos poseen una cornamenta espiralaza que puede llegar en muchos casos a los 70 cm. de largo. Calibres: .243; .270; 7 mm y toda la línea de los .30.

Búfalo de la India: Con 900 Kg, es el trofeo de mayor peso de nuestra fauna. Tanto el macho como la hembra poseen cornamenta. Calibres: .375 HH; .458 Win Mag; .416 Rem; .416 Rigby; .460 Nitro Express y toda la línea de los calibres pesados denominados africanos.

Ciervo axis: De 85 Kg de peso, es considerado él más hermoso de los ciervos. El macho posee una cornamenta "alzada a la cruz" que puede alcanzar los 80 cm. Calibres: .223 Rem; .243 Win Mag; .270 Win; 7 mm; .300 Mag y toda la línea de los calibres .30.

Ciervo colorado: 150 Kg de peso, fue introducido por Pedro Luro en nuestro país con fines cinegéticos. El macho posee una cornamenta que puede alcanzar el 1,20 mts. Calibres: .308 Win; 30-06; .300 Mag; .338; 8x68 y .375 Mag.

Ciervo dama: De 80 Kg de peso, el macho posee una cornamenta que en adultos se "ensancha" en su punta formando una paleta. Calibres: Los calibres mas utilizados son los mismos que para la caza del ciervo axis.

Jabalí: De hasta 150 Kg de peso, fue introducido al país por Pedro Luro. Calibres: .308; 30-06; .300 Mag; .375 Mag; 45-70 Gov y .444 Marlin.

Puma: de 50 Kg, se pueden distinguir entre los pumas que habitan el sur de nuestro país ya que son de un mayor porte que los que podemos encontrar en la zona norte. Calibres: 7 mm; .300 Mag; 30-06 y toda la línea de los .30.

La elección de la punta es otro tema de discusión, debemos considerar no solo el trofeo que se pretende, sino también el lugar en el cual realizaremos la partida de caza, lo ideal son puntas livianas, de gran velocidad para lograr una trayectoria tendida en el caso de cacerías en terrenos planos, con disparos de entre 200 a 250 mts. Para el caso del monte es necesario una punta mas bien pesada que logre una optima prestación en disparos de 40 a 80 mts.

Escopetas

Se definen como armas de fuego de ánima lisa o con rayas para facilitar el plomeo. Los componentes son:

Cañones: Se ubican en la parte anterior del arma y suelen estar construidos con acero al carbono con objeto de que puedan soportar las grandes presiones que se producen al deflagrar la pólvora en su interior (de 250 a 1200 Kg/cm cuadrado). La función de los cañones es la de estabilizar, conducir y proyectar al exterior el proyectil o proyectiles.

Báscula: Junto con los cañones, se considera la parte fundamental de la escopeta ya que es el conjunto de mecanismos más importantes del arma; disparo, percusión, seguridad y parte del cierre.

Culata: Está fabricada normalmente de madera, aunque hoy proliferan las de plástico. Sirve para empujar, encarar y apoyar el arma sobre el hombro en el momento de dirigir el arma y disparar. Es el elemento más importante para encarar el arma y por consiguiente para conseguir el éxito del disparo. Los principales modelos de culata son la inglesa y la pistolet.

Escopeta Yuxtapuesta

La primera aparece a mediados del siglo XIX siendo armas de avancarga provistas con gatillos y muelles de percusión externos. Posteriormente nacen las de retrocarga, invento del francés Casimir Lefaucheux (1836). En ellas los martillos eran exteriores pero los muelles estaban escondidos en el interior de la báscula.

Posteriormente, a finales del siglo XIX se pasó a las armas de fuego central (sistema actual) accionadas por martillos externos. Este sistema fue sustituido por el hammerles, en el que ya los martillos no eran externos sino que se ocultaban en el interior de la caja de mecanismos (báscula).

Escopeta Superpuesta

Si bien este tipo de armas se conoce desde el uso del sistema de chispa, es con el desarrollo del pistón cuando estas comienzan a ser seguras y eficientes (1850) diferenciándose de las yuxtapuestas por sus mecanismos, presentándose las monogatillo en 1870.

La primer escopeta superpuesta moderna fue diseñada por John M Browning en el año 1926, fabricándola la Fabrique National d'Armas de Herstal, Bélgica (FN), siendo l primer arma en su tipo de gran calidad. Iniciando 1930 Remington lanza al mercado su modelo 32.

Escopetas de repetición

Dentro de éste tipo de armas, encontramos las semiautomáticas que se recuperan por muelles y las que se recuperan por gases.

Cuando se produce la detonación, la fuerza que se libera empuja el cerrojo hacia detrás, que a través de sus uñas extractoras extraen la vaina percutida y la expulsa. Esa misma fuerza en retroceso le hace cargar el martillo y liberar el primer cartucho del depósito que es elevado hacia la recamara. El cerrojo al ser empujado hacia delante por la biela introduce un nuevo cartucho en la recámara. Este ciclo se repite cada vez que se dispara.

En el momento en que no hay cartuchos en el almacén, el cerrojo queda bloqueado en la posición más atrasada y la ventana abierta.

Recuperación a gas: Es similar a la de muelles con la diferencia de que el cañón no es basculante, por lo que permanece fijo a la caja de mecanismos. Se encarga de originar el mecanismo de retroceso del cerrojo un émbolo que sustituye al muelle de recuperación que rodeaba al almacén, y que se ubica en el mismo lugar que el muelle al que sustituye.

El retroceso del cierre lo originan los gases que en vez de accionar directamente al cañón y al cierre, se dirigen a un émbolo, que es el que hace retroceder al cierre. Este sistema elimina el considerable retroceso que tienen las repetidoras de muelles.

Escopetas a trombón

El funcionamiento es similar a una semiautomática de gases, aunque bastante más simplificado, ya que la retracción y recuperación del arma por la acción manual del tirador al desplazar el émbolo hacia detrás o hacia delante.

La corredera controla el cierre y el elevador, posibilitando que en la acción de retraer la corredera (tirar hacia atrás), se extraiga el cartucho de la recámara, se expulse al exterior, se monte el martillo, se extraiga el cartucho del almacén y se eleve a la altura de la caja de mecanismos.

En la acción de recuperar (tirar hacia delante), se introduce el cartucho en el cierre y se sitúa éste junto con el cartucho que contiene en la recámara, bloqueándola y quedando el arma dispuesta para disparar.

Elección de la carga de los cartuchos

En este tipo de armas debemos considerar el número de los perdigones que cargan los cartuchos ,es importante diferenciar este numero de la cantidad de perdigones que se cargan, ya que este n° especifica el diámetro y el peso de los mismos.

Faisanes: La caza de esta ave "real" puede realizarse en batida, suelta o bien en forma convencional con perros. Con escopetas calibres 12, 12 y 16 las municiones recomendadas son las de números 5 y 4, incluso las de n° 3, 2 y 1.

Palomas: Con escopetas de calibre 12, 16 y 20 las municiones a utilizar son de números 7, 6 y 5.

Patos: Para un tiro al vuelo de una distancia de entre 35 a 40 mts, es aconsejable el uso de munición de n° 5 ó 6, en cartuchos preferentemente de 32 gramos, a fin de evitar fatigas propias de una jornada de caza con gran cantidad de disparos.

Perdices: Si encontramos el campo sin mucho pasto, mas bien "pelado", el n° de munición aconsejable es el 7, ya que la perdiz levantara vuelo a mayor distancia del tirador. Por el contrario en terrenos con pastos altos se obtienen buenos resultados con munición n° 9 en el primer disparo y 7 ½ en el segundo.

Daniel Ponce

Términos y condiciones | Acerca de Full Aventura | Incorpore su comercio | Contáctenos
Copyright© 2000-2014 FullAventura.com - Reservados todos los derechos

Seguinos en: